Inmigración

Europa pasará de la “fortaleza” al “foso migratorio” en 2018

Los países de la Unión tratan a toda costa de alejar el problema de sus perímetros fronterizos “externalizando” sus fronteras

Miércoles 03 de enero de 2018
Las previsiones de los especialistas para el desarrollo del desafío migratorio en 2018 son, en cierto modo, pesimistas, ya que se prevé un aumento del tráfico clandestino en dirección a España, al estabilizarse las rutas de Italia y Grecia. Ante tal desafío, la UE lleva tiempo tratando de “alejar el problema” y se ha pasado de la estrategia de la fortaleza, encarnada en los perímetros fronterizos de Ceuta, Melilla o Hungría, a una estrategia de “foso”, es decir, externalizar las fronteras: llegar a acuerdos con terceros países para detener la inmigración en sus territorios o, sencillamente, depender de la “fosa común” en que se está convirtiendo el Mediterráneo.

Por Fernando Lamas Moreno:


Para acceder a este contenido debe estar suscrito a nuestra publicación usuario / email

contraseña

<< Atrás
Darme de alta