www.melillahoy.es
SODEMEL, 23 propuestas de futuro para cambiar el panorama económico de nuestra ciudad

SODEMEL, 23 propuestas de futuro para cambiar el panorama económico de nuestra ciudad

La sociedad presidida por Enrique Bohórquez no deja de trabajar atrayendo proyectos para mejorar el futuro económico de la ciudad

domingo 04 de febrero de 2018, 04:00h
SODEMEL, la sociedad para el desarrollo de Melilla fundada y presidida por Enrique Bohórquez, comenzó 2017 con la idea de cambiar el modelo económico de la ciudad. Para ello, se realizaron 23 propuestas, a corto, medio y largo plazo, algunas de las cuáles, a día de hoy, se encuentran muy avanzadas y podrían suponer una mejora de las perspectivas de futuro de la economía local. SODEMEL defiende el cambio, la innovación y la imaginación, en pro de abandonar el subvencionismo y la dependencia de lo público y de convertir a Melilla en una economía viva, activa y solvente, además de asumir el papel de “polo de desarrollo” que por su ubicación le corresponde.

SODEMEL comenzó 2017 con una idea fundamental: cambiar el modelo económico de la ciudad para fomentar la aparición y el desarrollo de la iniciativa privada, a fin de aliviar la extrema dependencia de los melillenses de la que, desde la sociedad, se considera la mayor empresa de Melilla, la Ciudad Autónoma. El propio Enrique Bohórquez, presidente y fundador de SODEMEL, ha llamado la atención en varias ocasiones acerca de lo nocivo que es para el futuro económico de nuestra ciudad que la mayor parte de la actividad económica de la ciudad esté protagonizada exclusivamente por la Ciudad Autónoma, dado que lo público, en tanto en cuanto que, a priori, no pretende ser económicamente rentable, renuncia en muchos casos a la optimización de recursos, provocando un gasto casi siempre desproporcionado y aumentando la ya de por sí gran dependencia de los melillenses del erario público.
SODEMEL lanzó 23 propuestas, a corto medio y largo plazo; propuestas que, en algunos casos (menos de los que se quisiera) ya se están concretando en proyectos tangibles. Estas 23 propuestas son:

Corto plazo
1. Creación de una Escuela Privada de Negocios, mediante acuerdos con un centro de primer nivel.
2. Creación de un colegio privado en Melilla.
3. Planificación de convocatorias de seminarios, congresos y jornadas monográficas apoyadas por los agentes sociales.
4. Creación de herramientas de comunicación específicas para Pymes, como boletines, foros, jornadas, etc. con orientación privada, más allá de la labor de PROMESA.
5. Construcción de un hotel de 4 o 5 estrellas y construcción de un hotel “con encanto” en el entorno monumental de Melilla la Vieja (desde Turismo llevan meses afirmando que ya hay proyectos para la casa del Gobernador y el Cargadero de Mineral).
6. Negociado de descuentos y ventajas en los traslados aéreos y marítimos, para estimular a los “no residentes” a viajar a Melilla. Con respecto a este punto, la viceconsejería de Turismo ha destinado los 1,4 millones de euros del contrato marítimo a la aplicación de nuevos descuentos y a la puesta en marcha de “cruceros de fin de semana”.
7. Creación de un nuevo club social-deportivo que aúne campo de golf y fuerte de Rostrogordo, a fin de rentabilizar y recuperar para el uso del ciudadano unas instalaciones que, actualmente,, se encuentran infrautilizadas y suponen un gasto inmenso de dinero cada mes.
8. Fomento de la creación de empresas de servicios en el ámbito jurídico, medico, de ocio y de gestoría y consultoría.
9. Privatización y gestión del Puerto Deportivo.
10. Impulso de la incorporación de Melilla a la Unión Aduanera Europea, mediante campañas informativas y la realización de estudios técnicos. Con respecto a esta propuesta, cabe recordar que la insistencia de SODEMEL ha acabado por propiciar que Melilla se decida a unirse a Ceuta en las negociaciones para concretar los términos de una posible adhesión de ambas ciudades al espacio aduanero común.
11. Fomento de la seguridad ciudadana mediante el establecimiento de una red de cámaras de vigilancia.

Medio plazo
12. Fomento de la interconexión eléctrica entre Melilla y la península, atrayendo empresas que inviertan en el mercado eléctrico local y su diversificación, destacando especialmente el futuro que en Melilla podrían tener industrias como la solar, la de biomasa o la del gas natural licuado.
13. Creación de una escuela de formación de artesanía melillense/rifeña y de talleres artesanos mediante acuerdos con artesanos marroquíes.
14. Creación de un colegio privado en Nador.
15.Puesta en marcha de un centro de impresión para satisfacer las demandas de libros y publicaciones impresas, tanto locales como marroquíes, así como de otros productos necesarios para Marruecos. Esta iniciativa ya está en marcha y, a mediados de 2018, podría estar plenamente operativa.
16. Fomento de la lengua árabe como asignatura opcional en los centros públicos y privados de enseñanza, siendo ésta una medida no sólo de gran valor social -en pro de la integración- sino también de gran valor formativo, dada la creciente demanda de profesionales con conocimientos de árabe que venimos presenciando en las últimas dos décadas.
17. Entrada de empresas que mejoren el abastecimiento de agua a los hogares melillenses, diversificando el mercado y sus opciones.
18. Conversión de Melilla en un proveedor de servicios especializados de salud orientado al Norte de África, mediante la construcción de un hospital privado en Melilla y otro en Nador. En cuanto a esta propuesta, SODEMEL no es la primera ni será la última voz que se alce para preguntar cuál es el destino que la Ciudad Autónoma tiene pensado para el Hospital Comarcal una vez que finalicen las obras del nuevo Hospital Universitario, toda vez que podría ser un emplazamiento ideal para un nuevo centro privado que complementase la oferta sanitaria pública.
19. Ampliación de la oferta deportiva privada melillense.
20. Promoción de un nuevo Plan de Reordenación Urbana que permita construir vivienda protegida y libre, así como equipamientos sociales, en los terrenos en desuso del Ministerio de Defensa y en la periferia.
21. Puesta de suelo urbanizable a disposición de la iniciativa privada.
22. Desarrollo de una delegación de Melilla en Bruselas que defienda los intereses de la Ciudad Autónoma; solicitud simultánea de la instalación de una oficina representativa de la UE en Melilla.
23. Creación de un equipo de vigilancia aérea basado en drones y apertura de un paso fronterizo destinado a un uso exclusivamente turístico, con prohibición de paso de mercancías -idea que se ha tratado de poner en práctica, sin éxito, con las restricciones de Beni Enzar-.
Dado que SODEMEL no es una entidad estática, está permanentemente tratando de incorporar nuevas ideas a su plan estratégico, y gracias a este afán por aprovechar la creatividad de empresarios, ciudadanos e inversores, hay nuevos proyectos que están siendo estudiados a día de hoy para determinar su viabilidad, proyectos como la construcción de un parque acuático de atracciones, la instalación en la ciudad de una fábrica de cerveza modular o la instalación de una central de biomasa, siendo todas estas ideas producto de la imaginación y de la ilusión de un gran número de personas comprometidas con la idea fundacional de SODEMEL: el cambio, el desarrollo, es la vida y asegura el futuro. El estatismo será la muerte económica de la ciudad.

Melilla debe mirar a Europa, pero orientarse a Marruecos

Otro de los temas más trabajados por SODEMEL es la importancia de convertir a Melilla en un centro de provisión de servicios para Marruecos. Melilla es Europa, eso es indiscutible para SODEMEL, pero una Europa enclavada en África, por lo que resulta no solo desaconsejable, sino también imposible, el plantear un modelo económico que pretenda darle la espalda a Marruecos.
Hay que recordar que Marruecos es, con todas sus pegas, una potencia económica africana en auge (sus previsiones de crecimiento son de las mejores del continente), y Melilla tiene un “paquete” único de ventajas -seguridad jurídica y fiscal, régimen fiscal, respaldo europeo- que podría , con la dirección adecuada, convertir a la ciudad en un polo de desarrollo a nivel regional.