www.melillahoy.es

Cine en Melilla

El cuaderno de Sara

Por Ana de la Rosa

domingo 04 de febrero de 2018, 04:00h
El cuaderno de Sara
Director: Norberto López-Amado.Intérpretes: Belén Rueda, Manolo Cardona, Marian Álvarez
El cuaderno de Sara comienza con una secuencia en la selva congoleña en la que un fotógrafo, escondido entre la maleza, toma fotos de lo que se supone una reunión de guerrilleros clandestinos, hasta que descubre en el grupo el rostro de una mujer blanca. Laura (Belén Rueda) llega a Äfrica dispuesta a encontrar a su hermana Sara (Marian Álvarez), de la que no sabe nada desde hace dos años. En vista de que a través de organismos oficiales no ha conseguido nada, Elsa (Marta Beláustegui), compañera en la ONG en la que trabajaba Sara, la pone en contacto con Sergio (Manolo Cardona), empresario/aventurero/vividor -a partes iguales- quien, a cambio de una importante cantidad de dinero, se compromete a llevarla al peligrosísimo lugar en el que se encuentra Sara.

Cuando Laura descubre el timo de Sergio, contacta con Sven (Nick De Vlin), cooperante y antiguo novio de Sara, que la pone en contacto con Jamir (Iván Mendes), joven congoleño secuestrado por las guerrillas cuando era niño, que conoció a Sara y, después de muchas dudas, se compromete a llevar a Laura hasta el lugar donde se halla su hermana conviviendo con un sangriento grupo de guerrilleros que explotan una mina de cotlan. Laura y Jamir emprenden un peligroso viaje al corazón de África, un territorio dominado por los señores de la guerra que no se avienen a razones. Una aventura que la llevará hasta la más sucia, violenta y oculta trastienda de los poderes occidentales.

El cotlan (mezcla de columbita y tantalita de la que se extrae el Tántalo) es un mineral muy escaso y con gran demanda hoy en día. Actualmente, es indispensable en multitud de dispositivos electrónicos: teléfonos móviles, misiles balísticos, GPS, satélites artificiales, armas teledirigidas, televisores de plasma, video consolas y otros muchos productos. Se estima que el 89 % de la reserva mundial se encuentra en la República Democrática del Congo. La riqueza que genera el cotlan es suficiente para permitir al país salir de la pobreza, pero la codicia de los países occidentales le ha llevado a la peor de las miserias, en guerra desde el 2 de agosto de 1998, con un saldo de casi cinco millones de muertos por el control de las minas, convirtiendo este conflicto como el más sangriento después de la Segunda Guerra Mundial.

Durante la dictadura de Mabutu, grandes empresas mineras anglosajonas obtuvieron concesiones en las zonas más ricas en minerales, en condiciones muy desfavorables para los intereses del Congo. Su sucesor, el presidente Laurent-Desiré Kabila, fue asesinado en 2001, sucediéndole en el cargo su hijo Josep Kabila. Pero para la gente pobre no ha cambiado nada, mientras unos pocos se enriquecen, la inmensa mayoría continua viviendo en la extrema pobreza.

La acción de El cuaderno de Sara está situada en la zona de Virunga, de la RD Congo, una de las más hermosas, pobres y peligrosas del mundo donde, actualmente, siguen cometiéndose tremendas atrocidades ante la indiferencia del mundo occidental. Pero al mismo tiempo y, en gran parte, debido a esta situación de continua agresión a los derechos humanos, se viven historias extraordinarias por parte de grupos de cooperantes que entregan su vida en busca de una mayor justicia, intentando construir puentes para que todo ser humano pueda vivir de manera digna y tener los mismos derechos. El cuaderno de Sara, aunque ficción, es una de ellas.

A la hora de materializar el guión de El cuaderno de Sara, el reto era contar la historia desde la verdad, no crear las situaciones, sino encontrarlas donde verdaderamente ocurren, todo ello en aras de no privar al espectador de esa proximidad y realidad. Desde los primeros viajes de documentación con el guionista Jorge Guerricaechevarría, África se convirtió en un protagonista central.

Después de recorrer la República Democrática del Congo, Ruanda y Tanzania, y de explorar Guinea, Senegal y todo el corazón del África Central, se decidió rodar la película en la República de Uganda, donde no existe una verdadera tradición cinematográfica a pesar de que John Huston filmó allí gran parte de "La Reina de África" (1951), ganadora del Oscar al Mejor Actor Principal (Humpfrey Bogart) y nominada al Mejor Director, a la Mejor Actriz Principal (Katharine Hepbern) y al Mejor Guión (James Agee y Johm Huston, basado en la novela homónima de C.S. Forester publicada en 1935); en 1994, "La rein de África" fue considerada "cultural, histórica y estéticamente significativa" por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el National Film Registry. El director Norberto López-Amado tiene una larga trayectoria en la profesión, en todas sus ramas.

Para televisión, dirige en 1996 "Crecer juntos"; "condenadas a entenderse" (1999); en el 2000, dirige el programa "Paso a paso con Nacho Duato", codirige el programa "Séptimo" y realiza el video "Ofrenda de sombras"; director adjunto del programa "El loco de la colina" (2005); dirige varios capítulos de las series "El pantano" (2003), "El comisario" (2004), "Los simuladores" (2006), "El internado" (2007), "Herederos" (2007), "Plan América" (2008), "Cazadores de hombres" (2008), "Acusados" (2009-2010), "Vuelo 5022" (2010), "Tierra de lobos" (2010), "República" (2011); dirige "El tiempo entre costuras" (2011), "Toledo" (2012), "El rey" (2012); dirección y diseño creativo de "El príncipe" (2013), "Mar de plástico" (2015-2016) y "La verdad" (2016); dirige "Las aventuras del capitán Alatriste" (2013), "El incidente" (2014), "Secretos de estado" (2017).

Para cine, comenzó como director, guionista y productor de los cortometrajes: "Entre sombras" (1992), "El espíritu de la luna" (1993), del mediometraje "El bosque de los espejos" (1995), y director y guionista del corto "La mirada del ángel" (1998). Los largometrajes: "Nos miran" (2002), con Carmelo Gómez e Iciar Bollain, nominado al Goya, Premio de la crítica en el Festival de Fatasporto, Premio del Jurado en el festival de cine Fantastico de ichon-Corea, Premio Quince de Octubre a Mejor Director y Mejor Película, nominado a Mejor Película y Dirección en el Festival de Cine de Miami, y nominado al Goya a la Mejor Fotografía (Néstor Calvo). "La decisión de Julia" (2014), con Marta Belasaustgui y Fernando Cayo.

En cuanto a documentales, en 1991, guión y realización para la serie "España de la A a la Z"; en 1992, "Cristina García Rodero - El coraje de lo oculto" y "Miradas en la tormenta", "Navegación", "La Cartuja de Sevilla, 1492-1992", "El edificio espejo" y "Armonías en el lago - Pabellón de España Expo 92" y "Guernica, el último viaje"; en 1993, dirige "El eterno retorno"; 1995, "Vicnte Risco. El espíritu del galleguismo"; 1996, "Miguel Indurain-Un ciclista de leyenda" y "Nacho Duto, la luz deshabitada"; 1998, "Anxel Fole, un alma blanca"; 1999, "Santiago en la tierra de las sombras. Las rutas escandinavas del Camino de Santiago"; 2005, "El enigma del arquitecto (construcción y desarrollo de la construcción de un rascacielos en Madrid)". Dirección y desarrollo creativo de "How much does your building, Mr. Foster" (2008-2010).

En teatro, López-Amado ha dirigido la obra "Calpurnia (sueño, premonición y muerte)", de Borja Ortiz de Gondra, representada en el Festival de Mérida.

En publicidad, hizo el spot de lanzamiento de la revista "C Photo Magazine", de Elena Ochoa Foster (para su presentación en Madrid, Nueva York y la Tate de Londres); el video de presentación de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Salamanca; los audiovisuales para Coca Cola ( historia de coca cola) y el Museo Arqueológico de Almería. La campaña publicitaria Castilla-La Mancha (2006) y y la campaña publicitaria Coca-Cola (2017).

Norberto López-Amado confiesa: "El cuaderno de Sara ha supuesto un viaje emocional para todos los involucrados en este proyecto. Y no solo porque los personajes de nuestra historia nos trasladen hacia el corazón de una África tan dura y tan violenta como bella a la vez, sino porque esta travesía nos permite tomar consciencia de una realidad que a menudo ignoramos interesadamente desde el primer mundo".

Este mismo viaje lo realiza el espectador, sobrecogido por la dureza del relato más que por la de las imágines (la dirección de fotografía es de David Omedes), escamoteadas hábilmente en algunas secuencias, aunque no por ello menos impactantes.