www.melillahoy.es
Plano de la rampa del Cargadero del Mineral, donde habrá una sala de reuniones, una biblioteca, una cabina de masajes y un pequeño gimnasio en la zona de la rampa
Ampliar
Plano de la rampa del Cargadero del Mineral, donde habrá una sala de reuniones, una biblioteca, una cabina de masajes y un pequeño gimnasio en la zona de la rampa

El Gobierno aprueba el uso del Cargadero de Mineral para alojamientos turísticos

Un empresario local, como informó MELILLA HOY EN 2015, ya mostró entonces su interés por realizar en esta instalación un singular restaurante-hotel con una inversión de 2,5 millones de euros

sábado 10 de febrero de 2018, 02:28h
El Consejo de Ministros levantó ayer la prohibición para dedicar a alojamiento turístico determinadas instalaciones del Cargadero de Mineral del puerto de Melilla. Este trámite es preceptivo al ubicarse dichas infraestructuras a una distancia inferior a cien metros del borde del mar. En el caso de Melilla, la instalación, además, está sujeta a protección, forma parte del patrimonio histórico y no condiciona o limita la prestación de servicios portuarios o el control aduanero.

A partir de este momento, la Autoridad Portuaria de Melilla, que gestiona la instalación, podrá continuar la tramitación administrativa para uso hotelero.

El Cargadero de Mineral, que forma parte del patrimonio histórico artístico y está catalogado como bien de interés cultural, fue construido por la Compañía Española de Minas del Rif, S.A. entre los años 1920 y 1925, y es la obra más representativa de la actividad industrial y minera de Melilla. Originariamente se componía de varias partes y se ha solicitado la concesión sobre la zona que se corresponde con el antiguo viaducto de cintas de carga y su nave elevada (parte marítima del Cargadero en desuso).

El proyecto mejorará la preservación del Cargadero, regenerará el entorno con un adecuado diseño de la actuación, en fachadas y elementos exteriores, realzando un elemento patrimonial e histórico de gran importancia para la Ciudad de Melilla, y permitirá el acceso ciudadano a una infraestructura que durante 35 años no ha podido ser visitada, generando nuevas actividades y dinamizando el desarrollo económico del entorno.

El hotel, ya en la información que se facilitó en 2015 por este periódico, se apuntó que el empresario interesado detalló que el hotel tendría 24 habitaciones dobles, todas con una superficie de 24 m2, baño completo y vistas al Puerto Noray, mientras el restaurante, para 92 comensales, podría ser gestionado por un chef con una estrella Michelín, que no hay en África.