www.melillahoy.es

Cine en Melilla

Inmersión

Por Ana de la Rosa

domingo 15 de abril de 2018, 04:00h
Inmersión
Director: Wim Wenders. Intérpretes: James McAvoy, Alicia Vikander
Danielle Flinders (Alicia Vikander) y James More (James McAvoy) se conocen en un hotel en la costa francesa de Normandía. Ambos eligieron este lugar tranquilo para prepararse antes de emprender una peligrosa misión en sus respectivos trabajos. Aunque no entraba dentro de sus planes, se enamoran. James descubre sobre 'Danny', que es biomatemática y se está preparando para realizar una inmersión a grandes profundidades que le permitirá respaldar su teoría sobre el origen de la vida en el fondo marino.
Por su parte, James solamente le cuenta a Danny que trabaja para el gobierno británico como ingeniero hidráulico en África Oriental. En pocos días se hace evidente que el amor que sienten es incondicional. Van descubriendo que comparten la forma de pensar sobre distintos asuntos. Su inteligencia y su química sexual no es comparable a nada que hayan sentido por ninguna otra persona. Saben que no solo se han enamorado por completo, sino que es algo para siempre. Cuando se separan lo hacen con la promesa de pasar juntos el resto de sus vidas.

Al volver a sus ocupaciones, descubrimos que James trabaja para el servicio de inteligencia británico MI6 (algo que no pudo decir a Danny). Posee información sobre un grupo yihadista de Somalia que instruye a terroristas suicidas para introducirse en Europa y necesita infiltrarse para verificar y, probablemente, acabar con esa conexión. A tal fin, se hace pasar por un ingeniero hidráulico que trabaja para una ONG. Pero es capturado y retenido como rehén por los yihadistas. Al sospechar que podría tratarse de un espía, le torturan y privan de comida para forzarle a desvelar su identidad.

Al mismo tiempo Danny, a bordo del buque oceanográfico francés L'Atalante, se dirige a la costa de Groenlandia. El sumergible Nautile la llevará a las profundidades del océano Ártico para recoger muestras en torno a fumarolas hidrotermales y montes submarinos, donde, según su tesis, se originaron las primeras formas de vida en nuestro planeta. Unas semanas después de enamorarse, Danny y James se encuentran a miles de kilómetros de distancia. Su añoranza y compromiso mutuo alcanza proporciones trágicas, ya que James ha desaparecido sin dejar rastro y no tiene forma de ponerse en contacto con Danny, ni siquiera de hacerle saber que está vivo. Danny está muy preocupada por su silencio. Lo único que ambos pueden hacer es aferrarse a los momentos que pasaron juntos. Esos recuerdos ayudan a James a sobrevivir a su dura experiencia, mientras que Danny tiene que resistirse a ellos, necesita concentrarse plenamente en su misión subacuática. Los datos que obtenga del fondo del mar son de vital importancia para su investigación; sus cálculos finales podrían redefinir nuestra existencia y la vida en nuestro planeta.

En este momento crucial de su carrera, Danny no consigue concentrarse, solamente piensa en James. Por su parte, James se ve arrastrado de un campamento yihadista a otro, a punto de morir en varias ocasiones. El guión de Inmersión, escrito por Erin Dignam, está basado en la novela del mismo nombre de Jonathan M. Ledgard, director del nuevo laboratorio Afrotech de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) y corresponsal de África para la publicación The Economist. Ledgard ha informado desde cincuenta países y varias guerras para The Economist, centrado en política, seguridad, medio ambiente y ciencia.

La novela es sumamente intrincada y cerebral, presenta tres mundos entrelazados, muy distintos entre si pero solapados: África y el movimiento yihadista, investigación científica y un apasionado romance. Dignam desmanteló totalmente el relato para volver a construirlo. El guión no se parece estructuralmente en nada al libro, que es en su mayor parte narración con muy poco diálogo. Pero Ledgard está satisfecho con el trabajo realizado por Dignam.

Wim Wenders nació en Düsseldorf, Alemania, en agosto de 1945. Estudió parcialmente medicina y filosofía en la universidad de Friburgo de Brisgovia, después hizo fotografía. Con 21 años, marchó a realizar un curso en París, donde iba diariamente a la filmoteca. En 1967 comenzó a estudiar en la Escuela de Cine y Televisión de Múnich, realizando su primer corto, "Escenario" (Schauplätze). El año siguiente hizo otros tres: "El mismo jugador dispara de nuevo", "Klappenfilm", dirigido junto a Gerhard Theuring, y "Victor I". Este mismo año empieza a colaborar como crítico en Filmkrit y Suddeutsche Zeitung.

Tras graduarse en 1971, fundó, junto a otros quince directores y autores, Filmverlag der Autoren, una distribuidora para cine de autor alemán, que organizaba la producción, administración de derechos y distribución de sus propias películas independientes. Su primer largometraje fue "Verano en la ciudad" (1970), al que siguieron uno cada año: "El miedo del portero ante el penalty" (1972), sobre una novela de Peter Handke, con quien trabajará repetidas veces. "La letra escarlata" (1972), basado en la novela de Nathaniel Hawthorne. Su trilogía de películas de carretera, "Alicia en las ciudades" (1974), "Falso movimiento" (1974) y "En el curso del tiempo" (1976), en la que los protagonistas tratan de asumir su desarraigo en la Alemania de posguerra. El salto a la fama internacional lo dio con "El amigo americano" (1977). Desde entonces, ha trabajando tanto en Europa como en Estados Unidos e, Latinoamérica y Asia.

Wenders ha sido premiado en festivales de todo el mundo, como la Palma de Oro y el premio de la Academia de Cine Británica por "París, Texas" (1984), el Premio del Director de Cannes por "El cielo sobre Berlín" (1987), el León de Oro de Venecia por "El estado de las cosas" (1982), y el Oso de Plata por "El hotel del millón de dólares" (2000) en el Festival Internacional de Cine de Berlín. Sus documentales "Buena Vista Social Club" (1999), "Pina" (2011) y "La sal de la Tierra" (2014) han sido nominados al Óscar. Durante la edición de 2015 del Festival Internacional de Cine de Berlín, Wenders recibió el Oso de Oro Honorario como reconocimiento a toda su carrera.

Wenders se dio a conocer internacionalmente como uno de los principales pioneros del Nuevo Cine Alemán de la década de 1970 y está considerado como una de las figuras más importantes del cine alemán contemporáneo. Además de sus numerosos filmes galardonados, su trabajo como guionista, director, productor, fotógrafo y autor también abarca un buen número de documentales, exposiciones fotográficas internacionales y múltiples monográficos, libros de cine y recopilaciones de prosa.

Inmersión ha requerido localizaciones difíciles en distintos lugares del mundo, como Tolón, Brest y la costa de Normandía en Francia, así como España, Alemania, Yibuti y las islas Faroe. El rodaje en estudios se realizó en Berlín y Madrid. En Brest se encuentra el Instituto de Investigación Francés para la Explotación del Mar, o IFREMER, que realiza una breve aparición en el filme como el lugar de trabajo de Danny. En realidad, el equipo de rodaje dependió mucho del instituto para dar verosimilitud a la película y a los personajes. IFREMER es la única compañía en Europa que realiza este tipo de trabajos. Permitió al equipo utilizar su barco L'Atalante para escenas en el mar, así como el acceso a su sumergible Nautile para documentarse. Wenders comenta: "Tuvimos que recrear el Nautile, que es un submarino amarillo que se parece un poco al de la portada del álbum de los Beatles, en el estudio de Babelsberg, en Berlín".

Uno de los lugares principales de rodaje es el hotel de Normandía. Fue buscado desde la costa de Galicia en España hasta Francia, por Bélgica, Holanda e incluso Noruega, Irlanda y Escocia, sin resultado positivo. Hasta que el diseñador de producción, Thierry Flamand, dijo: "Conozco una residencia privada en la costa de Normandía, construida alrededor de 1900. Es completamente del movimiento artístico Arts and Crafts, y se construyó como punto de reunión interreligioso. Tiene un parque verdaderamente increíble junto al mar". Las escenas de África, por motivos obvios, era imposible rodarlas en Somalia. Se eligió Yibuti, un país de desiertos, formaciones volcánicas y áridas cadenas montañosas.

Representar a los yihadistas planteaba varios retos al equipo responsable del proyecto. "Me pareció que el único enfoque posible sobre cómo mostrar a los yihadistas era verlos como personas, más concretamente como personas que creían en algo", afirma Wim Wenders. "E incluso si me resultaba imposible compartir esas creencias, me pareció interesante y que teníamos que tomarlos en serio. Ahora mismo no hay ningún tipo de diálogo con ellos en el mundo real. El único diálogo es tratar de borrarlos del mapa a base de bombardearlos. Pero pensé que si una persona como nuestro personaje, James, entrara en contacto con ellos y tuviera ocasión de conocerlos de verdad, querría saber más sobre ellos y lo que hay tras ellos".

Los personajes clave de la parte de Somalia son interpretados por el actor francés Reda Kateb como el terrorista suicida Saif, el británico Alexander Siddig como el Dr. Shadid y el actor de origen somalí Hakeemshady Mohamed como Amir Yusuf Al-Afghani. Hakeemshady Mohamed, que se crió en Mogadiscio antes de huir a Kenia, desde donde consiguió asilo en EE. UU., ayudó mucho a dotar de realismo las escenas de la película ambientadas en Somalia, enseñó a todos los extras la forma correcta de hablar árabe con un marcado acento somalí, asesoró en vestuario, costumbres y conducta.

Inmersión nos muestra un mundo inusual. Acompañamos a Danny en su pequeña capsula submarina y adquirimos conocimientos sobre las profundidades oceánicas. Al mismo tiempo, somos testigos del cautiverio de James a manos de yihadistas, del fervor religioso de éstos, así como su afán por la violencia en su compromiso con una yihad inflexible. Dos mundos diferentes pero muy actuales.

Wenders comenta por qué quería dirigir Inmersión: "Es la experiencia que hay detrás de ella, de un escritor que sabía sobre qué estaba escribiendo al hablar de África Oriental, Al-Shabaab y ese país, Somalia, y un hombre que se encuentra prisionero allí. Y también estaban todos los conocimientos que había adquirido sobre la experiencia de la inmersión a grandes profundidades, que también se trata en la película, y sobre todo lo que sabía acerca de por qué es tan importante que conozcamos lo que está pasando allí abajo, en el fondo del mar, y cómo el fondo del mar podría ser una solución para el futuro de nuestro planeta".