www.melillahoy.es

CPM señala que no hay un informe que concrete qué incidencia económica traerá la reforma del IPSI

Rachid Bussian, diputado local de Coalición por Melilla (CPM)
Rachid Bussian, diputado local de Coalición por Melilla (CPM)

Critican además que el Gobierno local haya aprobado estas modificaciones al alza o a la baja sin consenso previo con la oposición

miércoles 16 de mayo de 2018, 04:00h
El portavoz de Coalición por Melilla (CPM), el diputado Rachid Bussian, tachó de "incomprensible" que el Gobierno de la Ciudad Autónoma aumente en un 33% el impuesto de importación de cemento cuando se quiere potenciar el proyecto de ampliación del puerto comercial, pero en especial que apruebe estas modificaciones sin consensuarlo con la oposición y sin un informe técnico que valore el impacto económico que estas medidas puede tener en las arcas públicas.
El diputado de CPM, Rachid Bussian, criticó ayer que el Gobierno de la Ciudad Autónoma haya aprobado una serie de "bajadas y subidas" del IPSI (Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación) en determinados productos "sin previo consenso con los grupos de la oposición, sin tener un modelo de ciudad definitivo, ni una hora de ruta".

Cemento
Considera que algunas de estas modificaciones "son incomprensibles" como que el gravamen de importación del cemento aumente un 33%, pasando de 51 a 65 euros la tonelada, que supondrá que por cada mil kilos de este producto "tengo que pagar más de la mitad de su coste solo en impuestos, lo que es un disparate", por lo que considera "un chiste que se vaya a empezar la ampliación del puerto y se penalice la importación de este material estrella".

También considera "criticable" que aumente el IPSI en la importación de ropa, calzado y textil usado pasando de 0,78 euros a 2 euros el kilo, e indicó que aún así no se ha producido un incremento del 500% como se había previsto en un principio "porque algunos miembros de la Mesa por el Empleo han presionado para que no fuera así".

Se pregunta el cepemista por qué el Gobierno de la Ciudad "vende políticas fiscales sin antes haberlas consensuado en un debate sano, sino que con su mayoría, sueltan lo que quieren aprobar y no hay espacio ni tiempo para el diálogo".

El portavoz cepemista dejó de manifiesto que su partido está en contra de la subida de impuestos y afirmó que a la Ciudad Autónoma poco le importa subir o bajar estos tipos impositivos porque por Ley, "Melilla tiene asegurada un mínimo de recaudación", por lo que considera que estas modificaciones "son un chiste de mal gusto".

También considera que la rebaja del 50% del IPSI en las prendas de vestir, los calzados y tocados, aunque "podría ser una buena noticia, va a resultar una medida sin el impacto deseado porque de qué sirve incentivar estos productos cuando los compradores son del país vecino" y considera que se les ponen trabas para acceder y realizar compras en Melilla.

Como ejemplo de ello expuso la situación que dijo se vivió este sábado cuando muchos marroquíes, de cara al inicio del Ramadán, "no pudieron acceder durante horas", una situación que compartieron con todos los melillenses que intentaban regresar a sus casas. "Si se quiere dinamizar el sector con políticas fiscales a la baja, qué sentido tiene ese embotellamiento en la frontera, si los clientes no pueden hacer sus compras en el centro comercial o en la zona centro", le pregunta al delegado del Gobierno, al que criticó también porque afirma que se ha dado una orden que "denigra" a la policía, para que "cuenten cuántos pantalones o ropa interior lleva en una bolsa un cliente marroquí" cuando vuelve a cruzar la frontera.

Sin informe ténico
No considera que estas críticas que realiza CPM puedan ser gratuitas, porque "vienen avaladas por el intervención de la Ciudad Autónoma " que en el expediente administrativo sobre estas modificaciones del IPSI afirma que "se echa en falta un informe técnico financiero que valore el impacto económico de estas medidas porque difícilmente puede estimarse la repercusión en la estabilidad presupuestaria y financiera de la modificación". "Que establezcan subidas y bajadas y no valoren su impacto en las arcas públicas, es de niño de Primaria, o que nos vendan que iba a haber un aumento de un euro en la factura telefónica y vemos que hay facturas que suben hasta diez euros", denunció el cepemista.