www.melillahoy.es

El curso de cocina de Ramadán destina los platos de cada día a familias sin recursos

Parte de las alumnas junto a la profesora y la consejera
Parte de las alumnas junto a la profesora y la consejera (Foto: Guerrero)

Más de 40 mujeres se han inscrito oficialmente al taller que imparte la Asociación Rusadir 21, que también impartirá uno de repostería para niños

martes 29 de mayo de 2018, 04:00h
Por segundo año consecutivo las cocinas del colegio León Solá acogen el curso de cocina típica de Ramadán que organiza el Instituto de las Culturas e imparte la Asociación Rusadir 21 con su responsable, Layla Chaib a la cabeza. El curso, que cuenta con la asistencia de cuarenta mujeres de distintas comunidades, tiene además un enfoque social, porque los platos que se elaboran cada día se entregan después a familias sin recursos.
La presidenta del Instituto de las Culturas, Paz Velázquez, visitó ayer la ajetreada cocina del colegio León Solá en la que se imparte el curso de cocina de Ramadán en el que participan en esta ocasión más de 40 mujeres melillenses, la mayoría de religión cristiana, que buscan aprender a elaborar los platos típicos de sus vecinos de religión islámica y que consumen en momentos especiales, como en Ramadán.

Velázquez afirmó que la Asociación Rusadir 21, con Layla Chaib a la cabeza, lleva a cabo "una labor magnífica, porque no solo enseñan tradiciones y a cocinar, sino que este curso tiene un fin social, por lo que felicitó a la presidenta y a su magnífica junta directiva. ."Enorgullece tener una melillense como ella", dijo. La consejera explicó que al curso acuden 40 mujeres y que al taller infantil se han inscrito 30 niños que aprenderán a elaborar los dulces típicos de estas fechas.

Taller
Layla Mohamed Chaib explicó que este año se elabora en cada sesión del curso de cocina, un plato típico de la comunidad bereber, y ayer en concreto, se inició el taller con la elaboración del plato estrella como es la harera, la clásica chebakía y la mona. Hoy le tocará el turno a los clásicos pañuelos, para ser rellenados con dulces o productos salados.

Además al término de cada sesión, se entregarán los llamados packs de ruptura del ayuno a familias sin recursos, que incluye harera, chebakía, mona, pan, huevo duro, agua o zumo y alguna fruta. Se ayudará a unas 170 personas y dijo que muchas de las personas que vienen a llevarse estos productos, también se suman al taller de cocina para elaborar los platos, con lo que el total de asistentes no hace sino crecer. A partir del día 1, el curso estará dirigido a los pequeños. El taller se clausura el día 14.

La presidenta de la Asociación Rusadir 21 agradeció a Paz Velázquez y al Instituto de las Culturas su apuesta clara y manifiesta por este taller de cocina. Hizo extensible su agradecimiento a la Dirección Provincial de Educación y al colegio León Solá por ceder esta magnífica cocina para el desarrollo de este curso. Pero sin duda, lo fundamental, es que se puede ayudar a personas que lo necesitan: "Sabemos que no es la solución, pero al menos estos días de Ramadán van a tener un respiro" con los platos que se les donarán.