www.melillahoy.es
Melilla prolonga la emoción del ascenso hasta el quinto encuentro
Ampliar

Melilla prolonga la emoción del ascenso hasta el quinto encuentro

En un soberbio encentro marcado por un 12-0 de parcial inicial, el Melilla Baloncesto ha sido capaz de igualar una serie final que se había puesto sumamente cuenta arriba tras los dos primeros encuentros en Manresa. EL acierto exterior del primer tiempo unido a la magistral dirección de Dani Rodríguez en el cuarto periodo resultó determinante. Así, ambos equipos se jugarán el ascenso en un mano a mano final el martes en Manresa (2-2).

domingo 10 de junio de 2018, 15:40h
Como si de un calco del encuentro anterior se tratara tras un choque en el que losmelillenses encontraron el impulso necesario, la mañana de domingo comenzó denuevo con un firme parcial melillense. Dos triples de Edu Durán y Mamadou Sambque ayudaron a colocar el 12-0 en el marcador en algo menos de cuatro minutosde juego. Una primera losa para un ICL Manresa que acusaba las pérdidas debalón que se veía obligado a pasar por el banquillo reclamados por Diego Ocampoen un primer tiempo muerto de ajustes. Tras él llegaron los primeros puntos deun ICL Manresa más serio en defensa y con un mejor trabajo reboteador para firmarun parcial de vuelta de 0-8 con el que meterse de nuevo en partido (12-8).Tiraban los visitantes de triple cambio para meter en pista a Lundberg y Costalo que permitió a los manresanos combatir, a base de acierto exterior, a unos MikiServera y Edu Durán intratables durante todo el primer cuarto desde el perímetro.Una inercia que se mantuvo durante los últimos compases de un último cuarto enel que los locales se llenaron de confianza (26-21).


Le estabacostando al ICL Manresa encontrar su mejor versión interior así pudo comprobarse de nuevo en el inicio deun segundo cuarto en el que el acierto exterior mantuvo a flote a un equipo alque no le entraban los tiros libres queseguía sufriendo en defensa a un Melilla Baloncesto que sumaba de tres en tresen cada aproximación al aro (32-26). Pudo haber recortado diferencias elplantel manresano a través de una doble técnica sobre su rival tras unapersonal pero con un 1/4 en sus correspondientes tiros libres, los de Ocampo sevieron obligados a apretar en defensa buscando una nueva vía de anotación en elcontraataque. Así, el cuadro catalán logró contener el acierto de su rivalpero, una vez más, el triple fue el mejor aliado de un Melilla Baloncesto que,con dos dianas de Mamado Samb, se marchaba al descanso con 8 tantos de renta (49-41).

Mejoraronligeramente las cosas para el ICL Manresa tras el paso por vestuarios gracias ala solide de la pareja formada por Jordi Trias y Nacho Martín. Entre ambos fueron capaces de aportar oxígenodesde la pintura a un ICL Manresa que lo intentaba, lo intentaba y lo intentabapero que chocaba una y otra vez con el acierto exterior melillensepersonificado en la figura de Edu Durán. Y es que el escolta melillense hizomucho daño a su rival con un triple frontal desde los 7 metros con el quedevolver la decena de tantos de diferencia al marcador (59-49). Con el reloj dejuego marcando la hora de la verdad, la anotación comenzó a venderse cara.Melilla tiraba de defensa zonal pero al ICL Manresa seguían sin entrarle lostiros libres eso permitió que la confianza melillense siguiera in crescendo apesar de que la batalla del rebote comenzaba a ser de su rival (65-61).

El encuentro -ycon ello el ascenso- estaban en el aire y eso se notó en los nervios de uno yotro equipo con algo más de dos minutos sin anotar en el inicio del cuartoperiodo. Pudo haber llevado el ICL Manresa el nerviosismo a su rival tras 32minutos de desventaja pero los primeros puntos de Fran Guerra en el cuartomarcaban de nueva una pequeña diferencia que comenzaba a ser demasiado grande.La batalla se endurecía y con ambos equipos necesitados de héroes, los basestomaron protagonismo, primero un Lluis Costa que volvía a sentirse cómodo el triple(69-67) y después un Dani Rodríguez para el que juego no tiene secreto alguno(77-70). Con su inercia, el conjuntomelillense logró cerrar el choque y, con ello, alcanzar un quinto encuentro enel que ya no habrá más opción. El ganador logrará el ascenso (86-74 / 2-2).