www.melillahoy.es
El presidente Imbroda visitó el inicio de los trabajos
Ampliar
El presidente Imbroda visitó el inicio de los trabajos

La Ciudad inicia el derribo de Gabriel de Morales para dar paso a la construcción de un nuevo centro escolar

La demolición se realizará de forma paulatina a medida que se vaya retirando, a través de una empresa especializada, el amianto existente

jueves 14 de junio de 2018, 02:43h
El presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, visitó ayer con el consejero de Fomento, Javier González y el director provincial de Educación, José Manuel Calzado, el inicio de las obras de derribo del antiguo cuartel de Gabriel de Morales en el que el Ministerio tiene previsto levantar un nuevo centro docente. Las obras de demolición y limpieza se prolongarán por espacio de cuatro meses, con un coste de 597.000 euros.
Explicó Imbroda que esta actuación busca la demolición de los edificios del antiguo cuartel con el objetivo de allanar el terreno y, con ello, iniciar los trabajos de replanteo por parte del Ministerio de Educación y poder iniciar antes de fin de año la construcción de un nuevo centro docente. Esta actuación irá acompañada de otra de eliminación de los restos de fibrocemento (amianto) localizado en diversas zonas del antiguo recinto militar. Estos residuos peligrosos se tratarán y gestionarán por una empresa especializada.

El recinto alberga 22 restos de edificios y dos aljibes, completamente desocupados y "en muy mal estado de conservación". Estas actuaciones se prolongarán por espacio de cuatro meses y el presupuesto que se va a destinar es de 597.000 euros. La Ciudad Autónoma, además del derribo, también destinará algo más de tres millones de euros en 2019 en la urbanización de la parcela en la que irá el edificio escolar.

Imbroda prevé que estas actuaciones finalicen en octubre y que el Ministerio de Educación pueda empezar las obras del nuevo colegio antes de finales de año. Recordó además que los Presupuestos Generales del Estado recogen para 2018 una partida de 1,7 millones de euros para iniciar esta construcción, que precisará una inversión repartida en varios ejercicios de unos 14 millones de euros. El nuevo centro será de cuatro líneas y acogerá a unos 900 alumnos de infantil y primaria. "Es una gran actuación urbanística y una gran inversión" a realizar, sin olvidar que "para la comunidad educativa será algo muy importante porque va a acabar con las ratios altas".

Pero el colegio de Gabriel de Morales no es el único centro escolar que verá la luz en unos años, y de hecho recordó que el instituto de Jardín Valenciano se espera que esté listo para septiembre del año que viene, y que además se ha conseguido mediante un acuerdo con el Ministerio de Defensa, destinar una parcela del antiguo cuartel de Primo de Rivera (Caballería) para equipamiento educativo, con lo que se podrá ampliar el colegio del Hipódromo. De hecho en los Presupuestos de este año existe consignada una partida de cien mil euros para el inicio de estos trabajos de replanteo y "el año que viene habrá más dinero" para esta actuación.
"Lo importante es que las necesidades de la educación en Melilla se vertebran en tres acciones fundamentales para romper ese déficit histórico de plazas, como son el Jardín Valenciano, el nuevo colegio de Gabriel de Morales y el Primo de Rivera", apostilló.

Por su parte el director provincial de Educación, José Manuel Calzado, afirmó que el de ayer era "un día importante que se esperaba desde el Ministerio hace mucho tiempo". Explicó que con la Ciudad Autónoma y el Ministerio de Educación se estableció hace dos semanas un calendario de actuaciones que busca que a medida que vayan quedando nuevas zonas expeditas, los técnicos del Ministerio realizarán el replanteo del espacio y así cuando finalice el derribo todo esté listo para iniciar la construcción del nuevo colegio. Ahora habrá que esperar a la postura de los nuevos responsables del MECD, pero se mostró convencido de que el PSOE "sabe de esta necesidad y va a apoyar con sus fuerzas, este proceso porque si no, sería de una incoherencia que estoy seguro que no van a entrar".