www.melillahoy.es

BALONCESTO - LEB ORO

Los melillenses anotaron once triples en tierras riojanas
Los melillenses anotaron once triples en tierras riojanas (Foto: CMB)

El decano gana y brilla en una noche de gran baloncesto (72-92)

El Melilla Baloncesto rompe su maleficio en Logroño y consigue una victoria espectacular

sábado 21 de noviembre de 2015, 00:12h

El conjunto melillense apenas tuvo altibajos y cuando los tuvo reaccionó enseguida, para no perder el ritmo de un partido en el que se mostró muy superior y en el que superó a su rival en todo. En definitiva, Fue un choque redondo para el Melilla Baloncesto, brillante, resolutivo y seguro de sí mismo, con una imagen muy mejorada con respecto a otras salidas en las que no jugó con esa convicción.

El Melilla Baloncesto consiguió ayer un importante triunfo en su visita a Logroño, en un encuentro en el que los de Alejandro Alcoba mandaron desde el inicio. Con un rival débil en defensa y desacertado en el lanzamiento, el decano tuvo siempre el viento al favor, defendiendo con intensidad y atacando de manera implacable para llegar a disponer ya en la primera mitad de una máxima renta de 22 puntos.
Tras el descanso, sin embargo, los locales ajustaron la defensa y protagonizaron una pequeña reacción (51-68), pero los melillenses retomaron las riendas del encuentro en el inicio del último cuarto, con un parcial de 7-16 que dejó el choque visto para sentencia a falta de 4’27” para la conclusión (58-84).
Los de Alejandro Alcoba llegaban a tierras riojanas en busca de su tercer triunfo consecutivo. Una victoria doblemente importante que debía servir para acabar con años de malos resultados en el Palacio de los Deportes y para que los melillenses diesen por fin un paso al frente en sus encuentros fuera de casa. Este era el año en el que el Melilla Baloncesto debía romper el maleficio en Logroño y, de entrada, cogió el mejor camino. Los visitantes saltaron a la pista muy motivados y con un Zengotitabengoa imparable, que puso en jaque a la dormida defensa local y firmó ocho puntos consecutivos (2-8).
Los jugadores del decano sabían que sus opciones ante el Cocinas.com pasaban por defender bien, y con esa idea saltaron a la pista, con un juego muy intenso que le creó muchos problemas a su rival. Los riojanos no conseguían llegar al aro contrario con velocidad, y una y otra vez perdían balones en el centro de la pista.
A eso hay que sumarle el gran acierto que los de Alejandro Alcoba mostraron también en ataque en estos primeros compases del juego, lo que les llevó a colocarse con 8 puntos de ventaja (10-18), aunque dos tiros libres anotados por Kennedy metían de nuevo a los logroñeses en el partido, a 1’59” para el final del cuarto.
Pero el Melilla Baloncesto seguía dominando y no tardó en volver a abrir brecha, elevando la renta hasta los diez puntos (12-22), tras un mate de Edwards y una canasta a la contra de Franch, lo que obligó al técnico local, Antonio Pérez, a solicitar tiempo muerto para intentar reconducir la situación de su equipo.
Y llegó la reacción local, de la mano de Ott y Arévalo, para dejar el luminoso en 19-24 al final del cuarto. Pero fue sólo un espejismo. En el inicio del segundo acto la defensa riojana volvió a hacer aguas ante un decano implacable y muy acertado en el tiro exterior, que, a 6’49” para el descanso, ya ganaba de 16 puntos (21-37).
El Cocinas.com estaba acusando en exceso la baja de Adrián Laso (que había caído por los suelos y no volvió a la pista) y llegó a verse en el marcador por 22 puntos abajo, aunque un nuevo tirón de los locales parecía mantenerles vivos en la contienda (27-44). Pero el Melilla Baloncesto no bajó la intensidad y en los últimos compases firmó un parcial de 3-8 que dejó el electrónico en 30-52 al descanso, frente a un cuadro riojano que había cuajado su peor primera parte de la temporada.
Mejoraron los locales en defensa en el inicio del segundo cuarto, lo que dejó menos opciones a un conjunto melillense que, pese a todo, conseguía mantener sus rentas en el luminoso. Y es que el intercambio de canastas en el arranque de este tercer cuarto beneficiaba a los de Alejandro Alcoba, que ampliaron su renta hasta los 24 puntos (37-61). Pero cuando parecía que todo estaba perdido, Álex Reyes emergió jugando de ‘4’ y dando otro color al equipo local. Un triple suyo y un mate de Ott, tras una penetración de Carles Bravo, cerraban un parcial de 9-2 y obligaban al entrenador melillense a pedir un tiempo muerto (46-63 a 1’35”).
El Melilla Baloncesto, a la vuelta, lograba frenar la reacción de su rival y entraba en el último cuarto aún con 17 puntos de ventaja (51-68). No se relajaron los de Alejandro Alcoba y a la vuelta mantuvieron una gran intensidad defensiva que, junto con su acierto en el tiro y los problemas en el lanzamiento de su rival, les permitieron volver a abrir brecha en el electrónico, yéndose hasta los 26 puntos de diferencia (58-84), ya a únicamente 4’27” para el término del encuentro.
El choque estaba visto para sentencia, aunque los locales intentaron maquillar el resultado mientras que el Melilla Baloncesto se relajó un poco en defensa. Al final, 72-92 para los de Alejandro Alcoba, que, merced a este triunfo fuera de casa, empiezan a mirar hacia los puestos de privilegio.

COCINAS.COM: Borja Arévalo (4), Carles Bravo (9), Alberto Ruiz de Galarreta, Mike Carlson (21), Tunde Olumuyiwa (11) -cinco inicial-, Brais Gago, Álex Reyes (3), Jermel Kennedy (9), Alfredo Ott (15) y Adrián Laso.

MELILLA BALONCESTO: Josep Franch (8), Asier Zengotitabengoa (17), Pablo Almazán (3), Edu Hernández-Sonseca (8), Brandon Edwards (14) -cinco inicial-, Pelayo Larraona, Edu Gatell (8), Eloy Almazán (20), Héctor Manzano (5) y Marcos Suka (9)