www.melillahoy.es

Un investigador melillense descubre un importante hallazgo científico

Hurtado-Guerrero se muestra “orgulloso” de que su ciudad esté empezando a invertir en ciencia y tecnología

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Un investigador melillense descubre un importante hallazgo científico
El investigador melillense Ramón Hurtado Guerrero, del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI) de la Universidad de Zaragoza, ha hecho, junto a su grupo de trabajo, un importante hallazgo científico. El doctor Ramón Hurtado-Guerrero, que se dedica a hacer ciencia básica y trabaja con enzimas, explicó que "prácticamente todas las reacciones químicas que tienen lugar en los seres vivos están catalizadas, esto es, provocadas, por enzimas". El investigador melillense ha trabajado tanto en España como fuera de ella, ya que estuvo durante ocho años en el Reino Unido.
En una reacción catalizada por un enzima, explicó el científico, la sustancia sobre la que actúa el enzima se llama sustrato. Lo que su grupo ha descubierto es cómo un entramado de moléculas de agua permite a determinados enzimas, como los de la familia de glicosiltransferasas, reconocer sin equivocaciones sus sustratos proteicos.

Este importante hallazgo se ha publicado en una de las revistas más relevantes de este campo científico, Nature Chemical Biology, que recoge los estudios del grupo de Ramón Hurtado Guerrero, en colaboración con varios grupos nacionales -como la Universidad de La Rioja o la Universidad de Zaragoza- e internacionales, como la Universidad de Georgia.

El científico melillense, en declaraciones a este Diario, explicó que su investigación ha puesto de relieve que la naturaleza ha sido "bastante inteligente" y ha encontrado en las moléculas de agua la forma de que los enzimas reconozcan y modifiquen cientos de sustratos en el cuerpo humano. Hasta la fecha, no se había respondido a la pregunta de cómo estas enzimas llegaban a reconocerlos, de ahí radica la importancia de este hallazgo.

Este científico melillense dejó a los 18 años su ciudad natal para estudiar la Licenciatura en Farmacia en la Universidad de Granada. Posteriormente, realizó su tesis en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y después, viajó hasta el Reino Unido, donde trabajó en la Universidad de Leeds, en la University College London y finalmente, hizo su última estancia postdoctoral en la Universidad de Dundee.

Tras ocho años en el Reino Unido, comenzó a trabajar en el BIFI de Zaragoza, centrándose en las glicosiltransferasas, que son enzimas que transfieren azúcares a proteínas.

Ciencia en España
En cuanto a la situación de la ciencia en España en la actualidad, aunque critica que el gobierno "no invierta lo necesario en investigación", algo que sí hacen otros que están a la vanguardia en este campo, como Estados Unidos, Canadá o países del norte de Europa, afirma estar "orgulloso" de que su ciudad esté empezando a invertir en ciencia y tecnología -el único camino a su juicio para el desarrollo del país- y "muy agradecido" de que apostasen por él y por su investigación el año pasado.

Además, muestra su satisfacción por el hecho de haber llegado a este hallazgo, que es nuevo en ciencia y demuestra "la cantidad de cosas que nos quedan por aprender".