www.melillahoy.es

BALONCESTO - LEB ORO

El míster melillense consideró que el encuentro tuvo “dos partes muy bien diferenciadas”
El míster melillense consideró que el encuentro tuvo “dos partes muy bien diferenciadas” (Foto: Guerrero)

Alejandro Alcoba: “Esta última victoria tiene una gran importancia”

El entrenador del Melilla Baloncesto no ocultó su satisfacción tras el triunfo obtenido por su equipo el pasado viernes frente al Peñas Huesca. De igual modo, se mostró orgulloso del trabajo de sus jugadores y por la afición que vino a apoyarles al Pabellón Javier Imbroda.

domingo 21 de febrero de 2016, 19:09h
El técnico del decano aseguraba sentir “rabia”, ya que, como explicó, “por nuestros errores y por la falta de concentración permitimos que el rival entrara en un partido que teníamos totalmente controlado”. En definitiva, los melillenses, tras la valiosa victoria del pasado viernes, ya están centrados en el encuentro que les enfrentará el próximo sábado al farolillo rojo de la LEB Oro, el C.B. Prat, filial del Joventut de Badalona. Este duelo ha sido fijado para las 18’15 horas en el Pavellò Joan Busquets.
El entrenador del Melilla Baloncesto comenzó su valoración considerando que el encuentro tuvo “dos partes muy bien diferenciadas, con una primera mitad en la que mi equipo salió con las cosas muy claras y, sobre todo, con un nivel defensivo muy alto”.
En líneas generales, Alejandro Alcoba se mostró “orgulloso del trabajo de la plantilla y por la afición que se acercó a apoyarnos el viernes. Esta victoria tiene mucha importancia, porque supone asegurar prácticamente el segundo puesto y, además, viene muy bien tras unas semanas en las que hemos pasado un pequeño bache en el trabajo que estábamos realizando”, recalcó.
Volviendo al análisis del choque y haciéndolo cuarto por cuarto, el técnico del decano explicó que en el primero “dominamos el partido desde la defensa y no dejamos que Huesca generase su juego de pick&pop”. En cuanto al segundo acto, el míster melillense cree que sus jugadores “mejoraron aún más. Dominamos el rebote, no perdimos apenas balones, y eso hizo que ellos no pudieran correr y que tuviéramos totalmente bloqueado a Huesca. Era un momento en el que podíamos haber roto el encuentro, pero por nuestros fallos Peñas se mantuvo en el mismo al descanso”.
Alcoba era consciente de que los de Quim Costa eran “un equipo muy continuo y lo habíamos hablado en el vestuario. Pero en el tercer periodo no conseguimos nosotros la continuidad necesaria para competir y seguir su ritmo. El equipo se fue desinflando desde la defensa en este cuarto y en ataque estuvimos espesos”, afirmó.
Así se llegó a los primeros minutos del último asalto, en el que el preparador azulón opinó que “Huesca siguió con la misma intensidad que en el tercero, pero a raíz del tiempo muerto que pedí, a falta de cinco minutos, el equipo se enchufó de nuevo y sacamos una renta de ocho puntos que resultó suficiente para llegar al final”, concluyó.