www.melillahoy.es
De la antigua estación del Río de Oro se pueden reaprovechar los aljibes y muchas de sus instalaciones. Además, con este proyecto se podrá recuperar desde el punto de vista estético
De la antigua estación del Río de Oro se pueden reaprovechar los aljibes y muchas de sus instalaciones. Además, con este proyecto se podrá recuperar desde el punto de vista estético

La antigua estación de bombeo será aprovechada para distribuir agua de tratamiento terciario

La Ciudad Autónoma saca a concurso el proyecto para recuperar esta instalación con un presupuesto de 508.021 euros

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

La Ciudad Autónoma de Melilla reaprovechará la antigua estación de bombeo del Río de Oro, actualmente abandonada y sin uso, para distribuir agua de tratamiento terciario y destinarla al riego de zonas verdes y la limpieza viaria, lo que permitirá ahorrar inicialmente unos 2.000 metros cúbicos diarios de agua potable. El objetivo es que esta cantidad se duplique en un plazo de tres años, reduciendo de esta forma el consumo de agua potable, fundamentalmente la que se recoge de los pozos subterráneos, que es la que empeora su calidad debido a su salobridad.
El consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, presentó ayer este proyecto, que se encuentra actualmente en proceso de adjudicación por un presupuesto inicial de 508.021 euros, aunque la Ciudad Autónoma confía en que esa cuantía se vea reducida con las ofertas que presenten las empresas. Hasta un 80% del coste de este proyecto podría ser financiado por fondos europeos.
Las obras, que arrancarán en marzo, tienen un plazo de ejecución de seis meses y serán el pistoletazo de salida de un proyecto más ambicioso, que incluye otras dos fases, por las que la Ciudad Autónoma invertirá otros 2,8 millones de euros para crear una red de distribución del agua de tratamiento terciario desde la depuradora de la Hípica hasta la antigua estación de bombeo, y de ahí a diferentes zonas verdes del centro. Entre ellas, el Parque Hernández, los jardines del centro y el Parque Lobera.
De esta manera, la Ciudad Autónoma quiere dar un paso más en la reutilización de este tipo de agua, que son en realidad aguas fecales a las que se le dan hasta tres tratamientos en la depuradora para poderlas reutilizar para el riego y la limpieza, no para el consumo humano. En la actualidad ya se utilizan en Melilla, pero de manera mínima para regar el Parque Forestal Juan Carlos I, la Granja Escuela Gloria Fuertes y el campo de golf.
En un futuro más a largo plazo, la Ciudad Autónoma tiene intención de completar esta red que tiene proyectada para que el agua tratada también pueda llegar hasta los Pinos de Rostrogordo, el principal pulmón verde de Melilla, situado en la zona más alta de la ciudad.

Sostenibilidad
Quevedo destacó la importancia de este proyecto para la sostenibilidad de Melilla, dado el problema importante de agua potable que sufre la ciudad. Para poder cubrir los 33.000 metros cúbicos de consumo diario que hay en Melilla, la Ciudad Autónoma tiene que mezclar agua desalada, que es de muy buena calidad pero muy cara (20.000 metros cúbicos), con la que se extrae de los pozos, que es muy salobre (13.000). Esta mezcla es la que reduce de manera considerable esa calidad equiparable al agua mineral que sale de la planta desaladora.
El objetivo de la Ciudad Autónoma con este proyecto para destinar agua de terciario al riego de zonas verdes y la limpieza urbana es poder ahorrar en un futuro hasta 8.000 metros cúbicos de agua de la red de abastecimiento, reduciendo esa cantidad de los pozos. Eso permitirá mejorar la calidad del agua que se consume en Melilla y, a su vez, dejar que los pozos se recuperen mejor y tengan menos salinidad.

Ahorro económico
Con este proyecto, además, se conseguirá también un ahorro, no sólo de agua destinada a beber, sino también económico, ya que el reaprovechamiento de la antigua estación de bombeo disminuye a la mitad la inversión necesaria para un proyecto de estas características. Según Quevedo, construir una nueva estación de bombeo supondría al menos un millón de euros, pero de la antigua estación del Río de Oro se pueden reaprovechar los aljibes y muchas de sus instalaciones. Con este proyecto, además, se podrá recuperar la estación desde el punto de vista estético, ya que ahora está abandonada y en mal estado.