El espacio de Aranda

ANÉCDOTA EN UNA PELUQUERÍA

Por Juan J. Aranda

ANÉCDOTA EN UNA PELUQUERÍA
Hace varios años escribía yo un hecho que presencié en la peluquería donde suelen arreglarme lo que llevo entre los hombros. La anécdota entonces fue muy curiosa, y si me lo permiten, puedo decirles que es calcada a otra que observé hace unos días en la misma peluquería, pero con distintos personajes. Verán: entre los parroquianos, se encontraba un niño de apenas cinco o seis años, con su padre, en espera de que el "fígaro" lo sentase en la trona, donde suele pelar a los críos. En un momento dado, se pudo escuchar un sonoro pedo que el chavea soltó, acompañado de una sonrisa que buscaba la complicidad de los presentes.

Para acceder a este contenido debe estar suscrito. Si ya lo está, por favor indique su usuario y contraseña.




<< Atrás
Darme de alta
Olvidé mi contraseña
Tu zona de usuario