www.melillahoy.es

El 75% de los militares profesionales de Melilla se ven afectados por la cláusula de los 45 años

La asamblea se desarrolló en el Palacio de Congresos
La asamblea se desarrolló en el Palacio de Congresos (Foto: Guerrero)

En diez años más de 800 deberán abandonar el Ejército si no prosperan las acciones legales emprendidas por organizaciones como la Asociación de Tropa y Marinería (ATME)

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Si nada lo remedia, en diez años, algo más de 800 militares profesionales de nuestra ciudad deberán abandonar el Ejército en cumplimiento de la llamada cláusula de edad que fija la finalización de sus contratos al alcanzar los 45 años. Así lo manifestó ayer Juan Carlos Tamame, presidente de la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), en la asamblea que mantuvo en el Palacio de Congresos para informar de la estrategia que van a seguir de cara a presentar en junio una demanda masiva a nivel nacional contra esta medida por considerarla injusta.
El Palacio de Congresos acogió ayer tarde la asamblea informativa promovida por la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) al objeto de conocer de "primera mano" la incidencia en la ciudad de la cláusula de los 45 años en los contratos de larga duración de los soldados profesionales con destino en Melilla. Según señaló el presidente de la organización, Juan Carlos Tamame, de los dos mil militares que desempeñan su labor en la ciudad, "1.500 se verán afectados por esta cláusula, lo que supone el 75 por ciento del total, y en el plazo de diez años, 800 profesionales se verán obligados a abandonar el Ejército con todo lo que ello supone, porque hablamos de 800 familias que se verán perjudicadas", apostilló.

Demanda masiva
Los servicios jurídicos de esta asociación nacional que cuenta con 2.600 afiliados (unos ochenta de ellos en Melilla), elaboran en estos momentos una demanda que presentar a los tribunales de justicia con la que buscan, en definitiva, lograr la permanencia en el Ejército de todos sus representados. Según Tamame, a mediados de junio pretenden presentar esta demanda masiva, por lo que se encuentran recabando el apoyo de los compañeros.

El presidente de ATME mostró sus dudas sobre que esta denuncia logre prosperar en los tribunales españoles, pero esto no les desanima, sino que se plantean recurrir entonces a la justicia europea. "Tenemos poca esperanza de que se pueda resolver este conflicto en España, pero estamos dispuestos a acudir al Tribunal Europeo. Si se resuelve en España, mucho mejor, porque se vería que la Justicia es consciente de nuestra problemática y se adoptaría, en consecuencias, una resolución sobre esta ley discriminatoria y eliminar que los compañeros tuvieran que marcharse al cumplir los 45 años", señaló.

Estrategia
La Asociación mantiene, como estrategia, "que no se puede echar a nadie a la calle por el hecho de cumplir una determinada edad al margen de la de jubilación". "A ningún trabajador, ya sea de la función pública o privada, se le puede echar a la calle por el hecho de tener una cierta edad. Habría que ser consecuente y determinar si la persona no reúne las condiciones profesionales o intelectuales para seguir desempeñando su trabajo, pero no puede ser discriminado por cumplir 45 años", defendió.

No comparte el argumento de que al firmar los contratos de larga duración, estos militares profesionales han aceptado esta exclusión, porque señala que la Justicia europea dictaminó también contra la cláusula suelo, a la que calificó de ilegal, obligando a los bancos a devolver el dinero abonado a quienes firmaron las hipotecas que incluían esta cláusula. "Claro que han firmado aceptando esto, pero puede ser que esto no sea legal o no se ajuste a derecho" y eso es lo que buscan en los tribunales. Sin duda, de salir adelante la demanda, sería "una muy buena noticia para los 64.000 militares españoles que están en esta misma situación", manifestó el responsable de ATME.

Juan Carlos Tamame, que se reunió ayer con los diputados de los partidos de la oposición (CPM y PSOE), que le mostraron su apoyo a esta demanda, indicó que volverán a Melilla “todas las veces que sea necesario y lo demanden” sus socios, al objeto de prestarles las ayuda que precisen.