www.melillahoy.es

Los educadores de calle se distribuirán en zonas de mayor presencia de menores

Menor intentano acceder al puerto
Menor intentano acceder al puerto

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, afirma que si no hay problemas, el programa se inicia este lunes

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

A partir de mañana lunes, dos equipos de educadores de calle de la empresa Serglobin, contratada por Bienestar Social, se centrarán en la localización e intervención de los llamados niños de la calle. El objetivo último, además de atender sus necesidades, es que puedan ser derivados a los centros de acogida de la ciudad. El programa durará 48 días y se espera que abarque hasta el 17 de septiembre, Día de Melilla.
"Si no surge algún problema de última hora, en principio está previsto que este lunes 14 de febrero se ponga en marcha el programa de educadores de calle", según confirmó ayer a este Diario el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura. La empresa Serglobin fue la que se hizo con el contrato para prestar este servicio. Su coste no supera los 18.000 euros.

Educadores
La idea es que se creen dos equipos de trabajo formados por un educador social, un integrador social y un auxiliar. "Desarrollarán su labor durante 48 días en los horarios en los que son más visibles los jóvenes que viven en la calle. Irán identificados con un peto de color y estarán en contacto con el coordinador de la Policía Local para que puedan recurrir a ella en cualquier momento", dijo.

Los educadores, que llevarán petos identificativo, recorrerán las calles de la ciudad en las que habitualmente suelen localizarse los menores y jóvenes extranjeros, caso de la calle Duquesa de la Victoria, el parque Hernández, o la zona centro entre otras, como el Puerto Deportivo. "La labor de estos profesionales va a consistir en el mismo que el desarrollado por los anteriores educadores de calle, como es el de atender a los menores de la calle para, como objetivo final, convencerles de que vayan a los centros de acogida. También atenderemos a aquellos que lo rechacen y quieran seguir malviviendo a la intemperie".

Además de conocer sus historias y, de esta forma, realizar una intervención directa, "también se dará atención médica al que la necesite. En resumen, vamos a intentar atender sus necesidades y buscar quitarlos de la calle por su propia integridad". También busca Daniel Ventura que los educadores "sean mediadores con la población", posibilitando al melillense poder recurrir a ellos cuando lo necesiten, ya sea por problemas con menores o porque los vean en situaciones comprometidas o mendigando. "Queremos que los educadores actúen en este equilibro de atender tanto a la población melillense como a los propios menores para cubrir sus necesidades".