www.melillahoy.es

BALONMANO-1ª DIVISIÓN ESTATAL

El húngaro Peter Kerkapoly fue una de las grandes sensaciones del encuentro
El húngaro Peter Kerkapoly fue una de las grandes sensaciones del encuentro (Foto: Guerrero)

29-27. Primera victoria en un gran partido

Buenas sensaciones de los amarillos y excelente debut de Peter

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El C.D. Gimnástico Melilla consiguió en la tarde de ayer sábado su primera victoria del campeonato ante el Balonmano Triana, en un duelo de gran igualdad y emoción que se resolvió en los instantes finales, cuando el conjunto que dirige Faisal Salmi remontó un adverso 25-26 a cinco minutos de la conclusión para terminar imponiéndose por 29-27. El encuentro fue intenso, con alternancias en el juego y en el marcador, de poder a poder y atractivo para el espectador, que vibró con su equipo y lo llevó en volandas hacia el triunfo final en los momentos decisivos del choque, cuando peor pintaban las cosas.
La primera mitad fue muy pareja, con una buena defensa de ambos conjuntos y eficacia al contragolpe, llegándose al descanso con un justo empate en el marcador (15-15), después de unos parciales de 2-2, 7-6, 10-8, 10-11 y 12-14.
Sin embargo, en la reanudación, ambos conjuntos repartieron errores por igual, principalmente en ataque, aunque los locales tiraron por tierra una clara ventaja de cuatro goles (24-20) en el minuto 45. El conjunto amarillo estuvo sin anotar cinco minutos ante la buena defensa sevillana. Además, el local Braim fue eliminado por tres exclusiones (minuto 48), lo que complicó más aún el encuentro para los de Faisal Salmi.
Todo ello lo aprovechó el cuadro andaluz para anotar en cada acción al contragolpe y situarse con una ajustada ventaja de 24-25 y 25-26 en los minutos 50 y 55, hasta que emergió la figura del húngaro Peter Kerkapoly, quien brilló con luz propia en la pista y completando un excelente debut. El lateral zurdo dio equilibrio al juego de ataque amarillo y buscó situaciones cómodas para que sus compañeros pudieran batir al meta de Triana, sin olvidar su gran aportación en labores defensivas.
Así, en los instantes finales, los locales remontaron un partido que se les había puesto cuesta arriba, pero espoleados por su público sumar los dos primeros puntos del campeonato en una gran tarde de balonmano en el Pabellón Lázaro Fernández.
En resumen, justo triunfo en un gran partido de todo el equipo, siendo decisivos el mencionado Peter Kerkapoly y el meta Yunes, muy seguro en sus acciones, además de la aportación de todo el bloque, mientras que el capítulo goleador estuvo repartido. Los hermanos Braim y Yusef fueron los máximos anotadores, con 6 tantos cada uno, seguidos de Peter (5), Carlos (5), Oscar (3), Borja (3) y Martin (1).