www.melillahoy.es
El Tercio Gran Capitán 1º de la Legión y el Grupo de Regulares número 52 de Melilla fueron ayer muy aclamados en el desfile de la Fiesta Nacional
El Tercio Gran Capitán 1º de la Legión y el Grupo de Regulares número 52 de Melilla fueron ayer muy aclamados en el desfile de la Fiesta Nacional

Los legionarios y regulares de Melilla brillan con luz propia en el Día de la Fiesta Nacional

Los legionarios y regulares de Melilla brillan con luz propia en el Día de la Fiesta Nacional

Debido a sus respectivos pasos específicos, cerraron el multitudinario desfile y recibieron muchos aplausos del numeroso público

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Cerca de 4.000 soldados, además de 78 aeronaves y más de 80 vehículos participaron ayer en el multitudinario desfile por el Día de la Fiesta Nacional. Pero como siempre, los soldados más aclamados fueron los de la Legión y los Regulares, unidades desplazadas este año desde Melilla, que se encargaron de cerrar el desfile a pie con sus vistosos uniformes por ser unidades de paso específico.

El Tercio Gran Capitán 1º de la Legión y el Grupo de Regulares número 52 estuvieron representados por sus respectivas escuadras de Gastadores, el Mando y la Plana Mayor de Mando y dos compañías cada uno, además de la Banda de Música y la Nuba.
Además, junto a los legionarios desfiló su mascota, una cabra de nombre Rocco perfectamente ataviada con el característico chapiri, que como es habitual centró las miradas de las miles de personas que acudieron a respaldar el desfile con su presencia en el madrileño Paseo de la Castellana. inundado de banderas de España en pleno conflicto por el desafío independentista catalán.
Los Reyes, acompañados por sus dos hijas, presidieron un desfile al que asistió todo el Gobierno -excepto el ministro de Economía, Luis de Guindos, de viaje en Washington-, las más altas autoridades del Estado y los líderes de los principales partidos políticos menos el de Podemos, Pablo Iglesias, que delegó la representación de su formación en su portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra, y la diputada morada miembro de la Mesa de la Cámara Baja, Gloria Elizo.
La respuesta de los ciudadanos fue masiva y los madrileños respondieron con 'vivas' a España, al Rey e incluso al presidente del Gobierno. Incluso se pudo oír algún cántico pidiendo prisión para el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El catalán, el presidente de Euskadi, Iñigo Urkullu, y la navarra Uxue Barkos fueron los únicos presidentes autonómicos que no asistieron al desfile.
La bandera estuvo presente este jueves tanto entre los ciudadanos congregados en los laterales de la Castellana como en numerosas ventanas y balcones del paseo. También era el motivo del bolso elegido por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quien el año pasado ya se resguardó de la lluvia con un paraguas también de la bandera de España.

Policía Nacional
En el contexto de la crisis independentista, la unidad motora de la Policía Nacional, que participaba por primera vez en este desfile. Defensa desvinculó su presencia del desafío independentista y alegó que estaba prevista antes del 1-O, pero los ciudadanos vitorearon a los policías y dado ánimos ante los incidentes sufridos en Cataluña. También tuvo mucho éxito la Guardia Civil.
La parada militar duró casi una hora y media durante la cual desfilaron casi 4.000 militares y 78 aeronaves, una de ellas el Eurofighter accidentado cerca de la base de Los Llanos (Albacete) cuando regresaba del desfile.
Durante el desfile tuvo lugar el homenaje a los caídos por España, que en esta ocasión ha tenido un recuerdo especial para los fallecidos en los atentados de Cataluña del pasado mes de agosto y para Ignacio Echeverría, el español asesinado en Londres cuando hacía frente a los terroristas.