www.melillahoy.es
Los 37 excursionistas del grupo aseguran que su recorrido por el desierto no lo olvidarán jamás
Los 37 excursionistas del grupo aseguran que su recorrido por el desierto no lo olvidarán jamás

Melillenses residentes en Toledo visitan la ciudad y se adentran en el desierto

sábado 14 de octubre de 2017, 18:11h
José Luis García, presidente de la casa, con una pequeña
José Luis García, presidente de la casa, con una pequeña
El pasado día 6, la Asociación Cultural Casa de Melilla en Toledo, volvió del impresionante viaje realizado entre el 30 de septiembre y el 6 de octubre. Treinta y siete expedicionarios toledanos y madrileños, con algún miembro catalán, iniciaron desde Madrid en avión, la visita a “nuestra querida Melilla”, donde coincidieron con la Jura de Bandera, que tuvo lugar en la explanada San Lorenzo, “a la que asistimos todos con la ilusión una vez más de poder haberla realizado en nuestra ciudad, pero la mayoría lo habíamos hecho anteriormente en la Academia, ó el Alcázar de Toledo.
Los excursionistas señalan que después “de socorrernos alimentariamente en el Club Scorpio, y bien socorridos, visitamos Melilla la Vieja y nuestro té con churros, nos hizo irnos temprano a la cama, pues a la seis del día siguiente en pié, para hacer un recorrido, que recordaremos durante bastante tiempo.

Tras pasar los trámites aduaneros, “iniciamos nuestra ruta hacia el desierto,maravillosos hoteles, Xaluca, Dadae, Tumbutu, pasando por Erfoud, Mideit,Rachidia,Rissani,Merzouga y Erg Chebbi, y el fastuoso valle del Todra, digno escenario de cualquier película. Pueblos Negros, palmerales interminables, como alguna carretera, y bellas zonas del alto y mediano Atlas. El río Ziz, nos acompañó durante parte del recorrido, y cosa curiosa, tuvimos que ir al desierto, para ver llover, ver para creer”.

La visita a las dunas, en 4X4, les hizo creer, que estaban en el Dakar y “a algunos les costó subir pero al final se consiguió”. En el capítulo de compras, incluídos los dátiles, “puesto que al final de mes se celebra en Erfoud, la feria del mismo, volvimos con nuestra alegría de haber vivido una aventura extraordinaria, hasta que llegamos a la temida frontera marroquí, donde la tristeza, invadió a los que no conocían dicho organismo..

Mención a parte merecen “los Sres. Amigos del Club SCORPIO, con mayúsculas, Armando, Antonio, Luis, Pablo y toda la organización, chapó, acertó la Ciudad Autónoma, en concederos la Medalla de Oro de la ciudad, por la gran categoría de estos personajes, que han calado en todos los viajeros con un cariño extraordanario, atenciones,organización, antelación a los deseos sorpresas, como ,la de la haima del último día en Ifrand, los monos parecían que también estaban preparados y una dedicación plena nos acompañó durante todo el recorrido del gran Wili, todo solícito, sobre todo a las mujeres, has quedado en el corazón de las féminas”.Amigos, os esperamos el año que viene en esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, gracias a todo el Club Scorpio y un abrazo querido amigo Gregorio.