www.melillahoy.es
Palazón consideró “muy grave” que ni la Fiscalía ni el MECD hayan dado respuesta a estos menores, la mayoría residentes en barrios periféricos
Palazón consideró “muy grave” que ni la Fiscalía ni el MECD hayan dado respuesta a estos menores, la mayoría residentes en barrios periféricos (Foto: Guerrero)

La Plaza de España se convierte en un aula para los niños que están sin escolarizar

Prodein denuncia ante la Fiscalía que en Melilla hay 62 niños sin escolarizar por carecer de permiso de residencia, aunque viven la mayoría en la Cañada

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

La Plaza de España se convirtió ayer en un aula al aire libre para una treintena de niños de diferentes edades que, pese a estar en edad escolar, no han sido admitidos en los centros educativos públicos de Melilla. La asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein) organizó estas clases en la vía pública para denunciar que en nuestra ciudad hay 62 niños que están sin escolarizar por carecer de permiso de residencia, a pesar de que todos viven en la ciudad y muchos han nacido aquí.
El presidente de Prodein, José Palazón, explicó en declaraciones a los periodistas que hace varias semanas presentó una denuncia al respecto ante la Fiscalía de Menores, pero hasta el momento no ha recibido ninguna respuesta, por lo que su asociación ha decidido dar clases a estos niños en la vía pública.
Estas clases tuvieron lugar en la Plaza de España, frente a la sede del Palacio de la Asamblea y la Delegación del Gobierno, donde una treintena de niños aprendieron juntos canciones en inglés y después, sentados sobre una sábana extendida en el suelo, se mostraron entusiasmados con los libros y los juegos didácticos que allí había.
Los que ayer se presentaron a esta clase al aire libre eran menos niños de los que en realidad están sin escolarizar en Melilla, pero señaló muchos no habían querido ir “por miedo a que tomen represalias” contra ellos.

“No queda otra alternativa”
Palazón consideró “muy grave” que ni la Fiscalía ni el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) hayan dado respuesta a estos menores, la mayoría residentes en los barrios periféricos de la Cañada de Hidum y Reina Regente. Algunos de ellos han perdido varios cursos por no ser admitidos en centros educativos públicos desde que tenían edad para entrar en el colegio.
“No queda otra alternativa que traerlos aquí”, lamentó Palazón, que explicó que algunos de los menores que se encuentran en esta situación se ven abocados a matricularse en la Residencia de Estudiantes Marroquíes Musulmanes, que no está acogida al sistema educativo español, y que en opinión del responsable de Prodein “es otra vergüenza que no se legalice y siga abierta sin actualizarse al sistema” de nuestro país.
“Se oyen muchas quejas sobre la inseguridad en la ciudad y yo dijo que es mejor llevar a la gente al colegio que crear comisarías de Policía, porque como no se les escolarice ni se integre a las personas va a hacer mucha más falta la Policía”, aseveró Palazón.