www.melillahoy.es
Imagen de unas maniobras del Regimiento Mixto de Artillería número 32 de Melilla
Ampliar
Imagen de unas maniobras del Regimiento Mixto de Artillería número 32 de Melilla

Defensa garantiza en Melilla un “escrupuloso” cumplimiento de la norma en jornada reducida

Pese a críticas de soldados de nuestra ciudad, como expresó la diputada del PSOE Zaida Cantero en una pregunta a la ministra

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El Ministerio de Defensa asegura un "escrupuloso" cumplimiento de la normativa en materia de reducción de jornada, que explica que está regulada en el seno de las Fuerzas Armadas siguiendo criterios de justificación, motivación e individualización en cada caso, ajustándose las resoluciones al respecto a la normativa que está en vigor. Defensa ha manifestado esta postura en una respuesta parlamentaria después de que el PSOE y asociaciones militares denunciaran que soldados de la Comandancia General de Melilla con reducciones de jornada por lactancia o cuidado de hijos son obligados a realizar ejercicios de instrucción mensuales de 24 horas o guardias de seguridad en igualdad al resto de sus compañeros.
En su contestación, el Departamento dirigido por María Dolores de Cospedal garantiza que mantiene un "escrupuloso" cumplimiento de la normativa vigente en materia de jornada laboral, régimen de horario habitual, vacaciones, permisos, reducciones de jornada y licencias de los miembros de las Fuerzas Armadas.

Pero además, explica que el "novedoso" abanico de medidas impulsado para compensar las guardias y servicios dio lugar a "diferentes interpretaciones" que, sin embargo, "se han normalizado" con la promulgación de unos criterios de interpretación de la normativa.
"Todo ello ha requerido la modificación de algunas resoluciones de reducción de jornada dada la falta de adecuación de las condiciones en que se disfrutaban --argumenta--. En todos los casos, la aplicación del criterio se ha llevado a cabo de manera justificada, motivada e individualizada, ajustándose las resoluciones a derecho conforme a lo establecido en la normativa en vigor".

Zaida Cantero
El Ministerio de Defensa da estas explicaciones a la diputada del PSOE Zaida Cantera, quien se hizo eco de las quejas de la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) respecto al Regimiento Mixto de Artillería nº 32, encuadrado en la Comandancia General de Melilla.

La asociación militar denunció ante el Ministerio que los militares con reducción de jornada fueron primero obligados a cumplir una jornada de instrucción mensual de 24 horas "por unas supuestas necesidades de instrucción", acabando así con la exoneración de la que disfrutaban hasta entonces.

ATME explica que, tras los recursos presentados por estos soldados, el coronel modificó esta decisión y la sustituyó por guardias de seguridad y de orden en igualdad al resto de compañeros, concediéndoles exclusivamente el tiempo en que tienen reducida la jornada. Esto es, si un militar tiene una reducción de jornada de una hora, puede abandonar la guardia durante una hora y debe después volver al servicio.

El Ministerio de Defensa respondió a esta primera queja negando que exista una revocación del derecho a reducción de jornada y explicando que este personal debe asistir a una sesión de instrucción al mes, "aunque se le sigue permitiendo ausentarse durante la parte de la jornada laboral que tuviera autorizada previamente".

Según sostenía el Departamento, la no participación de este personal en las sesiones de instrucción causaba un menoscabo del nivel de disponibilidad y preparación de la unidad "al haber aumentado de manera significativa el número de militares, en especial con el empleo de soldado, que disfruta de este tipo de reducción de jornada".
"Como conclusión, se considera que la concesión de la reducción de jornada en las condiciones señaladas no vulnera el espíritu de la normativa que regula las condiciones para el disfrute de este derecho", concluía el Ministerio.

La diputada socialista ve "irrealista" esta explicación y denuncia que además "carece de veracidad" y sólo trata de "encubrir la deficiente gestión de los recursos humanos" del regimiento "a la par que denota la ausencia de respeto a los derechos de los militares a la conciliación de la vida familiar y laboral".