www.melillahoy.es

El Museo Militar destaca “El Blocao” como pieza del mes

Construyendo el blockao de Taulet
Construyendo el blockao de Taulet
sábado 25 de noviembre de 2017, 04:00h
Como continuación a la campaña de divulgación iniciada por el Centro de Historia y Cultura Militar y con la finalidad de dar a conocer los fondos patrimoniales que en el mismo existen, el Museo pone en conocimiento de los ciudadanos como fondo museístico elegido para este mes una reproducción a escala de un "blocao". Los blocaos (del alemán blockhaus) eran pequeñas fortificaciones portátiles hechas con maderos, muretes de mampostería y sacos terreros, a veces, rodeados con alambre de espino.
Uno de los primeros conflictos donde se utilizó fue en la Segunda Guerra Bóer (1899-1902) como parte de la estrategia del imperio británico para eliminar la guerra de guerrillas de colonos boers. Resultaron efectivos a la hora de obstaculizar los movimientos de los guerrilleros, pero no podían ser la clave de su derrota definitiva.

Defendidos por efectivos muy reducidos, los blocaos constituían posiciones avanzadas que protegían, en primera instancia, a los campamentos diseminados por el territorio, en los que se concentraban el grueso de las unidades y el material militar. Podían desmontarse y transportarse fácilmente, pero esto también suponía una desventaja ya que eran posiciones muy vulnerables, no solo por lo endeble de la construcción sino porque sus defensores permanecían aislados del resto de la tropa. Se comunicaban con sus unidades únicamente mediante heliógrafos durante el día, y de noche, mediante las señales luminosas transmitidas por unas linternas o lámparas de campaña modelo "magín". Sus provisiones eran limitadas y, generalmente, tenían problemas para abastecerse de agua.

Guerra de África
Fueron muy utilizados por las tropas españolas durante la Guerra de África, tenemos que destacar el famoso "blocao de la muerte" llamado por los legionarios "el malo", situado en Dar Hamed en la ladera del monte Gurugú, cuya historia es sobradamente conocida.

La ubicación de los blocaos era a veces inapropiada, si se construían atendiendo a criterios políticos y no militares. En ocasiones eran los propios nativos quienes solicitaban y obtenían la creación de un blocao en el lugar por ellos designado, alegando la necesidad de protección frente a otras cabilas (tribus) hostiles a la causa española.

Visitas y horarios
En la Sala de Armas del Museo Histórico Militar de Melilla, en Melilla la Vieja, se puede ver una reproducción que quiere representar a uno de esos blocaos.

Se puede ver de martes a sábado en horario de 10 a 14 horas.