www.melillahoy.es
La revisión del PGOU fue aprobada en la Asamblea el 25 de mayo de 2012 con 21 votos a favor de PP y CPM y dos votos en contra de PSOE y Populares en Libertad (PPL)
La revisión del PGOU fue aprobada en la Asamblea el 25 de mayo de 2012 con 21 votos a favor de PP y CPM y dos votos en contra de PSOE y Populares en Libertad (PPL)

El nuevo PGOU de Melilla, a la espera de una alegación al plan director del aeropuerto

La alegación del Ministerio de Defensa está pendiente de ser resuelta por el Ministerio de Fomento, que posteriormente tendrá un plazo de seis meses para sancionar el nuevo PGOU de Melilla, 10 años después desde que se empezó a redactar

domingo 03 de diciembre de 2017, 04:00h
Cuando están a punto de cumplirse diez años desde que se empezó a redactar el nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Melilla (PGOU), la Ciudad Autónoma aún sigue sin ver materializado este documento clave para el desarrollo urbanístico. El consejero de Fomento, Javier González, ha informado de que la aprobación definitiva del PGOU está pendiente de que se resuelva una enmienda presentada por el Ministerio de Defensa al plan director del aeropuerto, un “documento imprescindible” para que el nuevo PGOU de Melilla vea la luz.
Según explicó González, si se intentara impulsar el PGOU sin el plan director del aeropuerto, lo que ocurriría es que sería fruto de una impugnación que no se podría resolver. Por ello es necesario esperar a que ese documento salga adelante, algo que está un poco más cerca de lograrse después de que haya pasado por un periodo de exposición pública, en el que recibió, entre otras alegaciones, una de Defensa que está pendiente de ser resuelta.
El consejero de Fomento apuntó que probablemente la próxima semana tenga más datos del estado en el que se encuentra dicha alegación, ya que cada mes se pone en contacto vía telefónica con los organismos estatales para saber si se han resuelto estos últimos trámites de los que depende el PGOU de Melilla.
González quiso, de este modo, esquivar las críticas de Coalición por Melilla (CPM) respecto al retraso que acumula este importante proyecto, pero recordó que los trámites no dependen de la Ciudad Autónoma y él ya intenta agilizarlos viajando cada dos o tres meses a Madrid para mantener reuniones conjuntas que “han sido positivas” y han permitido ahorrar tiempo un trámites que “se habría retrasado a nivel de ministerios”.
Precisamente por eso, al no depender de la Ciudad Autónoma estos últimos flecos que quedan, el consejero no precisó cuándo podría ser aprobado el PGOU, pero sí detalló que, una vez que se apruebe el plan director, se pasará por la Comisión de Fomento y Medio Ambiente dos alegaciones que, aunque están resueltas administrativamente, están pendientes de recibir el visto bueno.
Después, sólo quedaría elevar el PGOU al Pleno de la Asamblea para su aprobación definitiva y remitirlo al Ministerio de Fomento, que tendrá un plazo máximo de seis meses para sancionarlo y permitir, así, su entrada en vigor.
Se pondría fin, de este modo, a un trámite cuyo origen se remonta a 2008, el año en que empezó a ser redactada la revisión del PGOU, que salió a concurso con un presupuesto de 680.000 euros y fue adjudicada a una empresa alicantina por 550.000 euros, IPSI incluido. Esta cuantía, según dijo el consejero, no ha sido abonada aún a la empresa porque el proceso aún no se ha terminado.

Una década de trámites
En caso de que dicha aprobación definitiva se produjera el próximo año, la revisión del nuevo PGOU se habrá prolongado durante una década, casi tanto como el periodo de 13 años en que estuvo vigente el anterior plan urbanístico, aprobado en 1999.
La revisión que está pendiente de ser aprobada de forma definitiva y entrar en vigor fue aprobada en la Asamblea el 25 de mayo de 2012 con 21 votos a favor de PP y CPM y dos votos en contra de PSOE y Populares en Libertad (PPL), y la intención era diseñar el modelo de ciudad que se seguirá para las próximas dos décadas, impedir la especulación urbanística, proteger el Medio Ambiente, favorecer la actividad económica y dotar a la ciudad de más equipamientos y espacios verdes.