www.melillahoy.es
Imbroda señaló que los melillenses abogan por la amistad, la solidaridad y la paz, valores que imperan en “la noche más mágica del año”, como es Nochebuena
Imbroda señaló que los melillenses abogan por la amistad, la solidaridad y la paz, valores que imperan en “la noche más mágica del año”, como es Nochebuena

Imbroda confía en que los melillenses “hagan piña” para hacer “una ciudad mejor para todos”

El presidente de la Ciudad Autónoma aprovechó su discurso de Navidad, emitido anoche en Televisión Melilla, para expresar su optimismo para Melilla: “Esta ciudad bendita tiene un gran futuro y depende de todos nosotros”

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El presidente del Gobierno local, Juan José Imbroda, confió en que estas Navidades sirvan para que los ciudadanos hagan “piña” para conseguir “una Melilla mejor para todos”. Ésta fue una de las ideas centrales del breve discurso que ofreció anoche, dirigido a toda la población a través de Televisión Melilla, aprovechando “la noche más mágica del año”, como es Nochebuena. Imbroda dejó claro que Melilla “tiene un gran futuro” y éste depende de todos los que viven en ella. “Deseo lo mejor en esta ciudad que para mí, para todos, creemos que es la mejor del mundo”, aseveró, convencido de que Melilla es “maravillosa y bendita”, y que sus habitantes, independientemente de la religión, abogan por la amistad, la solidaridad y la paz, valores que imperan en “la noche más mágica del año”, como es Nochebuena.
“En esos valores estamos y nos encontraremos siempre”, agregó el presidente autonómico, que deseó a los melillenses que tengan salud y que en el nuevo año 2018 se cumplan todos sus anhelos. “Os lo merecéis”, aseguró la primera autoridad local.
También confió en que estas Navidades sirvan “para lo que tienen que ser”, que es recordar a los seres queridos fallecidos, “aquellos que ya no están con nosotros y que tanto nos dieron”. De igual modo, estas fiestas deben servir para “querer más” a la familia y los amigos.

“Grandes esperanzas”
Hay que recordar que en el saluda de Imbroda publicado por MELILLA HOY en su suplemento especial de Navidad el pasado domingo, el presidente ya incidía en el mensaje sobre el futuro de la ciudad, aunque desde un punto de vista más político que en el discurso que ofreció anoche en TVM.
“Melilla tiene futuro, mucho futuro, y ello nos debe animar a tener grandes esperanzas en el porvenir de nuestra ciudad y a asumir esta perspectiva como un reto ciudadano”, apuntaba Imbroda en su carta, en la que basaba su pronóstico en la puesta en marcha de nuevos proyectos, como la ampliación del puerto, los nuevos centros escolares, el reinicio del Hospital Universitario y “los numerosos proyectos de la propia Ciudad”.
Pero aludió, “sobre todo”, a “la 'revolución' fronteriza” que se ha llevado a cabo con el traslado del comercio atípico para restringirlo en el paso de Beni-Enzar, un objetivo que “ya ha dado sus primeros pasos” y que “supondrán una profunda transformación de la ciudad”, asentando “algunas bases que serán muy sólidas en poco tiempo”.
“Hemos sabido aprovechar los obstáculos para transformarlos en oportunidades que nos permitirán conseguir una Melilla mejor y más próspera”, aseveró Imbroda antes de apuntar que los datos que se pronostican “anticipan que 2018 va a ser un año clave y el punto de partida para un nuevo impulso histórico de Melilla”.
Imbroda también se mostró optimista en cuanto al problema del paro, la “principal exigencia” de las administraciones públicas, que “seguramente seguirá bajando en el 2018 gracias a la notable inversión pública que se ha programado, tanto de la Administración Central como de la Autonómica, y a la destacable iniciativa privada, que ha sabido ver las buenas perspectivas económicas que se avecinan”.