www.melillahoy.es
SODEMEL: 2018 Debe ser un año de nuevos proyectos para Melilla

SODEMEL: 2018 Debe ser un año de nuevos proyectos para Melilla

La sociedad dirigida por Enrique Bohórquez defiende la importancia de no dejar pasar más tiempo de cara a comenzar el cambio económico

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

En este, el último día del año 2017, SODEMEL recuerda de nuevo la lista de propuestas y proyectos que lleva tiempo defendiendo. En 2018, deben materializarse un gran número de proyectos, como la licitación del Puerto Noray, el inicio de las conversaciones para la integración en el espacio aduanero común europeo o la aparición de un nuevo club social-deportivo, entre otros, ya que la economía local no podrá resistir muchos años más sin un aumento de la presencia del sector privado, sector que tampoco está dispuesto a retener sus inversiones cinco o diez años, a la espera de que se lleven a cabo los trámites burocráticos que entorpecen el desarrollo.

SODEMEL, la sociedad para el desarrollo de Melilla, lleva meses realizando propuestas para el necesario cambio económico de la ciudad, que pasa por la definitiva irrupción del sector privado en la economía local-
Aunque desde SODEMEL se valora positivamente que el ejecutivo local haya comenzado a “mover” proyectos como la privatización del Puerto Noray, la construcción de nuevos hoteles o la tan esperada ampliación del Puerto, desde la sociedad se considera que queda mucho por hacer, no sólo en materia de proyectos, sino también en lo referente a la agilización de los trámites y la reducción de los tiempos de ejecución: Melilla no puede esperar otros cinco o diez años antes de ver materializados los proyectos que necesita.
En este sentido, SODEMEL plantea nuevos retos que se resumen en tres objetivos generales: Más inversión privada, más Europa y menos volumen de la administración.
SODEMEL confía en que 2018 sea el año en que podamos presenciar la aparición de un nuevo club social-deportivo en el Fuerte de Rostrogordo, la entrada efectiva de Melilla en el sistema telemático del portal de industria, con la creación de un punto de atención al emprendedor (PAE, de naturaleza privada), o el inicio de las conversaciones para el acceso al espacio aduanero común de la Unión Europea.
Además de estos proyectos a corto plazo en los que SODEMEL se está involucrando activamente, cabe recordar que entre las propuestas de la sociedad también se incluyen la construcción de una escuela de negocios, de un colegio privado y de un hospital privado. Siendo todas estas iniciativas de gran interés social, dado que responden a unas crecientes necesidades que, desde la óptica de SODEMEL, deben ser cubiertas por el sector privado.

Plazos
Como se lleva repitiendo meses, el estancamiento de la economía melillense no sólo se soluciona poniendo en marcha proyectos, sino que dichos proyectos deben llevarse a término en unos plazos razonables.
Ni la economía Melillense, ni mucho menos los inversores privados, pueden pasar cinco o diez años esperando a que se lleven a cabo trámites burocráticos. La toma de decisiones y la puesta en marcha de proyectos debe agilizarse.
Para evitar que los melillenses sigan “escapando” de la ciudad, el horizonte temporal de proyectos debe acercarse al ciudadano de a pie.
Privatizar es, también, pisar el acelerador del desarrollo.

Proyectos a medio y largo plazo

Más allá de proyectos como la entrada en la Unión Aduanera, el Punto de Atención al Emprendedor (PAE), la apertura de un nuevo club social que incorpore Rostrogordo y Club de Golf entre sus instalaciones, o el desembarco en nuestra ciudad de un colegio privado de prestigio, SODEMEL también ha insistido a lo largo de 2017 en otras iniciativas de gran calado para la ciudad, como la instalación de una red de cámaras que palie la inseguridad ciudadana y reduzca la agresividad vial, la posibilidad de establecer un equipo de vigilancia fronteriza basado en drones, al servicio de la Guardia Civil, o la posibilidad de dedicar las instalaciones del Hospital Comarcal a la creación de un gran Hospital privado (una vez se produjese la mudanza al nuevo Hospital Universitario).