www.melillahoy.es
ACOME: “Nuestro objetivo para 2018 es que no cierren más locales”

ACOME: “Nuestro objetivo para 2018 es que no cierren más locales”

Enrique Alcoba valoró positivamente las medidas fronterizas, aunque “la falta de agentes” las estén retrasando

miércoles 03 de enero de 2018, 04:00h
Enrique Alcoba, presidente de ACOME, atendió a los medios para valorar los principales hitos del comercio local en el ya finalizado 2017, así como para hablar sobre los objetivos de la asociación para 2018. Alcoba dejó claro en todas sus declaraciones que la fluidez fronteriza es vital para la economía melillense, y que ni el Parque Comercial, ni los comercios locales ni el centro de la ciudad podrán mantenerse sin dicha fluidez.
Enrique Alcoba, presidente de la Asociación de Comerciantes de Melilla (ACOME), atendió a este medio para valorar los principales hitos de la actualidad del comercio melillense y hablar de las perspectivas de ACOME para este 2018 que comienza.
Preguntado precisamente por los objetivos de la asociación, Alcoba fue muy conciso: “Evitar que se pierdan más empleos y evitar que se cierren más locales”, tras lo que afirmó que algo ha tenido que fallar “cuando hemos terminado el año con el cierre de 40 comercios”.
Alcoba también se refirió a la situación fronteriza que, si bien consideró que ha mejorado algo, sigue sin ser la ideal; “las medidas son positivas, la fluidez de la frontera es vital para melilla porque no tenemos suficiente mercado interno para todas las tiendas que hay en la ciudad [...] Melilla depende mucho de que en Marruecos se sepa que la frontera funciona, que se pasa rápido y que no hay 2 horas de cola”. Aunque la valoración de las medidas tomadas por el Gobierno con respecto a la “liberación” de Beni Enzar responden a lo que ACOME llevaba tiempo pidiendo, Alcoba lamentó que la escasez de personal haya impedido que se materialicen completamente. Según afirmó, el Gobierno espera que la situación pueda regularizarse a partir del 8 de enero.
Otro de los mayores acontecimientos de los últimos años, la apertura del Centro Comercial, habría afectado negativamente al comercio local, como era de esperar, aunque Alcoba quiso destacar el limitado éxito del mismo dado que, según afirmó, “contaban con una población diana de 700.000 personas en Marruecos y 85.000 en Melilla, cuando por la frontera no se puede pasar y de los 85.000 melillenses no compran ni la mitad”.
Con respecto a la “muerte” del centro, Alcoba afirmó en tono irónico que, de darse, “habría que hacer un monumento a los responsables”, y recordó que, al haber sido un problema “provocado por los políticos”, deben ser ellos los que lo solucionen. A pesar de ello, aportó ideas como el aumento de la organización de eventos en el centro o la peatonalización de más calles, medidas que “no servirán de nada sin una frontera fluida que permita recuperar al cliente marroquí”.