www.melillahoy.es

La Ciudad seguirá apoyando y potenciando la celebración del Año Nuevo Amazigh

Autoridades civiles y militares melillenses en el photocall gigante de año nuevo
Autoridades civiles y militares melillenses en el photocall gigante de año nuevo

El presidente Imbroda indicó que aunque no llegue a ser día festivo sí seguirá siendo una jornada de celebración y reconocimiento

domingo 14 de enero de 2018, 04:00h
La Ciudad Autónoma continuará apoyando y potenciando la celebración del Año Nuevo Amazigh, el Yennayer que se conmemora cada 13 de enero, como gesto de respaldo a una de las tradiciones milenarias del pueblo bereber. Así lo apuntó ayer el presidente Juan José Imbroda, que añadió que aunque no llegue a ser fiesta oficial en Melilla, sí que esta fecha seguirá recordándose con distintas actividades de hondo calado cultural y social, como las desarrolladas ayer en la Plaza de las Culturas. De hecho en la jornada el sábado la entrada del año nuevo amazigh 2968 contó con actuaciones teatrales, una suculenta degustación de gastronomía rifeña, atracciones y talleres infantiles.
Voluntarias encargadas de la degustación gastronómica
Voluntarias encargadas de la degustación gastronómica (Foto: Guerrero)
El buen tiempo acompañó al desarrollo de las actividades de celebración del yennayer 2968, el Año nuevo Amazigh en la Plaza de las Culturas diseñadas por el Instituto de las Culturas con la colaboración de la Consejería de Cultura. Decena de melillenses, en su mayoría imazighen, se sumaron a la fiesta.

Actividades
Un gran photocall compuesto con las palabras Yennayer 2968 y el símbolo del pueblo bereber, daba la bienvenida a los visitantes a la plaza y al programa de actos. Se instalaron dos carpas. Una para los tatuadores de henna y la segunda para el taller de escritura en Tifinagh para que los niños pudieran marcharse a casa con su nombre en esta lengua milenaria. Asimismo se instalaron atracciones hinchables y una pista de coches eléctricos para los niños.

Sin lugar a dudas la principal atracción fue el puesto dedicado a la gastronomía bereber. El público disfrutó de los platos dulces y salados elaborados por la Asociación Cultural Rusadir 21.

Sobre el escenario instalado en la plaza la compañía de Fran Antón representó la pieza teatral titulada "Raíces" que profundizaba en las tradiciones del pueblo bereber.

Las actuaciones musicales previstas no pudieron llevarse a cabo por los impedimentos que los artistas encontraron en la frontera marroquí para poder acceder a Melilla, según reconoció la presidenta del Instituto de las Culturas, Paz Velázquez.

El apoyo de la Ciudad
El presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, manifestó que la cultura amazigh ha sabido sobrevivir a lo largo de los siglos a pesar de las influencias recibidas, pero señaló que es preciso seguir cultivando las tradiciones milenarias de esta comunidad que se extiende desde la zona de Egipto hasta las Canarias.

Indicó que la Ciudad Autónoma apuesta por esta vía de actuación y que la Consejería de Cultura y el Instituto de las Culturas trabajan en la recuperación y mantenimiento de tradiciones como la celebración del año nuevo. Imbroda indicó que aunque no es imazighen, sí que es una cultura "que admiro y respeto".

Respaldó además las actividades que se han elaborado este año, con una clara apuesta por el mundo cultural y gastronómico, al tiempo que aplaudió el respaldo que ha tenido entre los melillenses de todas las comunidades. Imbroda, que recordó que desde hace tres años la Ciudad Autónoma organiza este evento, dijo que otro de los objetivos que se busca es que la comunidad amazigh melillense "se sienta reconfortada porque la Ciudad también cuida sus tradiciones".

El mandatario melillense recordó que amazigh significa 'hombre libre' y mostró su deseo de que "esa libertad se imponga siempre sobre cualquier influencia externa que sea discriminatoria y demoledora sobre las tradiciones". Por ese motivo, mostró su respaldo al movimiento mundial amazigh que habla de "cultura, paz y libertad", dijo.

Añadió el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, que no se prevé que el 13 de enero, el Yennayer o Año Nuevo Bereber pase a ser fiesta oficial en Melilla. "Tenemos una serie de fiestas en el calendario oficial que vienen dadas por nuestra pertenencia encantadísima a nuestra nación que es España" y otras locales como la que, atendiendo a que la religión islámica es la que profesa la mayoría de los imazighen, viene recogida, caso de la Pascua del Sacrificio. Aunque el año nuevo no sea festivo, eso no quita para que desde el Gobierno local se siga "fomentando como estamos haciendo".

Instituto
Por su parte la presidenta del Instituto de las Culturas, Paz Velázquez, recordó que por tercer año consecutivo se organiza este tipo de eventos para celebrar el año nuevo amazigh, "una comunidad milenaria a la que pertenece casi la mitad de la población melillense, que se tiene que ver representada y satisfecha que por parte de la Ciudad Autónoma se da empuje a esta festividad".

La también consejera de Presidencia y Salud Pública, hizo suyas las palabras del presidente Imbroda al señalar que es preciso potenciar "la cultura amazigh en detrimento de otro tipo de corrientes religiosas extremistas", proteger esta cultura tal como viene recogido en el propio Estatuto de Autonomía de la Ciudad.

Paz Velázquez, que considera que la celebración del yennayer es algo consolidado en lo que respecta a la organización de actividades por parte del Ejecutivo local, aplaudió el respaldo que están cosechando entre los ciudadanos.