www.melillahoy.es

CSIF-Melilla subraya que los maestros lidian a diario con la pérdida de autoridad

El sindicato pide la colaboración de los padres
El sindicato pide la colaboración de los padres

Asegura que en Melilla se han dado casos esporádicos de agresiones y denuncia que “cuanta más alta es la ratio, más conflictos se dan en las aulas”

domingo 14 de enero de 2018, 04:00h
El representante del sindicato CSIF en Educación, Sergio Ramírez, afirma que en Melilla sólo se han dado situaciones puntuales de agresión protagonizada por alumnos, pero sí afirmó que cuanta más alta "es la ratio, más conflictos se producen en las aulas". Reconoce que los docentes melillenses lidian cada día "con una pérdida de autoridad" frente al alumno propiciada por padres que les desautorizan. El sindicato ha elaborado un estudio a nivel nacional que recoge que el noventa por ciento de los profesores vive situaciones de violencia en su centro docente.
Explica el sindicalista que las conclusiones de esta encuesta nacional realizada por el CSIF no incluye datos de Melilla porque reconoce que en la ciudad sólo se han dado "casos puntuales de agresiones por parte de algún alumno".

Conflictos
Recuerda al respecto el caso de un alumno que en su etapa de primaria pasó hasta por tres centros escolares, como fueron el Juan Caro, el León Solá y el Constitución, hasta que pasó a Secundaria. Este alumno, caso que incluso fue recogido por la prensa nacional, "agredió a varios compañeros".

Indica Sergio Ramírez que en los centros docentes de la ciudad existen "bastantes casos de insultos y agresiones entre los alumnos, pero no tienen una especial relevancia porque no son situaciones graves o extremas". Asegura que "a diario se dan situaciones de falta de respeto entre los compañero".

En lo que respecta a los docentes, manifestó que no cuentan con datos que detallen casos y situaciones de violencia que se hayan producido en los centros docentes melillenses. Pero de lo que sí está seguro es que "los profesores tienen que lidiar cada día con la falta de respeto de algunos alumnos y con la pérdida de autoridad ante sus alumnos por la falta de apoyo de los padres".

Estrés
Apunta el sindicalista que esta situación "genera mucho estrés". "El que los padres te quiten autoridad ante sus hijos, hace que tu trabajo en el aula sea difícil. Si llamas a un padre para contarle que su hijo ha tenido un mal comportamiento y no te cree o lo justifica, cuando al día siguiente vuelves al aula ese alumno lo hará peor que al día siguiente porque se ves respaldado por sus padres", comenta.

Sergio Ramírez detalló el caso de una madre de un alumno de infantil a la que advirtieron que su hijo mordía a los alumnos. "Esta mujer insistía en que no era verdad. Que su hijo no mordía en casa. Cuando las pruebas demostraron que estaba errada, dijo que la culpa la tenía el otro compañero que le había quitado el juguete y que los maestros no sabían hacer su trabajo", explicó.

Estas situaciones "crean ansiedad en los docentes" y se dan tanto en cualquier tramo de la educación. Dijo además Sergio Ramírez que "cuando las ratios son altas, más conflictos se producen en las aulas, porque no es lo mismo controlar a 25 niños que a 33, porque tú sigues teniendo dos manos". Indicó que en Melilla las ratios están por encima de la ley y que afortunadamente las situaciones problemáticas entre alumnos o entre estudiantes y profesores "son mínimas, pero cualquier día puede producirse una situación conflictiva de gran peso".

Estudio Nacional del CSIF
El sindicato CSIF ha elaborado un estudio a nivel nacional que recoge que el 90 por ciento de los profesores viven situaciones de violencia en sus centros de Primaria y Secundaria españoles. Peleas, insultos, vejaciones entre los alumnos, vandalismo, destrozos de material, conflictos con componente racista y enfrentamientos a través de las redes sociales son las situaciones de violencia más habituales descritas por los 2.000 docentes encuestados.

Estos profesores advierten también de las amenazas que sufren por parte de las familias, además de la falta de respeto, de reconocimiento de la autoridad docente, violencia psicológica, situaciones de indefensión y falta de apoyo por parte de la Administración educativa, cuyo representante es el director. El estudio revela que más de la cuarta parte de los encuestados considera que la vida en el centro educativo "no es agradable" y que la disciplina es "insuficiente". Además, hay un 75% que cree que el profesorado tiene "muy poca" o "ninguna" autoridad.

El presidente nacional del Sector de enseñanza de CSIF, Mario Gutiérrez, ha apuntado que se trata, en su mayoría de una "violencia constante y soterrada", muchas veces "sutil", a la que tienen que hacer frente a diario los profesores españoles, aunque su máxima expresión se da en los casos que acaban publicando los medios de comunicación, como el suicidio de un alumno que sufre acoso o la paliza a un docente.