www.melillahoy.es
Militares marroquíes detenidos por ser parte de una red de narcotráfico

Militares marroquíes detenidos por ser parte de una red de narcotráfico

Los detenidos son un teniente y siete soldados de las Fuerzas Auxiliares, además de cuatro narcotraficantes

domingo 21 de enero de 2018, 02:27h
Un teniente y siete soldados de las Fuerzas Auxiliares marroquíes fueron detenidos por la Gendarmería junto con otros cuatro narcotraficantes por estar implicados en una red de narcotráfico (hachís, con destino España) que operaba en las localidades nadorienses de Ras el Ma y Arekmane. Los detenidos cayeron en una trampa de la Gendarmería días después de haber intentado sobornar a unos agentes de dicho cuerpo, que fingieron aceptar el soborno aunque, en realidad, comunicaron lo sucedido a sus superiores.
Un teniente, siete elementos de las fuerzas auxiliares (mkhaznis o mejanis) y cuatro narcotraficantes fueron arrestados por la Gendarmería Real marroquí el pasado 16 de enero durante una operación llevada a cabo en las localidades de Arekmane y Ras El Ma, en la vecina región de Nador. El arresto, en el que también se incautaron más de tres toneladas de combustible para embarcaciones y algunos teléfonos móviles, se produjo tras emitir la orden el fiscal de Nador.
Según el diario marroquí “Almassae”, en su edición de ayer, los miembros detenidos de las fuerzas auxiliares confesaron ante las autoridades haber llevado a cabo las instrucciones emitidas por su oficial. Dichas órdenes consistían en vigilar el paso de las zodiacs del narcotráfico frente a las costas de Ras El Ma (cerca de Saïdia) y Arekmane (en Kariat, extremo oriental de la Mar Chica).
Además de transportar droga, los detenidos también admitieron que las mismas embarcaciones también habían llevado inmigrantes ilegales.
Los detenidos tienen “conexiones” con otros capos de la droga muy implicados en el tráfico de hachís entre las costas de Marruecos y España.

Una trampa
Según “Almassae”, los acusados habrían tratado de sobornar a unos agentes de la Gendarmería unos días antes de la detención, ofreciéndoles 100.000 dirhams a cambio de que hicieran la vista gorda con el tráfico de drogas en la zona. Los gendarmes fingieron aceptar el soborno, pero se dirigieron “inmediatamente” a sus superiores, que, una vez informados, planearon atraer a los
En el momento de la detención, uno de ellos llevaba encima 230.000 dirhams (20.000 euros).