www.melillahoy.es
El comunicado se produce después del fatal desenlace del lunes en Barrio Chicno
El comunicado se produce después del fatal desenlace del lunes en Barrio Chicno (Foto: FOTO TW DE MARIBEL MORA)

Leyes de la física y la naturaleza aplicables a la frontera…

miércoles 24 de enero de 2018, 02:48h
Ante el desgraciado hecho de la muerte de personas en las fronteras de Ceuta y Melilla por las avalanchas que se producen en el intento de entrar en nuestras Ciudades para hacer, simplemente, lo que vienen haciendo miles de marroquíes desde hace muchos años (buscarse la vida para el sustento de sus familias) no podemos más que lamentar dichas muertes, en primer lugar, y reclamar soluciones lógicas a nuestras autoridades para evitar males mayores en el futuro.

De nada vale, poner puertas al campo. De nada vale, hacer cierres técnicos de las fronteras cada dos por tres. De nada vale, decidir -de forma unilateral e improvisada- que hay que "reorganizar y reducir" el comercio fronterizo. De nada vale, todo el esfuerzo y dedicación de los policías y guardias civiles que se dejan la piel en controlar los puestos fronterizos y las vallas perimetrales que circundan nuestras ciudades. De nada vale, intentar cambiar la estructura económica de nuestras ciudades si no se planean y desarrollan alternativas previamente. De nada valen, tampoco, los parches que se inventan para intentar tapar o corregir cada uno de los errores cometidos anteriormente…
Las colas de entrada en Beni-Enzar y las esperas de muchos melillenses y residentes en Nador se hacen eternas y desesperan a todos ellos. Unos, ya han decidido no volver a salir a Marruecos y los otros se piensan mucho volver a Melilla para hacer compras. Y no hablo de los horarios en que se habilita el paso para el comercio fronterizo. Hablo de las personas con permiso de trabajo, con DNI o con pasaporte (sin necesidad de visado) que los viernes, sábados y domingos sufren estos inconvenientes que para nada tienen su origen en el comercio fronterizo. Por supuesto que hay que aplicar cuantos filtros y controles a la entrada sean necesarios para garantizar la seguridad, pero ¿Qué nivel de seguridad tenemos en nuestras calles y barrios? ¿Dónde están los miles de turistas que iban a llegar? ¿Dónde se han quedado los cientos o miles de compradores que se esperaban en las tiendas del nuevo Cc? ¿Para qué queremos tantos carriles de control a la entrada si no se utilizan cuando es necesario? ¿Culpa de Marruecos y del comercio fronterizo?...

Me temo que estas y otras muchas cuestiones necesitan una reflexión y una respuesta veraz por parte de las autoridades que han tomado decisiones sin contar con el tejido empresarial, los agentes sociales o la propia ciudadanía.

Recurramos a las leyes de la naturaleza para ver cómo y por qué se han hecho mal las cosas. Sabemos - y así se ha reconocido por las autoridades- que en Melilla y Ceuta venían desde hace años entrando diariamente unas 20 ó 30.000 personas y cientos de vehículos a fin de participar en las salidas de las mercancías que se mueven el comercio fronterizo siendo ésta la única forma de subsistencia que tienen todas esas personas y que sostienen la única actividad económica de Ceuta y Melilla. O ¿es que hay otras y algunos no nos hemos enterado?
La necesidad de alimentar a la familia es una necesidad y una fuerza imparable de la naturaleza. Además de estos miles, antes también venían otros cientos de personas a hacer sus compras y disfrutar de los encantos de Melilla y nuestra hermana Ceuta. Pues bien, esta marea de personas es como el agua de los ríos que fluyen de forma natural y pacífica y quieren a llegar a su destino sin importarle las dificultades orográficas, los obstáculos y cualquier otro impedimento físico que impida su paso… Cuando esto ocurre, el agua pese a su "fragilidad" rompe muros de hormigón, abre nuevos cauces cuando hace falta, salta cascadas y arrasa todo lo que se interpone en su camino. Pues con la frontera ha pasado lo mismo… lamentablemente.

Hasta que la Delegación del Gobierno -de acuerdo o no con la CAM- dispuso que se debería reducir la entrada de personas por el paso de Beni-Enzar y que sólo se permitieran dos horas para el comercio fronterizo, estos sucesos no eran habituales. Pero desde que en junio o julio - para evitar que las colas llegasen desde la frontera a la Plaza España (sic) y conseguir que Beni Enzar fuera un frontera de corte europeo (sic) - se decidió "reordenar y reducir" el comercio fronterizo, no se previeron las consecuencias de esa decisión y, por tanto, no se adoptaron medidas para paliar lo que iba a pasar y que, por desgracia, ha pasado.

Entre otras cosas, porque una gran parte de esas 20 ó 30.000 personas que antes entraban por Beni-Enzar se han visto obligadas a hacerlo por el paso de Barrio Chino que no está diseñado para absorber más que unas 500 ó 1.000 personas al día. Y si además, se "estrecha" el paso reduciendo el horario de entrada y salida por el mismo, es normal que se acumulen las personas a primera hora e intentar entrar todos a la vez… y se producen avalanchas, imperando la ley del más fuerte (propia de la naturaleza) avasallando y arramblando con todo lo que se interponga en su paso. Esto es lo que la naturaleza y las personas van a seguir haciendo. Y ya pueden ustedes poner horarios restringidos, más vallas, más tornos, más policías, más impuestos a los fardos de ropa usada, menos impuestos a otros artículos propios -aunque no exclusivos- de las tiendas del nuevo Centro comercial, disminución del tamaño de los bultos y todas aquellas otras actuaciones que de forma no planificada se vienen haciendo o proponiendo para realizarlas en un futuro más o menos próximo no van a tener un resultado positivo ni a corto ni a medio plazo si no se hace de forma coordinada. Si se tapona algo y la presión aumenta, finalmente, explota. Y con todo lo que ustedes han hecho de forma descoordinada y mal planificada han conseguido que lleguemos a la situación actual. Y, esto, no se va a perdonar ni a olvidar.

Desde la Delegación del Gobierno se le echa la culpa de todo a Marruecos a pesar que se le ha pedido colaboración para dejar libre de comercio fronterizo a Beni-Enzar y parece que la ha dado, ya que el Presidente Imbroda así lo reconoció y agradeció públicamente. ¿En qué quedamos? ¿Se le ha pedido la misma colaboración para Barrio Chino y Farhana? ¿Se ha negado Marruecos a dicha colaboración en caso de habérselo pedido? Ustedes sabrán lo que han hecho… Nosotros estamos totalmente de acuerdo en que la fluidez y seguridad en la frontera depende de ambos países. No es una opinión personal ni interesada. Las propias autoridades y los representantes de los sindicatos de las FCSE así lo manifiestan. Y a la vista está que nosotros, mejor dicho, ustedes no han hecho lo que les correspondería o, al menos, con la racionalidad y la previsión que debieron.

Se dice y comenta en público que el comercio fronterizo se ha incrementado exponencialmente (multiplicándose por no sé cuantos) en los últimos años. Y se ofrece como muestra de ello las cifras de las toneladas de mercancías llegadas a nuestro Puerto en 2016. Pero las estadísticas -como todos sabemos- tienen truco. En este caso, no todas los miles de toneladas de productos llegados son objeto del comercio fronterizo. Se hablaba de casi 1,2 millones de toneladas descargadas en 2016, pero si descontamos las taras de los equipos de transporte y las mercancías no afectas al comercio fronterizo (combustibles, etc..) no pasaríamos de unas 450.000 toneladas susceptibles de salir por la frontera con Marruecos y sin descontar el consumo local de nuestros ochenta y tantos mil habitantes que también necesitan comer, vestirse y adquirir otros bienes.

Según los datos que se publican en la Memoria Anual de la Autoridad Portuaria el nº de UTIS (plataformas) y de TEUS (contenedores) el incremento desde 2013 a 2016 ha sido del 26% (incluido los materiales de construcción) para los primeros y del 11% para los segundos. No disponemos aún de las cifras oficiales de 2017 pero tenemos constancia que el nº de contenedores descargados LLENOS con mercancía en Melilla en el tráfico LO-LO ha descendido más de un 25% en el cuarto trimestre del año con respecto a la media de los nueve primeros meses. Todo ello, a raíz de que los importadores empezaron a cancelar pedidos ante la dificultad de que pudiesen salir por la frontera las mercancías importadas. Si se pretendía reducir el comercio de importación, lo han conseguido. Tampoco el comercio local y tradicional ha salido muy bien parado que digamos: cierres y más cierres de comercios tradicionales o de los formatos adaptados a los nuevos tiempos…
Esta estadística no admite "cocina" pues son datos facilitados por la propia APM y los de 2017 son obtenidos de las navieras que han operado en Melilla con contenedores (MAERSK LINE, SAFMARINE, SEAGO LINES, OPDR, MSC, WEC LINE) en las líneas que cubren este tráfico. Por cierto, muy "contentas" con la seguridad que ofrece el Puerto de Melilla no están. ¿Dónde está el crecimiento exponencial? ¿Es este crecimiento el culpable del caos en la frontera? ¿En qué economía de mercado libre se desprecia y se "criminaliza" un crecimiento de la actividad comercial?
Los empresarios NUNCA hemos estado en contra de la seguridad en nuestras fronteras. Es más, la hemos reclamado y exigido públicamente. Como todos los melillenses queremos una Melilla segura. Lo que hemos denunciado y rechazamos es la forma de "reorganizar y reducir" el comercio fronterizo por ser tachado de culpable del caos fronterizo.

Nunca nos hemos opuesto los empresarios a que Beni Enzar quedara para el turismo (sin comentarios al respecto), el paso de mercancías documentadas y para las personas que salían con bolsas como se había hecho toda la vida, eliminado la salida de bultos y coches cargados "hasta las trancas". A instancias nuestras, se han llegado a circular fotos o carteles confeccionados o facilitados por la Delegación del Gobierno con imágenes claras de los tipos de bultos que "SI" se permitirían salir y con los bultos que "NO" se dejarían pasar por Beni-Enzar. ¿Para qué? Cada policía de turno decide lo que sale y lo que no, en qué momento y quien lo hace… aunque desde la Delegación se diga que no es verdad ya que han dado instrucciones precisas y concretas. Desgraciadamente, la realidad es otra. Hay infinidad de grabaciones y fotos que lo demuestran pero que, por motivos legales, no se pueden utilizar como pruebas sin que el autor o el que las difunde se vea incurso en algún tipo delictivo o ilícito penal.

Los empresarios para adaptarse a la nueva realidad han empezado a incrementar las exportaciones documentadas pero las plataformas con sus mercancías no pueden acceder al Recinto Aduanero porque no hay espacio suficiente y son multadas por la Policía Local porque no llevan el DUA; y si lo llevan, son multados por la Aduana precisamente por haber tramitado la declaración de exportación antes de llegar al Recinto. A las personas no dedicadas al comercio fronterizo que llevan en su maletero las compras realizadas se les denuncia por "no declarar" o documentar como "expedición comercial" las mismas. De locos… aunque lo fuesen. Se le ha dicho a las autoridades y a la propia Aduana que haya coordinación entre una Administración y otra. Pero, ni flores… La Aduana, dice que no es su problema. Y la Policía Local, sigue multando a estos transportes de exportación y en otros casos "por circular sin autorización por una vía contraviniendo la ordenación determinada por la autoridad competente en la calle General Villalba, 51"... Se ha pedido la ampliación del Recinto Aduanero con la incorporación al mismo de la explanada adjunta sin que nos hayan dicho fecha prevista para ello.

Se ha permitido -pensamos que con buena voluntad por parte de quien así lo decidió - que unos cientos de furgonetas ILEGALES fuesen las únicas que podían llevar las mercancías al Barrio Chino. Ello, en perjuicio de los comerciantes a los que no se les ha permitido el uso de sus vehículos con todos sus permisos (incluso, sancionándoles) y favoreciendo a los "seleccionados" por la Guardia Civil que han llegando a cobrar miles de euros por un porte… los transportistas ilegales, no los guardias. En erradicar ésta situación se está trabajando desde hace pocas semanas en colaboración con la Asociación de Transportistas y esperamos se acabe con esta flagrante ilegalidad cuanto antes. La idea era buena pues evita el penoso trabajo de cientos de porteadores de acarrear los bultos de un punto a otro, pero la forma ilegal de llevarla a cabo y el resultado no han sido tan positivos.

Para paliar la medida que acabaría con esta ilegalidad, se decidió pedir a la C.O.A. el establecimiento de una línea entre Beni-Enzar y Barrio Chino para facilitar que los compradores pudieran entrar por este paso, bajar a hacer sus compras en las naves cercanas a Beni-Enzar y volver a subir al Barrio Chino para salir por allí. Buena idea, pero mala planificación: no se prepararon las paradas de los autobuses; no se pudieron los medios para evitar aglomeraciones; no se explicó que el servicio no estaba para transportar grandes bultos sino personas con sus compras; se ha dado prioridad en la salida a los que llevan el billete de ida y vuelta, obligando a todo el mundo a usar este servicio si quiere entrar en la cola de salida. Resultado: Peleas, aglomeraciones, suspensión del servicio (de forma temporal), abuso de los más fuertes, reventa de los billetes de la COA que acaparan los que más pueden pagar para sacar mercancías perjudicando al resto de porteadores y, por supuesto, a los comerciantes de Beni-Enzar que no mueven en sus comercios los llamados bultos.

Se han permitido las llamadas "consignas" que no son más que almacenes ilegales en los que se descargan las plataformas y contenedores y se preparan los bultos para salir por Barrio Chino. Por supuesto, sin ningún tipo de permiso administrativo para realizar esa actividad y "presuntamente" usando a trabajadores ilegales aunque hasta que la Inspección de Trabajo no asome por allí sus narices no habrá constancia de la misma. ¿Aparecerán por allí alguna vez? Se nos ha comentado desde la Consejería de Medio Ambiente que se va a identificar a esas personas y se procederá a su expulsión del territorio nacional con la prohibición de volver a entrar en Melilla pues las sanciones económicas que pudieran imponerse no tienen efecto alguno al tratarse de insolventes. Tras nuestras denuncias al respecto, el Presidente anunció que ya se había instado al Juzgado el necesario permiso para derribar cinco de esas instalaciones. Habrá que seguir insistiendo y vigilando las otras instalaciones que existen y las que puedan sustituir a las detectadas ya y denunciadas por la CAM.

También se ha denunciado desde la Plataforma de Empresarios la existencia de importadores "fantasma" que no son más que testaferros de empresas extranjeras que mueven cientos de contenedores y plataformas sin tener ni un solo empleado o local a su nombre en esta Ciudad (usando pare ello las "consignas") y que, posiblemente, no declaren correctamente sus beneficios o usen esta actividad "legal" para mover el dinero procedente de actividades poco lícitas. Dado el alto nivel tecnológico e información de la que dispone la AEAT debería ser muy sencillo para sus inspectores cruzar los datos de las importaciones que se declaran en la aduana (quizás los valores no sean muy correctos, pero ese es otro tema) con las declaraciones de exportación o tránsito que realicen y el valor declarado en la Aduana marroquí; las mismas declaraciones del ISS que hayan realizado (si es que las hacen) y los movimientos bancarios para el pago de las compras al extranjero y los ingresos por las ventas realizadas para justificar el importe de su circulante darían bastante indicios para adoptar medidas contra ellos. Si la AEAT admitiese la denuncia anónima más de un empresario estaría dispuesto a facilitar datos sobre presuntos testaferros y que la Justicia decida si su actividad es legal o no…
La salida por Farhana plantea también sus problemas, como es lógico, ya que concentra además de su "tránsito" habitual el que se ha desviado de Beni-Enzar. Todos hemos visto las fotos con las colas de coches aparcados en los arcenes de la carretera de circunvalación y la estampida que se produce cuando se permite la salida por la frontera. Algo parecido a la antigua salida de la carrera "24 horas de Le Mans"… Pero parece que este paso, a pesar de todos los inconvenientes que supone para los ciudadanos que quieren circular por sus proximidades está funcionado con cierto orden y fluidez, salvo por la limitación de horarios y algún que otro "cierre técnico" que a veces se decide de forma más o menos poco justificada. Incluso la Policía Local, a veces, llega a impedir el paso hacia el puesto fronterizo siguiendo órdenes, se supone. Al menos, así se comenta entre los usuarios del mismo. Cierto es que se ha anunciado ya el inicio de los procedimientos necesarios para desdoblar la actual carretera hasta la frontera. Insistimos: a menor horario de salida, más presión para querer salir. A más horario, más fluidez en la circulación. Y, por último, no olvidemos las leyes de la Física: dos cuerpos no pueden ocupar el mismo lugar. Y no me refiero a los FCSE que cada uno tiene su misión aunque a veces se les encarga de las que no le corresponden. Por ejemplo, a la Policía que además de controlar personas y su documentación les han ordenado que "controlen" la mercancía de las personas que quieren sacarlas con destino Marruecos. Me refiero a lo angosto y a la falta de seguridad con las que se han dotado los tornos de entrada y salida en los puestos fronterizos. Cuando más de una persona intentan a la vez entrar en el torno donde sólo cabe una de ellas, se llega a bloquear el mismo, provocando parones, aglomeraciones y avalanchas… ¿Existen mecanismos para que se liberen de forma fácil y no sigan bloqueando a las personas que se encuentran en su interior? A lo mejor, el fallecido de hoy y los heridos no hubiesen sufrido las consecuencias de quedar atrapados. ¿Alguien había pensado en ello cuando se diseñaron? Nos tememos que no…
Ya dijimos al principio que el agua fluye mansamente hasta que se le opone un tapón u obstáculo en su camino. Siempre se ha dicho que "la Naturaleza es sabia"… ¿por qué no la imitamos?. A lo mejor, esta sencilla solución de ampliar horarios permite que las personas y el comercio fluyan tranquilamente a través de nuestra frontera.