Melilla Hoy 23/10/2017
23 de octubre de 2019, 20:17:57
Justicia


Petición de 4 años y medio de prisión por robar un televisor

El acusado supuestamente accedió al domicilio escalando por la fachada, estando uno de los ocupantes todavía dentro del mismo

Por Fernando Lamas Moreno

El 19 de noviembre de 2015 se produjo el robo de un televisor en una vivienda tras escalar por su fachada varios individuos. El acusado, para el que la Fiscalía pide cuatro años y medio de prisión, sostiene que no participó en el robo y que fue él quien recuperó la TV cuando la vendían en el rastro.


El 19 de noviembre de 2015, entre las siete y las ocho y media de la tarde, tres individuos accedieron escalando al interior de una vivienda en la calle Dámaso Alonso, con la intención de robar en su interior. Dentro de la casa todavía se encontraba uno de los inquilinos, compañero de piso de la perjudicada, quien afirmó ante la Guardia Civil haber visto cómo el acusado se llevaba un televisor de marca Samsung, acusación que no ratificó al ser cuestionado por la fiscal, afirmando no recordar nada y no haber visto “nada de nada”, en clara contradicción con sus declaraciones previas.
Cabe decir que, en dichas declaraciones que no ratificó, el compañero de piso, un hombre de edad avanzada, afirmó que el acusado -junto con otros jóvenes- había sido responsable del incendio que destruyó su casa y que su grupo le esperaba cuando iba a sacar dinero para robárselo todo, no habiéndolos denunciado nunca “por miedo”.
La propia perjudicada declaró haberse encontrado la puerta de su habitación forzada cuando regresó de hacer la compra.
Días después del robo, el propio acusado (un vecino) le devolvió el televisor a la perjudicada, asegurándole que lo había encontrado un sábado en el rastro y lo había recuperado para ella. A pesar de la devolución de la televisión, la perjudicada declaró ante el juez que quería reclamar por la puerta rota.

Receptación
El acusado se defendió afirmando que no había estado en el interior de la casa y que no sabía nada del robo. Según el acusado, después de que el compañero de piso dijera haberle visto entrar en la casa, hablaron con él para pedirle la televisión. Ante esto, y como mantuvo que no había sido él, se comprometió a buscarla, dando con ella en el rastro, donde otra persona estaba tratando de venderla.
Así mismo, el acusado recordó que otro joven había admitido en sede policial haber sido él quien había robado la televisión, y reiteró que él sólo la había comprado con el objetivo de devolverla a sus legítimos dueños.

Robo con fuerza
El Ministerio Fiscal solicitó para el acusado la imposición de una pena de cuatro años y medio de prisión por un delito de robo con fuerza.
La defensa, por su parte, solicitó la libre absolución del acusado al entender que no había pruebas de cargo suficientes contra su cliente.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es