Melilla Hoy 23/10/2017
23 de octubre de 2019, 12:37:41
Justicia


Petición de 15 meses de prisión por robar 1.300 euros de la hucha de un “amigo”

El acusado tiene antecedentes por siete condenas previas por delitos de hurto, quebrantamiento, conducción sin licencia y resistencia

Por Fernando Lamas Moreno

El 23 de noviembre de 2016, en una vivienda de los Pabellones Militares situados cerca de Alfonso XIII, dos “amigos” se encontraban viendo un partido de fútbol cuando uno de ellos, el acusado, aprovechó la breve ausencia del otro -iba al baño- para supuestamente apropiarse de 1.300 euros que el denunciante guardaba “para su hijo” en una hucha. El supuesto ladrón fue sorprendido por el denunciante, quien declaró que “tras la pillada” éste se había comprometido a devolvérselo, si bien nunca lo hizo. El Ministerio Fiscal interesó para el acusado una pena de 15 meses de cárcel sin suspensión (cuenta con un amplio historial de antecedentes penales), mientras que la defensa pidió su libre absolución por no haberse hallado relación entre su cliente y el dinero desaparecido.


Según la descripción de los hechos realizada por la Fiscalía, el 23 de noviembre de 2016, sobre las nueve y media de la noche, el acusado y el denunciante, quien por entonces era su amigo, se encontraban en el domicilio del denunciante -en los pabellones militares- viendo un partido de fútbol.
Aprovechando que el propietario de la casa iba al baño, el acusado se dirigió a un mueble donde se guardaba dinero en efectivo, tanto a simple vista como en dos huchas de lata, para supuestamente forzar dichas huchas con ánimo de llevarse el dinero que contenían. El denunciante afirmó que, al salir del baño, pilló “con las manos en la masa” a su supuesto amigo, a quien conocía del trabajo ya que el acusado había estado trabajando para los Planes de Empleo en su cuartel. Siempre según la exposición de la acusación, al ser pillado “in fraganti”, el acusado trató de “escurrir el bulto” diciendo que le estaba cogiendo el dinero -1.300 euros- “para gastarle una broma”, aunque habría terminado por reconocer los hechos, comprometiéndose a devolverlo.
A pesar de esto, al día siguiente, el acusado supuestamente se habría negado a devolver el dinero, amenazando al denunciante con “arruinarle la vida” y hablando mal de él en el trabajo.
El denunciante, en su declaración ante el juez, recordó que el dinero que el acusado supuestamente se había llevado era de su hijo, dado que todos los meses metía 50 euros en la hucha para el futuro.
La mujer del denunciante, quien durante el transcurso de los hechos se encontraba “peleada” con su marido, afirmó que, pese a que “ya le había advertido” sobre que el acusado no le hacía “ni pizca de gracia” ni le “inspiraba confianza” -por lo que había escuchado de él en la calle-, su marido hizo caso omiso a sus advertencias y lo “metió” en la casa, hasta el punto de dejarle las llaves durante un fin de semana, cuando apenas lo conocía de unos pocos meses; “él es así, quiere ser amigo de todo el mundo”.

De fiesta
El acusado negó la versión del matrimonio, aunque confirmó tanto haber estado aquella noche en casa del denunciante como “tener una buena amistad” con él pese a que se conocían de tan sólo unos meses atrás.
Según la versión ofrecida por el acusado, el denunciante le convenció para ir de fiesta y se ofreció a invitarle, ya que él no tenía dinero. Al ir a coger efectivo a las huchas -las abrió con un abrelatas-, el denunciante se habría percatado de que estaban vacías, acusando directamente a su amigo allí presente de haber aprovechado su salida al baño para robarle, y obligándole a prestarse a un registro de sus pertenencias.
El Ministerio Fiscal solicitó una pena de 15 meses de prisión para el acusado por un delito de hurto, sin posibilidad de suspensión de condena dado el amplio historial de antecedentes penales del mismo -hasta siete condenas previas a este procedimiento-.
La defensa interesó para su patrocinado la libre absolución, en tanto en cuanto consideró que la declaración del denunciante estaba “repleta de contradicciones”, no habiendo presenciado éste el forzamiento de las huchas y no existiendo tiempo material para sustraer el dinero de las mismas en los escasos minutos que el denunciante estuvo en el baño. Según la defensa, ni el propio denunciante ni su mujer saben realmente cuando se les sustrajo el dinero, dado que la mujer declaró que ya le había comunicado al denunciante días atrás que las huchas parecían forzadas, y dado que no existía prueba alguna que vinculase a su patrocinado con el hurto.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es