Melilla Hoy 23/10/2017
5 de diciembre de 2019, 22:39:19
Justicia


Le piden 5 meses de prisión por provocar un accidente conduciendo ebrio

El acusado tomó una curva a alta velocidad, invadiendo el carril contrario y obligando a otro conductor a esquivarle

Por Fernando Lamas Moreno

El 1 de abril de 2017 un conductor en estado de embriaguez provocó un accidente en la curva de acceso a la carretera del Hospital Militar. Los reflejos del perjudicado a la hora de esquivar el coche del acusado evitaron un mal mayor. El acusado, que tiene antecedentes por el mismo delito, se enfrenta a 5 meses de prisión y 2 años de retirada del carnet.


El día 1 de abril de 2017, sobre las 11:55 de la mañana, se produjo un accidente el la carretera del Hospital Militar, concretamente en la curva que sale de la calle Altos de la Vía, cuando el vehículo del acusado, un todoterreno, tomó la curva violentamente, invadiendo el carril contrario y obligando a otro todoterreno a esquivarlo. A pesar de la maniobra, el vehículo del acusado golpeó al otro coche, en el que viajaba una familia, en la parte trasera.
El perjudicado, que afirmó haberse librado por los pelos de un golpe mucho peor, acabó peleándose con el acusado. Cuando los agentes llegaron, percibieron que el acusado mostraba síntomas de intoxicación etílica y le realizaron una prueba de alcoholemia en la que dio positivo (0,44 y 0,48 mg/L). Pese a que el positivo estaba por debajo del límite penal, al haber causado un accidente se le imputó un delito de conducción bajo el efecto de las bebidas alcohólicas.
El acusado se defendió afirmando que había bebido la noche anterior, “me recogí sobre las 00:30”, y que aquella mañana se había levantado a sacar al perro y a hacer unos recados. Así mismo, negó tajantemente que invadiera el carril contrario.
El Ministerio Fiscal interesó para él la imposición de una pena de 5 meses de prisión y dos años de privación del permiso de conducir, sin opción de suspensión, toda vez que le constan antecedentes penales por otros dos delitos contra la seguridad vial, uno en 2009 por el mismo delito de conducción bajo el efecto de las bebidas alcohólicas y otro en en 2013 por conducción sin licencia. La defensa pidió la absolución aludiendo a la levedad del accidente: “fue sólo un roce de vehículos”.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es