Melilla Hoy 23/10/2017
23 de febrero de 2020, 9:00:43
Justicia


Le piden 21 meses de cárcel y 68.562 euros por robar material de una nave industrial

El acusado negó los hechos y atibuyó la acusación a la envidia que le tiene su primo, quien le señaló como autor del robo

Por Fernando Lamas Moreno

La tarde del 19 de abril de 2015 se produjo un robo en la nave de la empresa local de instalaciones eléctricas “Himosa”. Los ladrones reventaron una ventana de seguridad con una maza y se llevaron 65.000 euros en material y 100 euros en efectivo, siendo valorados los daños a la nave en más de 3.000 euros. El acusado, un hombre marroquí que se dedicaba a lavar coches en la zona, fue señalado por su primo (el hijo del “guarda”) como autor de los hechos, si bien éste lo ha negado todo, atribuyendo dicha acusación a la “envidia” que le tiene el primo. El Ministerio Fiscal interesa para el acusado 21 meses de prisión por un delito de robo con fuerza y el pago de una indemnización de 68.562 euros.


Entre las tres y las seis de la tarde del día 19 de abril de 2015, en el polígono industrial del SEPES, se produjo un robo en una nave perteneciente a la empresa local de instalaciones eléctricas “HIMOSA” (Hijos de Moreno S.A.).
Según la descripción de los hechos planteada por el Ministerio Fiscal, el acusado, un ciudadano marroquí que llevaba años dedicándose a limpiar coches en la calle (en las inmediaciones de la nave asaltada), accedió al recinto en compañía de otras dos personas no identificadas, saltando la valla perimetral y reventando con una maza el cristal de seguridad de una de las ventanas de la nave.
Tras acceder al interior, causando unos daños valorados en 3.462 euros, el acusado y sus acompañantes habrían sustraído 104 mil metros de hilo de línea (cobre), 100 euros en efectivo, 6 micrófonos y varios taladros a batería, materiales valorados en un total de 65.000 euros.
Quien identificó al acusado fue su propio primo, hijo del “guarda” de la zona y quien pudo reconocer al acusado al visionar las imágenes de las cámaras de seguridad de la nave de enfrente (a petición de la Policía).
El acusado negó los hechos, afirmando que el nunca había hecho más que limpiar coches, y afirmó que su primo (quien no se presentó a ratificar su declaración) le tenía “envidia” y había tratado de buscar su ruina personal con esta falsa acusación.
El acusado afirmó que desde que esto sucediera, la Policía le niega el acceso a la ciudad: “miran en el ordenador y me dicen que yo soy un ladrón y que no puedo entrar”.
El Ministerio Fiscal interesó para el acusado la imposición de una pena de 21 meses de prisión por un delito de robo con fuerza en las cosas más el pago de una indemnización por valor 68.562 euros a fin de restituir tanto los daños en la nave como el material robado.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es