Melilla Hoy 23/10/2017
5 de diciembre de 2019, 17:46:25
Medio Ambiente


La Ciudad Autónoma deja como peatonal el triángulo de Héroes de España a Gral. Pareja

La medida se ha llevado a cabo tras consultar a los comerciantes de la zona, que se han mostrado en su mayoría partidarios a restringir la zona a los vehículos.- Desde ayer solo pueden entrar con coche residentes, servicios autorizados y transportistas

Por Paqui Sánchez T.

La Ciudad Autónoma ha decidido restringir el acceso de vehículos a parte del centro histórico, concretamente en el triángulo de la Plaza Héroes de España a General Pareja, entre la Avenida Juan Carlos I y General Marina, tras remodelar la zona para convertirla en una plataforma única. El Consejo de Gobierno aprobó el viernes la medida, que empezó a aplicarse ayer, tras hacer una consulta a todos los comerciantes ubicados allí para saber si preferían que se volviera a abrir al tráfico, como antes de la obra, o peatonalizar la zona, como ya reclamaban prácticamente todas las asociaciones del Foro por la Movilidad y la ciudadanía en general.


Esta peatonalización, que desde la finalización de las obras se estaba aplicando de forma provisional, se empezó a aplicar formalmente desde ayer con la instalación de unas señales que prohíben el paso de vehículos, salvo a residentes, servicios autorizados y transportistas para carga y descarga.
Estas señales permiten el tráfico de los vehículos de esos colectivos únicamente de lunes a sábados de 8.00 a 13.00 y de 16.00 a 18.00 horas, siempre y cuando lo hagan durante 20 minutos y a una velocidad máxima de 10 km/h, para lo que la Policía Local expedirá en el plazo de un mes unas tarjetas a los residentes, según informó el consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo.
La Ciudad Autónoma ha adoptado esta medida después de hacer una consulta a los comerciantes de aquella zona, que en un cuestionario de 8 preguntas que les han formulado funcionarios de dicha administración, han expresado una opinión mayoritariamente favorable a la peatonalización, al igual que el resto de la ciudadanía y las asociaciones del foro de movilidad.
Quevedo defendió que se vaya a dar este paso porque, como señaló, ir hacia un modelo peatonalizado “ha funcionado en todo el mundo” y dinamiza el consumo en los establecimientos comerciales y hosteleros de la zona donde se implanta, que es lo que busca la Ciudad Autónoma para hacer más atractivo el comercio minorista frente al auge del que se realiza por Internet.
El anteproyecto del centro
La definición del uso de este triángulo fue aprobada el pasado viernes por el Consejo de Gobierno en el marco del anteproyecto de urbanización de la zona centro de Melilla, en la cual también se incluye la modificación puntual del Plan de Movilidad Urbana Sostenible.
Quevedo aseveró que este anteproyecto, en el que la Ciudad Autónoma empezó a trabajar en 2015 con la remodelación de algunas vías del centro para diseñarlas como plataforma única, es “el plan más ambicioso” que se ha llevado a cabo en esta emblemática zona de Melilla desde que se empezó a urbanizar a principios del siglo XX.
Uno de los aspectos fundamentales de este anteproyecto es el diseño de todas las calles como plataforma única, salvo la calle General Marina y la Avenida de la Democracia, que se quedarán con carriles y aceras diferenciadas con bordillos, pero con un mayor espacio peatonal y tres pasos de cebra para “intentar eliminar la barrera que crea el Parque Hernández” y, a su vez, calmar el tráfico.
Quevedo defendió el diseño de estas calles como plataforma única, con una limitación de la velocidad a 20 km/h y aparcamientos en línea, porque son “versátiles” y, sin necesidad de llevar a cabo ningún desembolso económico, permite cambiar de uso peatonal a rodado.

La Avenida
En cuanto a la Avenida Juan Carlos I, vía principal del centro, el anteproyecto aprobado plantea la eliminación de los aparcamientos en línea y la ampliación de sus dos aceras hasta los 2,20 metros, pero dejando los dos carriles actuales para tráfico rodado, debido a los problemas que plantearía para la conexión rodada de los barrios situados al oeste con el centro.
Con esta medida, la Ciudad Autónoma ha optado por no atender la petición de las asociaciones Melilla ConBici y Guelaya, que pedían cerrar la Avenida a los vehículos, ya que considera que esa peatonalización podría dar lugar a una vía “desértica”, habida cuenta que es más amplia que la calle Larios de Málaga, pero sin tanta población ni turismo como la capital de la Costa del Sol.
No obstante, la Administración melillense apuesta por convertir en peatonal la Avenida Juan Carlos I en momentos puntuales, y facilitar el tráfico rodado en ella haciéndola “una calle limpia” eliminando la posibilidad de tener “afluentes” en sus encuentros con las calles Chacel y Sidi Abdelkader, pero sí permitiendo la salida por calle Cervantes hacia el norte, y calle General Pareja hacia el sur.
Asimismo, el anteproyecto contempla la creación de dos plazas peatonales, una de ellas delante del Teatro Kursaal como zona emblemática cultural del centro, lo que obliga a modificar el tráfico de la calle Cándido Lobera y dejarla como sentido único de bajada, lo que viene a resolver el problema de estrechez que ahora sufre con el doble sentido y los contenedores. Como alternativa, Quevedo planteó que el tráfico de subida se haga por la Carretera de la Alcazaba o por Padre Lerchundi.

La Plaza de España
Otro de las mayores transformaciones que plantea este anteproyecto es la Plaza de España, que adoptará un papel de intercambiador modal donde se concentrarán todas las paradas de autobús urbano y taxi, para lo que se eliminarán “algunos aparcamientos” con la idea de facilitar la visualización de sus jardines, ahora tapados por los coches estacionados.
De igual manera, la Plaza de España reducirá sus carriles de tráfico de los tres actuales a dos, ya que uno se destinará a carril bici, y se ampliarán las aceras para fomentar el uso de este espacio por parte de los peatones, objetivo por el cual se “partirán” las zonas verdes intermedias, que ahora dificultan los itinerarios rectos.
El consejero de Coordinación y Medio Ambiente defendió que, con este proyecto, incluido en la modificación del PMUS, el tráfico en el centro se va convirtiendo de manera paulatina en desplazamientos peatonales “de una manera progresiva y consensuada”, de ahí que se empezara desde 2015 con la remodelación de las calles O’Donnell, Plaza Héroes de España, Justo Sancho-Miñano y Chacel, y ahora se vaya a hacerlo mismo hasta General Pareja, tanto en Prim como en O’Donnell.

Parking y zona azul ante la pérdida de aparcamiento

Quevedo admitió que este anteproyecto supondrá una reducción de las plazas de aparcamiento que hay en el centro, actualmente 1.118, al eliminar los estacionamientos en algunas vías y pasar de batería a línea en otras. No obstante, apuntó que “se quitan muchos menos de los que quisieran las asociaciones” e indicó que “lo normal” es que se vaya implantando la zona azul para favorecer la rotación de vehículos.
De igual modo, abogó por potenciar el uso del parking público. Para ello, asociaciones de comerciantes han planteado a la Ciudad la posibilidad de que los clientes de los establecimientos del centro puedan aparcar “prácticamente sin coste” en el parking Isla Talleres mediante unos bonos que se facilitarían tras la compra.

Respaldo mayoritario de los comerciantes

Quevedo dejó claro que este paso hacia la peatonalización del triángulo de Héroes de España a General Pareja no se ha adoptado hasta conocer la opinión de los comerciantes que tienen allí sus negocios. Y aunque recordó que la asociación que los representa siempre ha mostrado su rechazo a restringir el tráfico en la zona, “cuando se les pregunta a los comerciantes es lo contrario y apuestan por la zona peatonal”.
Así lo refleja la consulta realizada por funcionarios de la Ciudad Autónoma a 42 de los 49 comercios de la zona, ya que la Administración no pudo contactar con los siete restantes. El 67,57 % cree que el espacio peatonal genera mayor demanda comercial y ventas, al 73 % le agrada más el modelo peatonal como ciudadanos, y el 51,35 % elige el espacio peatonal frente al 13,51 % que prefería mantener el tráfico y el 35,14 % que abogaba por fórmulas mixtas.
Resultados muy similares se han dado en la zona de Prim y O’Donnell.

Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es