Melilla Hoy 09/07/2020
11 de julio de 2020, 23:27:01
Ejército

Historia


El Fondo museístico del mes, dedicado al “Uniforme de Rayadillo”

Por Centro de Historia y Cultura Militar de Melilla”


Como continuación a la campaña de divulgación iniciada por el Centro de Historia y Cultura y, por el 120 aniversario de los sucesos que tuvieron lugar en Baler (Filipinas), el fondo museístico elegido es “El Uniforme de Rayadillo”. Los primeros antecedentes del rayadillo se remontan a las Milicias Cubanas de 1820 cuando su reglamento habla de “camisa azul listada”, y en 1855 se especifica que sea listada de blanco. Las Fuerzas de Voluntarios lo empiezan a usar a finales de la década de los 60 de ese siglo, y por fin el 26 de junio de 1876 se publica una Real Orden por la que se regula el uso de la uniformidad para los destinados en ultramar, estableciéndose como traje de campaña.



El Reglamento de Uniformidad de estas Fuerzas de Voluntarios lo describe así: “Chaqueta larga de dril rayado, cerrada por siete botones, pantalón de igual tela que la chaqueta”. El dril es una tela fuerte de hilo o algodón crudos. Esta chaqueta llevara dos bolsillos en los costados y uno en el costado izquierdo del pecho; pantalón de igual tela que la chaqueta, sin franjas, botas, polainas negras de montas, cartuchera, sable, revolver, espuelas y sombrero de paja.

Los uniformes crudos con rayado azul (de ahí rayadillo) permitían la rápida identificación y por tanto la materialización de la puntería por parte del enemigo sobre ellos, aunque era los más idóneos para la temperatura y dura climatología del terreno en época estival.

El 13 de enero de 1901 se reglamenta un traje compuesto de gorro, guerrera y pantalón de color azul, uniforme que se simultaneó con el rayadillo de “ultramar” que vestían las tropas recién llegadas de Cuba y Filipinas y de los que se guardaban gran número de unidades en los almacenes de Canarias. El 18 de junio de 1903, se reglamenta para las Islas Canarias y Baleares, el uso de un traje de faena fabricado en algodón de “grano de pólvora color siena” y que podía utilizarse como uniforme de verano. Lo cierto fue que poco a poco y desde 1906 obligatoriamente, se fue imponiendo el uso de un uniforme rayado, confeccionado en lona crema con rayas negras separadas, que terminaría conociéndose con el nombre de rayadillo peninsular y que se inmortalizo en la campaña de Marruecos de 1909.

Este uniforme fue usado por las tropas españolas en Cuba, Guam, Filipinas y Puerto Rico, una acertada elección de vestuario más adaptado a estos climas tropicales y cálidos, mejor que el tradicional uniforme de paño, incómodo y caluroso. Posteriormente surgieron diferentes versiones del rayadillo, aparte del peninsular, como por ejemplo el del Ejército de África (a veces también usado como uniforme de verano en la Península, al igual que el rayadillo peninsular), cuyas rayas eran negras, e incluso la versión de rayas rojas del Cuerpo de la Cruz Roja Española. La diferencia más significativa entre el rayadillo de Ultramar y el peninsular era el grosor de las rayas y la distancia de separación entre estas, siendo más tupidas en el primero y predominando el blanco en el segundo. El uniforme rayadillo puede verse en el Museo Historico Militar de Melilla de martes a domingo, de 10 a 14 horas, en el Baluarte de la Concepción.


Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es