Melilla Hoy 23/10/2017
20 de octubre de 2019, 11:10:39
Editorial


Punto final al 26M


La Junta Electoral de Zona puso ayer el punto final a las elecciones generales del 26 de mayo tras contabilizar el voto de los melillenses que viven en el extranjero y dar el visto bueno al escrutinio definitivo de esta cita electoral. Ahora ya sólo queda que los recién elegidos diputados de la Asamblea de Melilla recojan sus credenciales para que se pueda constituir el 15 de junio y dar comienzo a la nueva legislatura


Las elecciones generales no terminaron el pasado domingo con el recuento de los votos. Después de que los ciudadanos acudieran a sus respectivos colegios electorales y las urnas hablaran, ayer se llevó a cabo una segunda y necesaria parte, el recuento de los votos de nuestros paisanos que viven lejos de nuestras fronteras y que pese a estar a kilómetros de aquí y viven en otro país, también se interesan por lo que ocurre en el suyo. Hasta tal punto, que se muestran dispuestos a completar el siempre farragoso procedimiento del voto emigrante, que es, si cabe, mucho más complejo que el voto por correo en España. Esa dificultad para que los emigrantes puedan tomar parte en las elecciones de su país de origen ha dado lugar siempre a numerosas críticas, y muchas voces han atribuido a ese factor la escasísima participación que se da tradicionalmente en el Censo de Españoles Residentes Ausentes (CERA).
De los 5.113 melillenses que están en él y tenían derecho a votar el 26M, sólo 129 solicitaron ejercerlo y finalmente, 82 lo hicieron. Son muy pocos, incluso menos que en las elecciones generales, cuando fueron 189 los que solicitaron ejercer este derecho. Una escasa movilización que no es exclusiva de Melilla, ya que así también ha ocurrido en otros lugares de España, porque es una tónica general en el país. Esto, que se repite elección tras elección, tiene que dar lugar a un necesario cambio de sistema, como muchos han venido solicitando en los últimos años. Máxime si se tiene en cuenta que nos encontramos en una época donde la tecnología ha avanzado mucho y nos ayuda a acortar distancias en todos los sentidos. Es importante que se tenga en cuenta, puesto que el sistema actual no facilita que una parte considerable del censo, que ronda el 10%, pueda votar como sí hacen quienes tienen a mano sus colegios electorales. Eso hace que el voto emigrante se haya convertido en una mera anécdota en cada proceso electoral, restando valor a ciudadanos que, viviendo en otros países, muestran más interés en lo que pasa en el suyo que quienes habitan en él y no acuden a sus colegios electorales, que son millones a juzgar por el elevado nivel de abstención.
Mientras se produce o no ese cambio, la realidad es que la Junta Electoral de Zona puso ayer el punto final a las elecciones generales del 26 de mayo tras contabilizar el voto de los melillenses que viven en el extranjero y dar el visto bueno al escrutinio definitivo de esta cita electoral. Ahora ya sólo queda que los recién elegidos diputados de la Asamblea de Melilla recojan sus credenciales para que se pueda constituir el 15 de junio y dar comienzo a la nueva legislatura.
Pero lo más seguro es que este punto final sólo sea real en el aspecto oficial, esto es, en cuanto a los números y el escrutinio. A buen seguro que la resaca electoral continuará unos días más en el entorno de los partidos. Y es que quedan días intensos de diálogo y negociaciones para llegar a pactos que garanticen una legislatura estable. También es necesario reflexionar sobre lo que han dicho los ciudadanos a través de sus votos, algo obligatorio tras todo proceso electoral para las formaciones políticas concurrentes, una vez que los ciudadanos han pronunciado su palabra en las urnas.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es