Melilla Hoy 23/10/2017
19 de julio de 2019, 2:33:01
Sociedad


El colectivo de Asome celebra el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas pidiendo “protección jurídica” para este idioma

Los miembros de la entidad realizaron una mesa informativa y varios talleres para acercar a la ciudadanía a la asociación

Por Luisa María Sánchez Ballesteros

El 14 de junio se celebra el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas, jornada en la que la Asociación de Sordos de Melilla (ASOME) pidió “protección jurídica” para las Lenguas de Signos Españolas y acerca a la ciudadanía a esta celebración. Además, ASOME organizó en la Plaza Menéndez Pelayo una mesa informativa y algunos talleres sobre este idioma.


Ayer la Plaza Menéndez Pelayo fue escenario de otra mesa informativa disponible para la ciudadanía, pero en esta ocasión, la Asociación de Sordos de Melilla (Asome) ocupó el papel protagonista ofreciendo y enseñando a los viandantes que paseaban por la zona en busca de tiendas o negocios, un idioma que cada vez más se comparte y hace que cientos de personas con discapacidad auditiva se adapten a la sociedad: La Lengua de Signos. Además, todos los melillenses pudieron ser partícipes de la lectura del manifiesto; todos porque dos intérpretes relataron a la vez que uno de sus miembros leía la serie de peticiones que se hacía al gobierno de España.
En ocasiones, se pasa por alto hechos tan cotidianos como escuchar una canción o incluso la voz de un familiar muy allegado; no se le da la importancia que merece hasta que no se pierde o no se tiene. Esto es una de las cosas que desde la Asociación de Sordos de Melilla destacaron en la lectura de su manifiesto. “La lengua de signos es un derecho en sí mismo de las personas con discapacidad auditiva, que posibilita la consecución de muchos otros derechos fundamentales como es el de la Educación, el Empleo, la Formación o, incluso, el de la Participación”, manifestaron.

Un idioma más
De este modo, Juan Gabriel Márquez, un joven melillenses miembro de la asociación, incidió en que “con la lengua de signos, un bebé que aún no habla puede comunicarse con su madre; un niño que va por primera vez al colegio puede hacer amigos, aprender a leer y a escribir, etc.; un abuelo puede contar un cuento a sus nietos y dos hermanas pueden jugar”.
En este sentido, el joven continuó diciendo que “con la lengua de signos cualquier personas puede comprender el mundo y, lo más importante, comprenderse a sí misma. Y como cualquier otra lengua, permite desarrollar tu propio lenguaje interior”. De esta manera, desde la asociación melillense sostuvieron que “las lenguas de signos influencia en la construcción de la identidad sorda y la cultura sorda”

Protección jurídica
Del mismo modo, Asome, a través de joven miembro, mantuvo que “quienes usamos la lengua de signos española y catalana conformamos una minoría lingüística y cultural, y nuestros derechos han de verse garantizado como los del resto”.
Por ello, pidieron en su manifiesto que se incorporara las lenguas de signos españolas en el artículo 3 de la Constitución Española, al mismo nivel que el resto de las lenguas del Estado e incluirlas bajo la protección de la Carta Europea de las Lenguas Regional y Minoritarias.
Por otro lado, destacando varios puntos de los que se leyeron, solicitaron que se elabore la Estrategia Nacional sobre la Enseñanza, uso, protección y promoción de las lenguas de signos españolas; además de considerarlas desde la perspectiva de los derechos lingüísticos. Eso sí, coincidieron en afirmar en que “es tiempo de construir, es tiempo de ser libre”.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es