Melilla Hoy 23/10/2017
15 de diciembre de 2019, 6:19:48
Economía


La COA suspende su línea entre fronteras por la prohibición de Marruecos al paso del comercio atípico

La CEME ve con preocupación las trabas que el país vecino está poniendo a que pasen mercancías por los pasos de Barrio Chino y Farhana.- Recuerda que muchas empresas en Melilla viven de este comercio y han descendido las ventas

Por Paqui Sánchez T.

Tanto la Cooperativa Ómnibus de Autobuses (COA) como la Confederación Melillense de Empresarios (CEME-CEOE) revelaron ayer que las autoridades de Marruecos están prohibiendo que pasen mercancías del denominado comercio atípico por la frontera de Barrio Chino. Ello ha llevado a la empresa que gestiona el servicio de transporte público a anunciar que la línea lanzadera que conecta con sus autobuses las fronteras de Beni-Enzar y Barrio Chino para el transporte de bultos quedará suspendida desde el lunes 15 de julio.


Con esta decisión, que la COA anunció ayer en sus recién estrenados perfiles en las redes sociales, se pone fin a un servicio que estaba prestando desde el 20 de diciembre de 2017 con aproximadamente unos mil pasajeros diarios.
La línea lanzadera había tenido una importante acogida desde el primer día por parte de los porteadores, que optaban por pagar su billete por subir al autobús para ahorrarse hacer el trayecto a pie cargados con los fardos. Sin embargo, las restricciones que Marruecos está poniendo al paso de mercancías procedentes de Melilla han provocado bastante perjuicio a la compañía, que en numerosas ocasiones ha tenido que llevar de vuelta al paso de Beni-Enzar a los porteadores cargados con los fardos que no les dejaron pasar al país vecino.
En declaraciones a MELILLA HOY, el presidente de la Confederación Melillense de Empresarios (CEME-CEOE), José Reyes, confirmó las dificultades que se están dando en los pasos fronterizos por parte de las autoridades marroquíes para el paso de las mercancías del comercio atípico.
Un día después de que se reuniera con la Delegación del Gobierno, la Policía Nacional y la Guardia Civil para hablar de la situación de la frontera, Reyes fue tajante al señalar que “quien decide qué mercancía pasa y cuál no pasa, y si el paso es o no ágil, es Marruecos, no España, precisamente”. Un control que el país vecino está desarrollando “de una forma un poco particular”, sin unas directrices claras, cuyas restricciones se van conociendo a medida que los porteadores llegan al torno y se encuentran con la prohibición de paso de los aduaneros marroquíes.
La COA ya comunicó a la CEME lo que estaba sucediendo en el paso de Barrio Chino, situación que ya conocía la entidad empresarial. “Llega un momento en que hay que plantearse si vale la pena seguir o no con un negocio porque, al fin y al cabo, lo que está ocurriendo es que todo este comercio está dependiendo de la decisión única y exclusiva de Marruecos, ni siquiera de Melilla”, apuntó Reyes, que comprende que “eso es lo que lleva a la COA a adoptar este tipo de medidas” como la suspensión hasta nuevo aviso de su línea lanzadera.

Preocupación
En la frontera de Farhana, según indica Reyes, el problema es aún más grave porque desde hace tiempo, las autoridades marroquíes solo dejan pasar a los coches que llevan mercancía que tienen matrícula del país vecino. Los españoles deben dar la vuelta.
El presidente de la CEME subrayó la preocupación con la que ven este problema, máxime cuando el pasado mes de febrero, un ministro marroquí anunció que el comercio atípico iba a ir acabándose “progresivamente”, sin dar unos plazos, lo que llena de incertidumbre a las muchas empresas que en Melilla viven de este tipo de comercio y que han visto cómo han descendido las ventas. También es incierto el futuro para las 100.000 familias que dependen de este tipo de comercio, según los cálculos de la CEME.
Este Diario ha intentado recabar la versión de la Delegación del Gobierno sobre este asunto, pero al cierre de esta edición no ha obtenido ninguna respuesta.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es