Melilla Hoy 23/10/2017
21 de noviembre de 2019, 21:50:24
Sociedad

El afectado deja claro que no todas las personas que cruzan la frontera son porteadores, sino que vienen como clientes


Un vecino de Beni Enzar se queja de que no le permiten pasar a Melilla a comprar ni a ver a su familia

Por Lorena Japón

Un vecino de Beni Enzar se puso en contacto con este Diario para denunciar la situación que sufre desde hace meses ya que asegura que porta su pasaporte marroquí pero los agentes de la frontera le piden el visado o el permiso de trabajo no dejándole pasar a Melilla a comprar ni a ver a su familia. El afectado, quiere dejar claro que no todas las personas que cruzan la frontera son porteadores, sino que vienen como clientes para comprar ropa, recoger correspondencia en Correos y para consumir en los diferentes establecimientos de hostelería. Este vecino espera que se solucione apuntando que “los comerciantes solo hablan de la mercancía que no sale, pero de lo que pasa en Marruecos no se habla”.


Este vecino de Beni Enzar explicó que todas las personas que intentan cruzar a Melilla no les dejan pasar porque les piden el visado o el permiso de trabajo. Teniendo dirección de Beni Enzar, aseguró que tiene derecho a pasar por este puesto fronterizo y por el de Barrio Chino.

Esta situación, expuso que lleva pasando desde que quitaron “el contrabando” de Beni Enzar y lo pasaron a Barrio Chino, y le sucede a “todos los que venimos a comprar a la ciudad”.

El afectado afirmó que cuando hay muchos porteadores en Barrio Chino no pueden pasar porque “no estamos acostumbrados a estar con esa gente que vienen de fuera de Marruecos, les da igual, empujando y gritando”.

Clientes para Melilla
Por eso, manifestó que se va a “probar suerte” por Beni Enzar pero la Policía Nacional española les pide el visado o el permiso de trabajo, y este vecino indica que no puede tener permiso de trabajo porque trabaja en Marruecos. “¿Por qué me piden el permiso de trabajo si bajo a Melilla a tomarme un café con mi hermana?”, se preguntó.

Este vecino contó que tiene una hermana que vive en Melilla y de vez en cuando le gusta venir a la ciudad para desayunar, ir a las cafeterías, merendar, ir de compras porque “no soy un porteador”. Aseguró que le gustan las tiendas de ropa, pasear por el centro de la ciudad, comprar con los amigos, hacer regalos, pero “vamos por el puesto fronterizo Beni Enzar, bien vestidos y nos piden el visado o el permiso de trabajo”.

Asimismo, destacó que en muchas ocasiones llega a las ocho de la mañana a la frontera y le dicen que primero va a pasar la gente con visado o residencia. “Me espero a las nueve, les pido que me dejen pasar y me responden que le pregunte a la delegada del Gobierno”.
“Me río porque me dice que vaya a hablar a la delegada del Gobierno y sé que ni si quiera me van a dejar pasar a verla”, comentó.

En este asunto, hizo hincapié en que todas las personas que tienen dirección Zarwala y Beni Enzar no les dejan pasar, “hay gente que viene de Nador y no trabajan mercancías, vienen a Correos para recoger cosas y tampoco les dejan entrar”.
“Siempre dicen que todos los que entran a Melilla son porteadores, pero hay muchísima gente que no trabaja en Melilla, tienen familia y quieren ir a comprar cosas al centro de la ciudad y al Centro Comercial, no nos dedicamos a los bultos”, dejó claro.

Este vecino subrayó que le dejan pasar a menos personas a las diez u once de la mañana, cree que “depende del agente, sobre todo cuando se produce un cambio de policía en la frontera española”.
“Una vez vi a una mujer pasando con sus hijos con la documentación que tengo y me dijo el policía échese para allá o te quito la documentación”, señaló.

El afectado aseveró que se le quitan las ganas de venir a Melilla a comprar cuando son “gente tranquila”, incluso algunos sábados o viernes remarcó que no se atreve a pasar porque le dicen que “los viernes no hay mercancías”.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es