Melilla Hoy 23/10/2017
22 de agosto de 2019, 7:19:57
Cultura


‘La señal del agua’ se convierte en la pieza del mes del Museo de las Peñuelas con un homenaje a los zahoríes

El artista Jesús García Ligero resalta las manos como un elemento de comunicación y cómo el zahorismo sigue vigente a día de hoy

Por Lorena Japón

‘La señal del agua’ del artista Jesús García Ligero se convierte en la pieza del mes del Museo de las Peñuelas con un homenaje a los zahoríes, esa especie de chamanes que va por los distintos pueblos intentando localizar agua a través de la sensibilidad de sus manos. El escultor resaltó que su inspiración fueron las manos como elemento de comunicación y cómo el zahorismo sigue vigente a día de hoy aún con la aparición de las nuevas tecnologías.


El escultor de ‘La señal del agua’, Jesús García Ligero, explicó que le llamó mucho la atención el zahorismo, esa especie de chamanes que van buscando agua a través de sus manos, y por ello, empezó a investigar para luego llevar a cabo una pieza. Además, indicó que esta profesión sigue utilizándose a día de hoy a pesar de todos los avances que ha habido en cuanto a nuevas tecnologías.

‘La señal del agua’
En cuanto al proceso, señaló que ha sido “básicamente” como el de cualquier resto de piezas, sin los condicionantes de una pieza por encargo, ya que fue “totalmente libre”.

Primero, García tuvo que modelar la escultura en arcilla, en barro, para luego fundirla en bronce. Después en el montaje, expuso que hubo “un poco de complicación” por mantener en equilibro las piezas en bronce.
“El modelo que sirvió para modelar esas manos fueron las de mi padre, por lo que, es como un retrato y un pequeño homenaje a él”, contó.

Respecto al tiempo que tardó para la elaboración de la pieza, el escultor respondió que no sabía exactamente el tiempo, aunque tardó aproximadamente un mes en el modelado, en total unos tres meses o cuatro meses en el trabajo. García destacó que la escultura requiere de muchos pasos hasta llegar al resultado final.

La viceconsejera de Cultura, Relaciones Interculturales e Igualdad, Elena Fernández Treviño, indicó que esta actividad es “importante y necesaria” para difundir a los artistas locales y también los que “se afincan y son como si fuesen de esta ciudad como mi amigo Jesús García Ligero”.
“Es muy especial estar aquí con una persona que no solo es un gran escultor y artista, sino que es un compañero en la profesión de docente y un amigo al que quiero”, dijo.

Fernández Treviño subrayó que fue testigo en el momento en que el artista empezó a crear, porque tiene que pasar un proceso mientras se piensa, elabora, trabaja y cincela. “Es un trabajo fuerte pero también de intelecto, de mucha ciencia y de mucho arte”, apuntó.

La viceconsejera puntualizó que García es un artista “metódico y muy trabajador, el tiempo para él no existe”. “Las manos del zahorí de este chamán rural son mucho más, igual que las manos de Jesús porque de él salen todas estas cosas tan preciosas”, concluyó.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es