Melilla Hoy 23/10/2017
25 de agosto de 2019, 1:27:48
Religión


El imán del rezo colectivo del Aid El Kebir insta a la comunidad musulmana a preservar la tradición del sacrificio de un borrego

Mohamed Bachaou lamentó que haya disminuido la afluencia en la explanada de La Legión por el “éxodo” de familias

Por Lorena Japón

El imán que dirigió ayer el rezo colectivo con motivo de la pascua grande islámica, conocida como Aid El Kebir, instó a la comunidad musulmana a preservar la tradición del sacrificio de un borrego “sean cuales sean las condiciones”. Mohamed Bachaou espera que las autoridades de la Ciudad Autónoma busquen la forma para conjugar este ritual con las “leyes vigentes, el orden, la salud pública y la higiene”. Asimismo, lamentó que haya disminuido la afluencia en la explanada de La Legión por el “éxodo” de las familias ya que en años anteriores se hablaba de 8.000 a 10.000 fieles cuando ahora son en torno a 2.500 musulmanes.


Pasadas las nueve de la mañana se inició el rezo colectivo que desde hace décadas organiza la Comisión Islámica de Melilla (CIM) en el campo de fútbol junto al Tercio Gran Capitán I de La Legión, y que en este año fue seguido por en torno a 2.500 feligreses que se unieron en un acto de acción de gracias con motivo del inicio de la pascua grande.

En el interior de la explanada, las familias iban separándose entre mujeres y hombres, y los más pequeños de la casa recibieron bolsas de chucherías con motivo de esta festividad. Además, hubo dos casetas de madera en la que repartían agua a los asistentes debido a las altas temperaturas de estos días.

El Aid El Kebir, la festividad del sacrificio rememora que el profeta Abrahán estuvo dispuesto a inmolar a su propio hijo por amor a Dios, aunque el Todopoderoso, convencido de su fe real, le animó a sacrificar en su lugar a un cordero.

El encargado de conducir tanto la oración como el discurso fue el imán, Mohamed Bachaou, que explicó el significado de esta fiesta basándose en lo que dice el Corán y también el profeta, ya que “muchos entienden que la festividad del cordero es un acto cultural, folclore o algo pagano, pero es todo lo contrario”.

Dejó claro que se trata de un “acto adoracional” y que en este día la mejor adoración que puede llevar a cabo un musulmán es sacrificar, haciendo hincapié en que la comunidad islámica no debe “bajo ninguna circunstancia” abandonar este ritual.

En cuanto al número de participantes, Bachaou indicó que no dispone de datos del rezo colectivo de este año, pero según declaraciones del presidente de la CIM dijo que en “circunstancias normales” asisten entre 8.000 y 10.000 fieles.
“Este año han sido menos por el éxodo de salir fuera, los que tienen casa e incluso hay gente que alquilan casa en Nador o en alrededores de Marruecos”, sostuvo.

Asimismo, el imán espera que las autoridades competentes busquen “la fórmula” para poder conjugar este ritual “en condiciones normales con las leyes vigentes, el orden, la salud pública y la higiene social”.

En el transcurso del rezo, también deseó lo mejor para los musulmanes melillenses haciendo una alusión al problema del “éxodo” porque muchas familias, “desgraciadamente”, tienen que desplazarse al país vecino para poder celebrar la fiesta con sus familiares cuando cree que deberían de celebrarla en Melilla.

Por ello, pidió a las autoridades que busquen la forma de preservar la tradición para que en los próximos años la fiesta sea “mucho mejor”.

Bachaou habló sobre el concentro de comunidad, que en el Islam significa unidad y fraternidad, y deseó un día muy feliz a todos los musulmanes.

Tras finalizar el rezo colectivo, centenares de melillenses se felicitaron, se abrazaron y se fueron para poder llevar a cabo el sacrificio de un borrego para dar gracias a Dios.

A lo largo de estos días se suceden, en torno a la mesa, los encuentros entre familiares, amigos y vecinos, con los que compartir unos entrañables momentos de hermandad.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es