Melilla Hoy 23/10/2017
25 de agosto de 2019, 0:49:10
Religión


Las familias musulmanas apuestan por el sacrificio domiciliario: apenas 120 van al matadero y las carpas

Este año ha aumentado el uso de las instalaciones habilitadas por la Ciudad Autónoma respecto a los anteriores, pero no llega al 4% del total teniendo en cuenta que han sido unos 3.100 los borregos importados para esta Pascua Grande

Por Paqui Sánchez T.

Menos de un 5% de los 3.100 borregos importados este año a Melilla para la celebración del Aid El Kebir han sido sacrificados en las instalaciones habilitadas por la Ciudad Autónoma de forma gratuita en el matadero y las cuatro carpas repartidas entre los barrios periféricos. Según ha podido saber MELILLA HOY, apenas 120 corderos fueron sacrificados en dichas infraestructuras públicas, lo que indica que las familias musulmanas de nuestra ciudad siguen apostando por la tradición de sacrificar el animal en casa.


Pese a todo, las cifras que se han registrado este año tanto en el matadero como en las carpas, denominadas técnicamente “punto de sacrificio temporal”, son mucho mayores que las de 2018.
Las fuentes consultadas por este Periódico indican que en el matadero municipal fueron sacrificados ayer algo menos de 70 borregos, una cifra muy superior a la de 2018, cuando apenas fueron una decena los animales que pasaron por estas dependencias de la Ciudad Autónoma en el Aid El Kebir.
En cuanto a las carpas, también ha habido una importante diferencia en las cifras de este 2019 respecto a las que hubo hace un año. Las cuatro que se habilitaron sumaron ayer medio centenar de sacrificios, aunque no se repartieron de manera equitativa, ya que hubo grandes diferencias entre ellas.
Así, alrededor de la mitad de los borregos sacrificados ayer en las carpas se concentraron en la habilitada en la pista deportiva del Monte María Cristina. Por allí pasaron 24 borregos para que las familias que los habían adquirido dieran cumplimiento al precepto religioso basado en un pasaje de la Biblia en el que Dios le pide a Abraham que, como prueba de fidelidad, sacrifique a uno de sus hijos, aunque finalmente es sustituido por un cordero. La cifra registrada ayer en este punto de sacrificio temporal es el doble de la de 2018, cuando hubo 12.
La segunda carpa más concurrida fue la del Tiro Nacional, donde fueron sacrificados 18 borregos. El año pasado solo hubo uno, al igual que en Cabrerizas, donde ayer se llevaron a cabo cuatro sacrificios.
Por último, el puesto habilitado en el parque de Las Palmeras fue el más tranquilo, con solo un par de sacrificios, si bien este número podría haber sido mayor de no ser porque el encargado de abrir las puertas se demoró una hora en llevar a cabo esta misión, lo que obligó a derivar a un par de familias a otras carpas instaladas en la ciudad. Este puesto se mantuvo más o menos en las mismas cifras que en 2018.

Tras el rezo
Como manda la tradición, las familias empezaron a llegar tanto a las carpas como al matadero tras finalizar el rezo del Aid El Kebir para cumplir con el rito del sacrificio. Aunque en el matadero estaban preparados desde muy temprano, poco antes de las siete de la mañana, los corderos no empezaron a ser sacrificados hasta bien pasadas las nueve.
Una vez concluido el rezo, los cebaderos empezaron a llevar al matadero los animales adquiridos por sus clientes para ser sacrificados por un matarife. Las familias solo tenían que ir después con su número a recoger el animal limpio y sin el pelaje, mientras que por la puerta trasera se les entregaban las vísceras en el recipiente que llevaran de casa.
Muchas de las familias que ayer acudieron a esta instalación coincidieron en la imposibilidad de llevar a cabo el sacrificio en sus casas por vivir en pisos y no tener otros espacios donde cumplir con la tradición. Algunas también apuntaron la mayor comodidad que supone ir a recoger el borrego ya listo para cocinarlo en casa.
En las carpas, las familias pudieron llevar a cabo el rito del sacrificio siguiendo la tradición, a cargo del cabeza de familia con sus propias herramientas de utillaje. La Ciudad Autónoma, por su parte, dotó estos puntos de sombra con la carpa, y también con unos ganchos y herramientas, al tiempo que destinó operarios, vigilantes, veterinarios y un servicio constante de limpieza y recogida de residuos.
Las carpas estuvieron abiertas a partir de las nueve de la mañana (salvo la de Las Palmeras, que abrió después), cuando el ambiente se fue animando por las familias que acudieron a seguir la tradición de esta celebración tan importante para la comunidad musulmana.

En el matadero, a un ritmo de 20 corderos por hora

El ritmo en el matadero era frenético ayer. Una quincena de trabajadores, entre matarifes, ayudantes, operarios y personal de oficina, llevaron a cabo una jornada especial, la del Aid El Kebir, que es la que más trabajo conlleva a lo largo del año en cuanto a corderos.
Pese a tener unos 70 borregos para sacrificar y todos prácticamente al mismo tiempo, la experiencia de la plantilla del matadero, que ayer se reforzó con un cuarto matarife, permitió sacar adelante el trabajo a un ritmo de unos 25 borregos por hora al principio. Después, por el cansancio, el ritmo bajó a 20 sacrificios por hora, dedicando a cada borrego alrededor de 10 minutos.

El Gobierno local se niega a facilitar los datos oficiales de sacrificios en las instalaciones de la Ciudad Autónoma

El Gobierno de Melilla se ha negado este año a facilitar los datos oficiales de sacrificios en las instalaciones de la Ciudad Autónoma, a diferencia de lo que ha venido ocurriendo en los años anteriores.
Según ha alegado el nuevo Ejecutivo, la razón de esta negativa a proporcionar las cifras solicitadas en los dos últimos días de forma reiterada por la prensa es que la Ciudad Autónoma tiene ahora “una nueva forma de comunicación”, que es “diferente” a la que había con el anterior Gobierno del PP.
Cabe destacar, además, que era intención del viceconsejero de Servicios Sociales y Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand, convocar ayer a los medios de comunicación en el matadero para dar información de los sacrificios en las instalaciones que son responsabilidad de su área, tal y como apuntó él mismo hace unos días a los periodistas. La idea del viceconsejero era, por lo tanto, seguir los mismos pasos de sus antecesores hasta ahora. Sin embargo, la Ciudad Autónoma comunicó a la prensa en la víspera de la Pascua que no iba a haber convocatoria en el matadero, sin dar más explicaciones.

Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es