Melilla Hoy 23/10/2017
17 de septiembre de 2019, 4:49:45
Editorial


La asignatura pendiente


El PSOE, dirigido por un buen número de docentes, siempre hace gala de su trabajo por la Educación. Sin embargo, aún no hay noticias de futuros centros educativos que siguen siendo necesarios en un futuro a largo plazo, como el colegio que empezó a proyectar el anterior Gobierno de Rajoy en parte del cuartel de Caballería, del que nada se sabe desde que Pedro Sánchez llegó a La Moncloa. O la más que necesaria ampliación del Campus de la Universidad de Granada, para el que el Ejecutivo de Imbroda había destinado el antiguo edificio de Correos y que pese a ser tan necesario para nuestros estudiantes y la ansiada revitalización del centro, el Gobierno del cambio que dirigen CpM, PSOE y Cs mantiene cerrado a cal y canto sin saber qué pasos dar porque no se ponen de acuerdo entre ellos


Empieza el curso académico 2019/2020. Nueve meses por delante para miles de estudiantes melillenses, de todas las edades, dispuestos a seguir formándose para avanzar en su desarrollo vital y contribuir en un futuro a corto o medio plazo en el de su ciudad. La ilusión que siempre conlleva la vuelta a las aulas después del largo descanso veraniego se ve mermada, sin embargo, por los grandes obstáculos que sigue teniendo el sistema educativo en Melilla, y que dificultan ese esfuerzo por aprender que une a nuestros estudiantes. La falta de espacios es el principal problema, endémico ya, después de años y años sin que nadie le ponga solución.
Porque aunque unos y otros se arroguen los méritos del colegio y el instituto que se están construyendo en el antiguo cuartel Gabriel de Morales y en el Jardín Valenciano, lo cierto es que ver esos nuevos centros educativos terminados se está convirtiendo en todo un ejercicio de paciencia para los melillenses, especialmente para quienes sufren las elevadas ratios, que son nuestros niños y profesores.
Es comprensible que construir un colegio y un instituto necesita tiempo por ser infraestructuras grandes y complejas, pero la dimensión del problema educativo en Melilla, tan grande que incumple la ley año tras año, hubiera requerido de medidas adicionales para agilizar las obras. Y la realidad que nos encontramos aquí es que no solo no se ha intentado acelerar, sino que encima se ha ralentizado con algún problema de la constructora y un cambio de Gobierno en España que dejó durante semanas en ‘stand by’ el trabajo que ya se estaba haciendo en el caso de Gabriel de Morales.
Ello, a pesar de que el PSOE, especialmente el de Melilla, dirigido por un buen número de docentes, siempre hace gala de su trabajo por la Educación. Sin embargo, aún no hay noticias de futuros centros educativos que siguen siendo necesarios en un futuro a largo plazo, como el colegio que empezó a proyectar el anterior Gobierno de Rajoy en parte del cuartel de Caballería, del que nada se sabe desde que Pedro Sánchez llegó a La Moncloa. O la más que necesaria ampliación del Campus de la Universidad de Granada, para el que el Ejecutivo de Imbroda había destinado el antiguo edificio de Correos, en pleno centro de Melilla, y que pese a ser tan necesario para nuestros estudiantes y la ansiada revitalización del centro, el Gobierno del cambio que dirigen CpM, PSOE y Cs mantiene cerrado a cal y canto sin saber qué pasos dar porque, para no variar, no se ponen de acuerdo entre ellos.
Vemos, por lo tanto, que el nuevo curso empieza como terminaron los anteriores, con las mismas asignaturas pendientes que lastran nuestro sistema educativo y nuestro futuro.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es