Melilla Hoy 23/10/2017
20 de septiembre de 2019, 1:39:10
Economía


El Mercado Central “vuelve a tener vida” tras unos meses de verano “ muy críticos”

Los comerciantes de pescado continúan denunciando la “venta desleal” que afecta “directamente” a sus ingresos económicos

Por Luisa María Sánchez Ballesteros

El verano pone punto y final a su época con el regreso de las vacaciones, la vuelta al colegio y a los puestos laborales. Sin embargo, no todo es negativo, puesto que los quehaceres vuelven a instaurarse en las casas de los melillenses y en lugares como el Mercado Central se nota. Ayer, las distintas plazas de abastos de la ciudad comenzaron a llenarse y con ellos llegaron las primeras “alegrías” de los distintos comerciantes, que apuntan que el verano “ha sido de los más flojos, con niveles críticos de compras”.


La primera planta del Mercado Central, la que corresponde, principalmente, a las verduras y a las frutas frescas era un ir y venir de ciudadanos con bolsas y pidiendo que les atendiesen. Era martes, después de un festivo, y todos los primeros puestos estaban repletos de clientes. Un vendedor de una de las fruterías apunta a este diario que “esto es una alegría, no parece que sea martes”.

Un repunte de ventas
En este sentido, señala que se está “incrementando el doble de ventas durante esta jornada que en otro día de cualquier otra semana”. “Se nota que hemos regresado de vacaciones y que es el mes de septiembre; hacía meses que no teníamos esta clientela, el verano ha sido bastante duro”, agrega el vendedor. Según detallan más comerciantes del mismo ámbito, los meses estivales ha sido “difíciles” porque el número de ventas decreció cerca de un 50%, es decir, los distintos comerciantes del Mercado Central ingresaron la mitad de sus beneficios.
“Hoy estamos viendo como el mercado vuelve a tener vida, pero me temo mucho que esto continúe así durante toda la semana. Hoy está esta situación porque ha sido feria, ayer fue festivo y los niños regresan a la escuela, por lo que hay más tiempo ‘libre’ para ir a comprar”, afirma uno de los vendedores. “Los comercios aquí lo tienen complicado cada vez más, porque se está instaurando en la ciudad más competencia”, remarca.

Competencia directa
A pesar de que las ventas, en un día como el de ayer, se incrementasen de manera “considerable”, sigue estando el tema de la competencia de grandes establecimientos que cada vez más apuestan por esta localidad, lo que supone, según los comerciantes locales del mercado, “una competencia directa con la que es complicado luchar”.
“A los melillenses le han dado por ir a los supermercados para comprar todo, tanto lo fresco como lo que no lo es, y es entendible por una parte, pero por otra, en cuestión de carnes, frutas y pescados no, porque nosotros aquí ofrecemos una mayor calidad a un precio que es bastante asequible; sin embargo, en estas superficies lo venden más caro y no ofrecen la misma frescura que nosotros”, explica el gerente de uno de los puestos de pescadería.
Por otro lado, en cuanto a carnicería, uno de los vendedores señala que “el verano ha sido duro”. “En mi caso, he tenido ventas porque los pinchitos se venden muy bien y hay moragas que hacer, que en esta época estival es cuando más se hacen, pero por lo demás me afecta de lleno que los ciudadanos prefieran comprar, a veces por comodidad, la carne envasada”, agrega. “Se puede decir que nuestro futuro reside en la clientela de siempre, la de confianza que viene todas las semanas”, remarca el vendedor.

Problemas del mercado
Los pescaderos siempre denuncian el mismo problema que les afecta de lleno en el nivel de ventas de sus mercancías: La venta ilegal en los alrededores.
“Llevamos mucho tiempo denunciando esta situación. No podemos luchar contra ellos, porque venden ilegalmente una mercancía que no pasa los controles sanitarios necesarios. No solo es malo para nosotros, sino para todos, porque lo que se ve que hacen con los cubos de pescado es peligroso para la salud”, apostilla uno de los afectados.
“Nosotros tan solo pedimos medidas, pasamos todo lo que tenemos que pasar en aduana para poder ofrecer mercancía fresca. Queremos que haya más seguridad o vigilancia para poder acabar con esta situación; porque esto afecta de manera considerable nuestros ingresos”, añade el comerciante.
Por otro lado, el gerente de otro comercio del mercado resalta que un problema que se puede añadir es “la falta de aparcamiento de la zona”. “Los melillenses no vienen más a comprar porque no encuentran aparcamiento, el parking del mercado está ocupado por vecinos de la zona o por ciudadanos que dejan el coche y se van a otros puntos, por lo que aparcar por aquí es siempre una locura”, puntualiza.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es