Melilla Hoy 23/10/2017
26 de febrero de 2020, 17:26:13
Política


Aberchán ve “absurdo” que el PSOE le rechace como candidato anteponiendo su código ético a la ley

Dice que CPM respeta el código ético de los socialistas, pero deja claro que el de CPM es “el derecho constitucional” que le permite concurrir a las elecciones pese a su situación judicial por el caso voto por correo, a la espera del Supremo

Por Paqui Sánchez T.

Coalición por Melilla (CPM) confirmó ayer que se presentará a las elecciones generales del 10 de noviembre con sus propios candidatos, tras no obtener éxito en las negociaciones con PSOE y Más País para concurrir de manera conjunta por diferentes razones. En el caso de los socialistas, una de las condiciones era que él no fuera candidato al Congreso por su situación judicial. El presidente de CPM, Mustafa Aberchán, consideró “absurdo” que el PSOE “desplace” su derecho constitucional a presentarse a unas elecciones y anteponga el código ético del partido.


Aberchán señaló que las conversaciones con el PSOE fueron tanto a nivel local, con el que comparte Gobierno junto con Ciudadanos (Cs), como a nivel nacional, para lo que él mismo se desplazó a Ferraz, “invitado” por la formación socialista, para mantener una reunión e intentar sacar adelante una candidatura conjunta como en 2008. Horas más tarde, la secretaria general del PSOE de Melilla, Gloria Rojas, indicó que había sido Aberchán quien le había pedido una reunión en Ferraz.
El presidente cepemista afirmó que el “único objetivo” de su partido a la hora de entablar este diálogo con los socialistas era conseguir “una victoria para Melilla y no para el PSOE o para unas siglas nacionales”, ya que esa es “la impronta” de CPM, además de su condicionante.
Sin embargo, dijo que CPM recibió dos condiciones por parte del PSOE en las que CPM “no podía ceder”, la primera que Aberchán renunciara a ser candidato al Congreso, como lo fue en las elecciones generales del 28 de abril, debido al código ético y moral del PSOE, y la segunda que el candidato al Congreso debía ser del PSOE.
Aberchán interpretó ambas condiciones como “un arrinconamiento” de los posicionamientos de CPM, lo que le llevó a cerrar la negociación con el PSOE, pese a afirmar que hizo “todo lo posible” para sacarla adelante, mostrándose dispuesto incluso a renunciar a su candidatura al Congreso, “pero no en la impronta de Melilla”.
Respecto a las negociaciones con Más País, que ha mantenido CPM “en la discreción”, al igual que con el PSOE, Aberchán explicó que no salió adelante porque su directiva decidió no presentarse en las circunscripciones con menos de 7 diputados en juego.
Aberchán apuntó que CPM intentó convencer a Más País, al igual que Nueva Canarias, porque coincide en todos sus planteamientos, si bien “no ha sido posible” y únicamente ha recibido por parte de la formación nacional una invitación de colaboración.

Los candidatos, por decidir
Por ello, CPM ha decidido finalmente presentarse al 10N con sus propios candidatos, que aún no han sido designados, si bien la intención de la formación melillense es repetir la terna que presentó a los comicios del 28 de abril, en la que Aberchán era candidato al Congreso, y Dunia Almansouri y el independiente Emilio Guerra, líder de UPYD en Melilla, al Senado.
La candidatura será nombrada en la próxima asamblea de CPM, que podría celebrarse la semana que viene, y asumirá un compromiso, mediante acta notarial, de liderar “un proyecto para Melilla y por Melilla” en las próximas elecciones, ya que CPM “ha tomado conciencia de que el Congreso llama a Melilla y Melilla necesita del Congreso”.
Ese, afirmó Aberchán, ha sido “el alma” que CPM ha puesto en las negociaciones con Más País y PSOE en los últimos días, si bien al final ha optado por “dar la alternativa a Melilla de estar en el Congreso de los Diputados con sus problemas” y “despertar conciencias en nuestro Pueblo para recuperar esa ilusión perdida”.
“Melilla tiene el poder en estos momentos. Va a decidir y tendrá que pensar si hay motivo para construir esperanza con ilusión para que sus problemas se escuchen en el Congreso de los Diputados, o seguir en esas tres décadas de democracia en las que los partidos nacionales han secuestrado y dado la espalda a los problemas de Melilla”, afirmó.
Aberchán defendió que las medidas que CPM considera como “único combustible para el motor económico” no se pueden hacer “con siglas nacionales”, entre las que mencionó un tratado de buena vecindad con Marruecos, que considera “esencial” y “una columna vertebral para conjugar bienestar, desarrollo, seguridad y proximidad”.
Respecto a la posible división del voto de la izquierda que podría plantearse en las elecciones del 10 de noviembre en Melilla por no ir CPM y PSOE en una candidatura conjunta, Aberchán afirmó que “Melilla tiene que saber que no hay cuatro alternativas, sino dos”, que se resumen en una con siglas nacionales y otra localista “que va más lejos de ser un partido”, ya que “es un proyecto para todos los melillenses”.
Asimismo, considera que su partido cuenta en estas elecciones generales con “la credibilidad” de su responsabilidad de Gobierno, con un proyecto con el que se ha mostrado satisfecho, y que aseguró que a partir de 2020 empezará a ser visible para todos con unos presupuestos en los que estarán “muchos puntos comprometidos con la ciudadanía” por CPM en acta notarial.

El partido de Errejón dice que pactar con CPM nunca fue una opción

Fuentes de la plataforma Más País, consultadas por Europa Press, aseguran que están "muy contentos" con estos tres acuerdos y que algunas de las posibles alianzas electorales que han estado sobre la mesa estos días, realmente nunca fueron una opción. Así, niegan que buscaran una coalición con En Marea en Galicia o con Coalición por Melilla.
De los gallegos, explican que atendieron su llamada por deferencia pero sin ninguna intención de acuerdo debido al peso relativo electoral que podría reportarles. En cuanto a Coalición por Melilla, consideraron que no era pertinente.

Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es