Melilla Hoy 23/10/2017
8 de diciembre de 2019, 1:49:11
Sociedad


Los buñuelos y los huesos de santo ponen el toque dulce y tradicional al Día de todos los Difuntos

Kauzar Mohamed, encargada de pastelería La Perfecta, afirma que aunque Halloween se refleje en algunos pasteles, “los melillenses continúan las costumbres con los dulces de la temporada”, apostando también por nuevos sabores

Por Luisa María Sánchez Ballesteros

Cada año, las pastelerías calientan hornos para comenzar la temporada del Día de todos los Santos, una jornada que además de flores y visitas a los familiares que ya no están, se endulza el paladar con repostería tradicional. De este modo, La Perfecta asegura que los melillenses “continúan fieles” a los buñuelos de viento o a los huesos de santo; eso sí, los hay que los prefieren “tradicionales” o los que se arriesgan cada año a probar las recetas “mejoradas” de la confitería. Asimismo, Halloween empieza a adentrarse en el mundo de la decoración pastelera y cautivando, cada año, a más clientes.


Una curiosidad de este tradicional dulce, el buñuelo, es que su origen se remonta al año 1090, en la época árabe de un pueblo de Málaga y a consecuencia de la escasez de alimentos de aquel año. Como toda receta, el ingenio y la necesidad se unieron para crear lo que hoy es conocido como buñuelo. Sin embargo, los de viento suelen ser dulces y solo se comen en estos días.
La encargada de La Perfecta, Kauzar Mohamed, afirma que “nosotros además de tener los sabores tradicionales como chocolate, crema o nata, añadimos algunos sabores ‘más nuevos’ como es el Kinder, Nutella o dulce de leche”. Eso sí, los melillenses se decantan, en su mayor parte, por “los de nata, crema o los de Kinder”, según apunta la encargada.
Sin embargo, aunque sea un dulce que está fechado para el día de hoy o para mañana, esta confitería melillense ofrece la oportunidad a los ciudadanos de poder seguir disfrutando de ellos fuera de temporada; eso sí, debe ser por encargo y dan la opción de elegir el sabor del relleno.

Huesos de Santo
Por otro lado, otro dulce tradicional en estas fechas son los huesos de santo. Cuentan que esta receta pastelera surgió de un religioso que se propuso crear una elaboración dulce típica de esta jornada, del Día de los Santos, coincidiendo con la recogida de almendras y el primer día del calendario celta.
Cientos de años después, Melilla innova en los sabores y sus formas, aunque manteniendo la tradición en la masa, con mazapán, y conservando la forma típica de esta elaboración. Kauzar Mohamed explica que “nosotros elaboramos, al igual que los buñuelos, los de sabores tradicionales, como son los de yema; pero también realizamos de más sabores como de chocolate, kínder, Nutella y demás”.
Asimismo, además de ofrecer al público una amplia gama de sabores sobre la típica receta, se pone a disposición de los melillenses este dulce sin azúcar.

Halloween en la repostería
Sin embargo, la costumbre más americanizada de esta jornada, como es Halloween, también se implanta en la repostería, ofreciendo a los clientes todo tipo de pastelitos y tartas decoradas con fantasmas, arañas, huesos, esqueletos, etc.
“Este tipo de dulces, como las tartas suelen ser por encargo, pero cada vez más son más demandadas”, explica la encargada.
Eso sí, cuando se termine esta temporada, el horno comienza a calentar para Navidad.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.melillahoy.es