Melilla Hoy 10/08/2020
10 de agosto de 2020, 17:34:16
Asamblea


La Asamblea vive otro 25N tenso tres años después por los reproches cruzados entre el Gobierno y el PP

El tripartito y los populares votaron a favor del manifiesto de la Asamblea contra la violencia de género, pero no pudo salir por unanimidad por el rechazo de Vox, que ni siquiera estuvo de acuerdo con que se celebrara el Pleno

Por Paqui Sánchez T.

Los reproches cruzados entre el Gobierno tripartito y el PP, que suelen marcar prácticamente cada sesión plenaria desde el inicio de la legislatura, no descansaron ni siquiera ayer, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, a pesar de que las cuatro formaciones políticas terminaron coincidiendo en su voto favorable a la declaración institucional de la Asamblea contra esta lacra. Pese a este respaldo mayoritario, el manifiesto, que unos minutos después tenía que leerse en el acto oficial del 25N a las puertas del Palacio de la Asamblea, no salió con la unanimidad que suele obtener porque Vox votó en contra no solo del texto, sino también de la celebración urgente del Pleno.


El rechazo de Vox a la declaración institucional no fue, sin embargo, la parte más polémica del Pleno, sino la bronca política a tres bandas que protagonizaron el PP y dos partidos del Gobierno, PSOE y Coalición por Melilla (CPM). Un debate plagado de reproches y miradas al pasado que recordó, tristemente, al pleno tenso que, también con motivo del 25N, tuvo lugar hace tres años y que acabó en los tribunales de Justicia, ya que el tripartito del Gobierno, entonces en la oposición, se negó a votar y llevó la celebración del pleno a los juzgados, que terminaron condenándolos a pagar las costas por la inadmisión del recurso.

Lectura a cargo de Treviño
El pleno de ayer arrancó tranquilo, con un minuto de silencio por la última víctima de violencia de género, ayer mismo en Tenerife, y con la lectura de la declaración institucional, de la que se encargó la viceconsejera Elena Fernández Treviño, a diferencia de lo que ha venido sucediendo en las anteriores legislaturas, en las que la lectura era compartida entre todos los grupos o bien corría a cargo únicamente del secretario de la Asamblea.
A partir de entonces, la tensión empezó a apoderarse de la sesión plenaria cuando el PP tomó la palabra para avanzar que votaría a favor porque su compromiso contra la violencia de género es “firme, férreo e incuestionable”, aunque estaba en desacuerdo con las formas empleadas por el nuevo Gobierno, lamentando que “se haya perdido una buena práctica parlamentaria” al no haber sido admitidas sus aportaciones, aun siendo el grupo mayoritario de la Cámara.
Así, la diputada popular Isabel Moreno recordó que en las anteriores legislaturas, gobernadas por el PP, se tuvieron en cuenta las propuestas de la oposición para “enriquecer” la declaración institucional, y solo alguna vez no sucedió así, por su rechazo a aceptar una equiparación de la violencia de género con “la violencia que se ejerce sobre los hombres”, “como propuso CPM”.
“Una lectura más próxima a Vox que al PSOE la de sus socios de Gobierno”, espetó Moreno, a la que la vicepresidenta primera de la Asamblea, Dunia Almansouri, respondió en cuanto tuvo oportunidad para desmentir a la exviceconsejera de la Mujer. “Jamás vamos a permitir que se cuestione la postura de CPM en cuanto a la violencia de género. No le permito que arroje dudas sobre CPM. Quizá la duda la tendríamos cuando Miguel Marín intentó apoyar el manifiesto de Vox”, aseveró Almansouri, una afirmación que el aludido desmintió minutos después, instándole a pedir perdón.

“Uso sectario”
La diputada cepemista también acusó a Moreno de hacer “un uso sectario de la violencia de género” porque, según dijo, cuando era viceconsejera de la Mujer no quiso asistir a las actividades que organizaban otras entidades con motivo del 25 de noviembre y solo acudía a las suyas. Un reproche al que también se sumó Fernández Treviño, que instó a la popular a “estar a las duras y a las maduras” y “con la gente en la calle, en movimientos y manifestaciones cuando hay asesinatos y violaciones grupales”.
La viceconsejera negó también que no se hayan tenido en cuenta las propuestas del PP, aunque “obviamente, no en el orden que nos sugieren. Faltaría más, palabra y palabra, punto y coma”. En este punto, dejó claro que “este Gobierno es distinto y su modo de expresarse y lenguaje también es distinto”.
De este modo, rechazó la crítica de Moreno respecto a que el lenguaje de la declaración institucional debería haber sido “más institucional, inclusivo, cercano, sencillo y directo para que tenga más alcance social”. La otra crítica del PP, relativa a que no se le haya dado al Pacto de Estado contra la Violencia de Género una posición relevante en el manifiesto, también fue negada por la viceconsejera.
El debate, en el que el presidente de la Cámara tuvo que intervenir para poner orden, terminó con CPM acusando al PP de “hacer falsas acusaciones” y “politizar la violencia hasta el máximo exponente”.
Finalmente, el manifiesto salió adelante con los 21 votos a favor de PP, CPM, PSOE y Cs, y uno en contra de Vox.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es