Melilla Hoy 23/10/2017
26 de febrero de 2020, 13:41:53
Inmigración


Prodein denuncia la expulsión del CETI de Melilla de una joven lesbiana marroquí que solicita asilo por persecución

La chica ha tenido este mes y medio que lleva durmiendo en los alrededores del CETI numerosas agresiones “por no ceder a las peticiones de sexo continuas que recibe en la calle”, señala el presidente de la asociación

Por Redacción

La Asociación Prodein de Melilla ha denunciado este lunes que la joven marroquí que fue expulsada del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), tras pedir asilo por su condición de lesbiana por persecución en su país, ha sufrido varios ataques al tener que dormir a la intemperie, siendo "la última agresión" el viernes, "cuando la amenazaron con un cuchillo y pudo salvar la situación solo con una herida en la mano al intentar frenar una puñalada en el pecho".


Según ha informado su presidente, José Palazón, "la chica expulsada del CETI de Melilla, a la que llamaremos con el nombre ficticio de Rachida, ha tenido este mes y medio que lleva durmiendo en los alrededores del CETI numerosas agresiones por no ceder a las peticiones de sexo continuas que recibe en la calle".

Palazón ha destacado que "Rachida no tiene ninguna posibilidad de ser expulsada sin sufrir graves consecuencias en Marruecos y eso lo saben de forma muy clara en el CETI los vigilantes, la Policía Nacional y debe saberlo la Guardia Civil".

El presidente de Prodein ha detallado que la joven marroquí se escapó de su familia cuando tenía 16 años porque su padre quiso casarla con un hombre de 50 y "la tuvo encerrada para curar su homosexualidad".

Heridas
Tras cumplir su mayoría de edad, logró entrar en Melilla para solicitar asilo en España por su condición sexual, algo que no ha conseguido de momento. Según Palazón "se está convirtiendo en una costumbre abandonar a chicas marroquíes que piden asilo, que queden abandonadas en la calle, que sufran las agresiones por las que pidieron protección y que esas agresiones sean conocidas por todos, pero no se haga nada".

Prodein también ha desvelado que la joven quiso hacer “un riski” (el intento de los inmigrantes de viajar de polizones en los barcos que unen Melilla con la Península) pero no solo no pudo lograrlo, sino que cayó y se lesionó un pie.

La mujer, a la que se le niega la entrada en el CETI, tiene que dormir donde puede y con el temor a agresiones e intentos de violación.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es