Melilla Hoy 23/10/2017
27 de mayo de 2020, 17:35:34
Sociedad


El rabino Gulman asegura que el “dolor del holocausto” debe transformarse en “un mensaje de vida”

Ayer, la Comunidad Israelita melillense conmemoró con un acto especial los seis millones de judíos asesinados en los campos de concentración

Por J.A.M.

El rabino Aharon Gulman, uno de los invitados por la comunidad israelita melillense en la conmemoración del 75 aniversario de la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, afirmó que la memoria del holocausto es “algo cotidiano” para el pueblo de Israel, porque les une con sus seres queridos, pero también señala que debe convertirse en “un mensaje de vida y supervivencia” ante el mundo.


En declaraciones a la prensa, el rabino originario de Argentina, explicó que el 27 de enero es el día en el que “la humanidad al completo se une para recordar un periodo tan dramático de la historia” como la II Guerra Mundial, en la que “el pueblo de Israel fue víctima de una masacre brutal que costó la vida a seis millones de personas”.

Shoá
Aseguró que para la comunidad judía mundial el Shoá, “la memoria del holocausto, es algo cotidiano, porque es un dolor intenso que nos une con el recuerdo de nuestros seres queridos exterminados, pero que también nos ayuda a saber cómo seguir hacia adelante, como un mensaje de vida para el pueblo de Israel de que sigue existiendo y luchando”.

Afirma que los judíos del mundo “no olvidamos” esa barbarie” y lamenta que se deba estar ojo avizor porque “este tipo de fenómenos en la humanidad puede volver a repetirse, por eso recordar la Shoá es tan sumamente importante”.

En su caso, perdió en los campos de exterminio a su bisabuelo, a sus tíos y tías, y está convencido que si su abuela no hubiese salido de Polonia unos años antes hacia Argentina, también se incluiría en esa larga y siniestra lista de asesinados.

Reitera que es preciso hablar de todo esto a las nuevas generaciones, porque “todo aquello ocurrió y no hay que olvidarlo”. También aseveró que los que niegan el holocausto es como si todos aquellos que fueron masacrados en los campos de concentración, tanto judíos como gitanos, o presos políticos “volviesen a morir”, y señala que en el caso del pueblo de Israel forma parte del “antisemitismo que vivimos desde hace milenios”.

Por su parte el periodista Lionel Mitelpunkt, señaló que resulta “muy interesante” la iniciativa la Memoria en el Salón, en la que jóvenes se reúnen con supervivientes de los campos de exterminio o sus familiares, que cuentan sus historias en “una conversación honesta donde podemos aprender de ellos”.

Indicó que “el odio es universal” pero también señaló que hay grandes gestos de amor, como el de la vecina de su abuela que la ocultó en su casa y evitó que fuera a un campo de concentración: “mi abuela sobrevivió por el amor de otra persona y años después los nietos de esta mujer y yo, fuimos juntos a la escuela”.

Acto
El rabino Gulman y el periodista Mitelpunkt, fueron algunos de los invitados al acto organizado por la Comunidad Israelita con motivo del “Día Internacional de Conmemoración de la Víctimas del Holocausto y Crímenes de Guerra", una fecha establecida por la ONU cada 27 de enero coincidiendo con la liberación del Campo de Concentración Nazi de Auschwitz-Birkenau por el Ejército Soviético en 1945.

El presidente de la Comunidad Israelita, Jaime Azancot, afirmó que hablar del holocausto no resulta fácil y mucho menos para los judíos, por la carga emocional que encierra. Por ese motivo frente al “relativimo social que está convirtiendo este hecho en un cliché, es necesario recordar lo que pasó, para que no se confunda fanatismo con maldad”.

En el acto intervino la vicepresidenta del Gobierno de la Ciudad Autónoma, Gloria Rojas, que se comprometió a que el próximo año este acto se desarrolle no en los locales de la comunidad israelita, sino en el Salón Dorado del Palacio de la Asamblea.

Cada 27 de enero, en el que se recuerda “uno de los capítulos más tristes de nuestra historia, se busca honrar a las víctimas, y este día debe impulsarnos a trabajar sin descanso en la defensa de los derechos humanos y contra los crímenes contra la humanidad”, de ahí que apueste, frente a los fanatismos, “por la educación, el respeto y la igualdad”. En este sentido, indicó que Melilla es clave, “porque somos un laboratorio de convivencia en el que otros se pueden mirar”, dijo.

El acto incluyó una oración a cargo de varios niños de la comunidad, un cierre musical y un emotivo acto de encendido de velas en recuerdo de las víctimas a cargo de las autoridades y representantes de las distintas comunidades religiosas de la ciudad.
Melilla Hoy.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.melillahoy.es